miércoles, 30 de diciembre de 2015

El amor NO lo puede todo.

Toda la vida fui muy romántica. Siempre creí en el amor eterno, en el amor de los cuentos de Disney
Siempre pensé que un hombre me salvaría del sufrimiento y del dolor. Del vacío. De la ausencia.
Siempre pensé que debía ser rescatada, y que ese otro me daría todo lo que me falta. Mi media naranja. Mi otra mitad.
Y siempre creí que el Amor lo puede todo. Que con amar era suficiente. Que como por arte de magia amar a  alguien haría que sucedan todos los milagros, que se solucionen todos los problemas.
Lo que no sabía es que eso no existe. No existe el Príncipe Azul ni nadie que me rescate de un sueño profundo. No existe el Amor eterno. No existe alguien que me salve de nada.
Porque las carencias que uno tiene las tiene igual, estando con quien esté.
Porque del abismo, del sueño, de la Torre sin salida se salva una misma. Se rescata una misma. Si quiere. Si puede. Si trabaja para eso.
Porque pedirle al otro que me de lo que no tengo, lo que no me dieron, lo que no construyo es muy injusto. Es una carga muy pesada. Tan pesada que es un castigo. Porque además es imposible de realizar. Jamás un otro podrá tapar los agujeros que traigo conmigo.
Como tampoco existe el "Felices por siempre". Tendría que haber una ley que prohiba esa frase en los cuentos. Felices por siempre? Sólo porque un día conociste a alguien que te gustó, y si, probablemente se lleven bien, y si, probablemente se enamoren. Pero Por Siempre?!?!
Nadie es Feliz por Siempre per se.
El amor NO lo puede todo. El Amor es la fuerza mas poderosa del Universo, si, pero eso es tema de otro post.
En la pareja, el Amor de pareja NO lo puede todo.
La pareja puede elegirse por siempre, dia a día. Cada mañana. Pueden sorprenderse, amarse, respetarse, equivocarse, mentirse y pedirse perdon. Y seguir adelante. Pueden dejarse y reconciliarse. La pareja es amor pero es conflicto. Son dos seres humanos distintos tratando de conciliar y negociar
sus propios miedos, frustraciones, vergüenzas y virtudes en post de permanecer al lado de otra persona.
Y eso no es gratis. Tiene sus riesgos. Tiene sus ventajas y desventajas.
Estar en pareja puede ser absolutamente maravilloso. Pero no es eterno. No se da porque sí. No es mágico y mucho menos idílico.
Es una apuesta. Es un proyecto. Es una ilusión pero una realidad. Hay que hacer. Decir. Tocar. Escuchar. Proyectar. Hablar. Callar. Abrazar. Besar. Soñar. Esperar. Superar. Disfrutar. Fluir.
El Amor NO lo puede todo. Se necesita mucho más que estar enamorado de alguien para ser "felices por siempre". Se necesita tener mucho coraje. Mucha paciencia. Mucha autocrítica. Mucha madurez. Mucha Fe. Mucho respeto. Por el otro, por su vida. por sus anhelos y deseos. Por sus miedos. Por su historia. Y el mismo respeto por uno mismo.
Ya no soy romántica. Ya no creo en el Amor Eterno. No creo siquiera en la monogamia, ni el matrimonio. Ya no creo en las "instituciones del amor" . Creo en el compromiso. Creo en apostar por alguien. En sostenerlo. En disfrutarlo. En ser feliz todos los días. Con uno mismo. Para serlo con el otro.
Creo en dos personas que se eligen, se respetan, se quieren, se miman y se divierten.  Eso es "Felices día a día"
Eso es el verdadero Amor.

martes, 29 de diciembre de 2015

Bienvenida Seas

Me explota el alma
Me explota el cuerpo
No se qué es. No se por dónde pasa.
No estoy bien. Pero no estoy mal.
Solo sobresaltada. Sólo movilizada.
Estoy en crisis. Estoy en cambio.
Estoy moviéndome.
Estoy buscando
Estoy en conciencia de esa búsqueda.
De ese movimiento.
Me duele el cuerpo. Me duele el alma
Y al mismo tiempo no me duele nada.
No hay dolor. Solo espera.
No hay dolor. Sólo expectativa.
Dejarse llevar.
Poder fluir con la energía creadora del Universo.
Poder dejarse arrastrar por lo que el Alma dicta
No es como debería ser.
Quién dice cómo debería ser?
Existe algún debería?
No. Nada es bueno o malo. Sólo es.
Lo que nos afecta no es la realidad.
Lo que nos afecta es el juicio emitido sobre la realidad.
Cómo nosotros vemos y percibimos esa realidad.
Y nuestros lentes siempre se empañan de miedos.
Se tiñen de recuerdos y de prejuicios. De temores
De expectativas. De deseos.
Y en general las cosas no son como queremos.
Y sufrimos y lloramos porque nos
duele lo que pasa
Sin entender que lo que nos pasa no es el problema.
El problema es cómo tomamos lo que nos pasa.
Hay que asumir la responsabilidad sobre nuestra vida.
Hay que asumir que somos creadores de nuestra realidad
Que nada nos pasa por encima. Nos lo dejamos pasar.
Y que toda experiencia es aprendizaje
Que toda experiencia es crecimiento
Que todos tenemos virtudes y defectos
Que todos somos claros y oscuros.
Que todos tenemos sombras.
y que aceptando la sombra, la luz y la Vida así como es
Podemos empezar a estar en Paz. Con la Vida
Con uno mismo, con el Universo
Y con el otro
Me explota el alma
Me explota el cuerpo
Estoy en crisis
Bienvenida Seas.

lunes, 28 de diciembre de 2015

No era tan simple como pensaba

Soy una persona compleja. Soy una mujer que ha pasado mucho. He vivido mucho por los años que tengo. He aprendido y me he superado. He comprendido que la única forma de hacerle bien al mundo es simplemente superándose uno mismo. Es tratando se ser mejor, de llegar mas lejos, de comprenderse mejor, y comprender mejor el Universo.
Pero eso implica una reflexión y una autocrítica constante. Implica cuestionarse las cosas mil veces, pensarlas y re pensarlas.
Ser así me demanda mucha energía. Pensando y analizando todo. Los pro y los contra. Lo bueno y lo malo. Lo que es correcto y lo que no.
Y también tengo un sentido de la "moral" muy alto conmigo misma. No me dejo pasar una. No me permito un error. Porque si se que es un error no me lo puedo permitir. Ni siquiera por omisión.
Eso es muy difícil de sostener y de soportar. Es muy duro ser tan dura y estricta con una misma.
El tema es que para ser más sano, también hay que aceptar lo negativo. Todo eso que uno esconde y que uno no quiere ver ni saber de sí mismo.
Y también hay que dejarse fluir. Es decir, dejarse llevar, no pensar tanto. Danzar con la vida y con la naturaleza.
Dejar que el cuerpo y el alma hagan lo que tengan que hacer.  Para llegar a donde uno quiere llegar. Para estar como uno quiere estar. Y para estar en paz con uno mismo.
Hay algo que no se puede hacer bajo ningún punto de vista. Que es engañarse.
Uno debe ser fiel ante todo a uno mismo. Debe respetarse y valorarse. Y saber cuándo saltar. Y cuando quedarse esperando un poco más.
No soy una persona simple. No veo la vida de una forma simple
No creo que  las cosas sean simples. Creo que todo es complejo y que debemos entender esa complejidad.
No es fácil estar conmigo. Requiere paciencia. Y coraje. Y sentido del humor. E inteligencia.
No es fácil comprenderme. Ni yo misma lo logro a veces.
Tal vez la clave esté en parar. Dejar de pensar. Dejar de dar vueltas. Y sentir. Y expresar. Y experimentar. Y dejarme llevar a donde mi alma decida.

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Deseo que me elijas

Deseo
Te deseo 
Deseo con el alma y el cuerpo
Deseo que podamos unirnos más allá de todo y de todos
Deseo sentir que el mundo no tiene límites 
Deseo sentir que no habrá un mañana
que nada importa
que nadie importa
Deseo sentir que somos uno.
Deseo sentirte como si nunca hubiéramos sido dos
Deseo verte con las manos,
tocarte con los ojos
Sentirte con el alma
Deseo ser parte de tu cuerpo
Deseo fundirme en tu presencia
Deseo no tener bordes
Deseo no tener fin
Deseo el deseo en sí mismo
Y deseo que me desees más allá de mi.
Deseo que tu olor quede impregnado en mi alma
y deseo que la luz de mis ojos te ilumine el camino
Te deseo más allá del amor
Te deseo más allá de dolor
Te deseo mas allá de la ausencia y del tiempo
Te deseo más allá de vos
Deseo que me desees más allá  de la razón y el corazón, 
Deseo que te pierdas por mí.
No deseo que me ames. Deseo que me elijas


martes, 22 de diciembre de 2015

No te esperaba

No te esperaba. No pretendía que vinieras ni que te cruzaras en mi camino. No quería saber nada de nadie ni con nadie. Ni estaba lista ni predispuesta ni nada similar.
No tenía ganas de lidiar.
Sólo quería olvidar y divertirme. Quería probar. Quería recuperar el tiempo perdido. Quería hacer todo lo que no había hecho en años. Quería volver a ser joven y libre. Quería no depender de nadie. Que nadie dependiera de mi. Quería disponer de mi vida y mi tiempo como quisiera. Ya bastante que mi vida gira en torno a mis hijos. Otra responsabilidad más no, gracias. Trabajo tenía mucho. En casa y afuera. Y mi memoria se empeñaba en decirme que un compromiso era un trabajo más. Era un esfuerzo más. Eran más problemas a los problemas. Era el hastío y la rutina y el cansancio y el aburrimiento y el sentirme presa y ahogada en mi propia piel. Y yo no quería eso. Ya no más.
Sin embargo apareciste en mi camino y lograste hacer algo que creí que nadie lograría. Pudiste sacarme el miedo.
Pudiste tratarme de tal forma que lograste que sintiera que todo era posible. Que tal vez sí existía una forma sana de estar con un otro. Que tal vez si existía la posibilidad de sentirse bien con alguien. Que podía sentirme amada y libre, al mismo tiempo. Que podía amar y dejar ser, al mismo tiempo.
Que no todo es problema y que no todo es reproche. Que las cosas se pueden dar así, naturalmente. Que no es necesario forzar. Que se puede fluir.
Y lograste algo que es más increíble aún. Me diste ganas de soñar. Volví a soñar y volví a tener ilusiones y esperanzas. Volví a creer. Volví a apostar. Volví a sentir que se puede ser feliz, que se puede ser feliz con alguien, que se puede apostar a alguien y que no tiene porque ser una catástrofe.
Volví a sentir que me merezco alguien que me trate bien. Alguien que me valore y me respete y me cuide. Alguien que me trate como a mi me gusta tratar a la gente que quiero.
Y lograste lo que más necesitaba en el mundo. Lograste que pudiera descansar.
En vos descanso. Se que puedo confiar, que estoy sostenida. Lograste que sienta que cuando llegás, puedo descansar. No tengo que actuar. No tengo que estar en pose. No tengo que decir lo que corresponde ni lo que se espera de mi. No tengo que ser lo que no soy.
Sólo soy. Sólo somos. Y la vida fluye y sigue su curso pero ahora es más armónica. Ahora tiene un sabor, un color, un olor que no había tenido nunca. Ahora todo tiene una luz que no había visto antes. Esa luz que tienen tus ojos y que me miran como si nunca hubieses visto nada igual. Esa luz que me da la certeza y la seguridad de haber elegido para mi mayor bien.
No te esperaba, y lograste que no pueda dejar de esperarte.
No pretendía que te cruzaras en mi camino y lograse que no quiera que dejes de cruzarte.
No estaba lista y lograste que este lista para todo
Gracias por tu  Ser conmigo.
Gracias por mi Ser con vos.


lunes, 21 de diciembre de 2015

De acá en adelante: sólo para arriba


Cuarta vez en el día que abro  el blog para escribir. Recién a estas horas puede tipear en una tecla. Y empezar.
No se qué quiero escribir. Quiero decir tantas cosas y hablar de tantos temas. Quiero expresar tantas cosas que tengo adentro y no me sale ninguna. Tan mezcladas y enredadas estarán en mi cabeza y en mi corazón que no puedo desenmarañarlas
Tantas cosas han pasado en estos tiempos. Tantas sensaciones y vivencias y dolores y  sabores. Hay tanto, hubo tanto. Tanto lleno y tanto vacío.
Tanto amor y tanto dolor.
Tanto gris y tanto color.
Diciembre tiene esas cosas de balance que aunque las quiera evitar son inevitables. Y otro año se nos escapa y se nos va y se nos pierde y se nos escabulle y uno se queda asi medio perplejo.. mirando el reloj avanzar sin piedad alguna. Sin ningún atisbo de compasión. Y no sabe que hacer ni como hacer las mil cosas que dijo que iba a hacer en este año que ya se fue y que no me dio ni tiempo de revisar la lista.
Así que bueno, siguiendo el flujo de la masa debo decir que mi 2015 ha sido un año duro. Durísimo. Un año lleno de aprendizaje a puro golpe. Pero también año de un crecimiento enorme, lleno de besos de mis hijos, de sonrisas, de "mamá te amo" y de unas victorias laborales que me llenan el alma y el orgullo, porque se que me cuesta más ahora pero no quiere decir que no pueda lograrlo igual.
Y fue un año de tanto aprendizaje de mi misma. De autoconocimiento, de autodescubrimiento. Un año lleno de nuevos horizontes y de cerrar viejas puertas que ya no quiero abrir.
Año de viajes y de experiencias. De conocer mucha gente. De desconocer a mucha otra.
Un año que me permitió encontrarme conmigo misma. Un año que me permití re descubrirme. Me permití errar (mucho). Un año que me permití llevarme por el mal camino. Y traerme de vuelta.
Un año que me hizo ver que soy lo que soy y está perfecto.
Que así como soy soy lo mejor que puedo ser. Aunque pueda mejorar aún más
Un año que me mostró que no hago tan mal las cosas. Que de hecho las hago bastante bien. Que me equivoco, si. Pero que lo arreglo también.
Un año que me mostró las virtudes y defectos de mis hijos. Que me hizo ver cuánto tengo que ver en ellos, y cuánto no. Cuanto es de ellos independientemente de cómo sea yo y cuánto los influyo.
Año que me redescubrí y me resdescubrió cómo mujer. Que me mostró lo que puedo provocar, lo que puedo despertar, lo que puedo ofrecer y pedir y necesitar. Año que me mostró que no todo está perdido, que no hay que tener 20 para una buena historia de amor y que no todo es amor en esta vida, aunque un buen amor no se compara con nada.
Año que me permitió ver que puedo ser yo. Que yo puedo sola. Que puedo ser yo sola pero es mejor si estoy acompañada. Que puedo estar acompañada sin estar presa. Que puedo estar sola y sentirme ahogada y puedo ser con y ser libre.
Año que me enseñó el amor en libertad
Año que me mostró la mejor manera de amar
Año que me dio la oportunidad de amarme a mi misma. Amar lo que soy, lo que doy, lo que tengo y lo que creo.
Un año de una transformación muy grande. Estoy transformándome en mi mejor versión. No se cuánto me llevará. Tal vez un proceso de años. Tal vez siempre fui mi mejor versión. La que mejor podía con las circunstancias que tenía.
Lo que si sé, es que este año fue el mejor/peor de mi vida. Como lo serán otros tal vez. Pero de acá en adelante: sólo para arriba.
Feliz 2016. Feliz año. Feliz Vida. Feliz encuentro con uno mismo.

martes, 31 de marzo de 2015

En el Silencio habita la Verdad

Silencio.
La Nada.
Ese es tu código. No se sabe qué pasa por tu mente. No hablás, no explicás, no decís.
Pienso y pienso. Le doy vueltas a la cosa. Repaso una y otra vez las palabras los silencios y las acciones para ver si logro vislumbrar algo de lo que pasa por tu mente.
Pero no puedo. Es indescifrable.
Sos un misterio.
Y no me gustan los misterios. Me gustan las cosas claras y transparentes. Me gusta que todo esté claro y aclarado. Me gusta la Verdad por sobre todas las cosas. No me gustan los engaños ni los misterios ni lo críptico ni lo oculto. Necesito Saber.
Necesito entender. Es más fuerte que yo. No puedo evitarlo.
Pero con vos todo es una gran confusión.
Hacés y des-hacés. Decis y te des-decís. Y sigo pensando si no habré sido yo la que cometió un error. Sigo pensando si yo habré dicho una palabra de más. Una de menos. Qué fue?
Y mi mente se enmaraña y se retuerce pensando y re pensando de que fue la cosa y que te/me/nos sucedió para que un día todo eso que estaba ahi desapareciera. Así sin más.

Y luego dejo de pensar.....

Y empiezo a sentir....

Y te veo. Te veo como sos realmente. Te veo con esos ojos color miel que me derriten, y que por alguna razón no dejan de empañarse de tristeza...
Veo tu alma que es la mía y la de todos y veo que no hay mala intención. Solo hay imposibilidad.Solo hay carencias no suplidas. Igual que en mí. Y siento.... que algo de lo nuestro te marcó y te cambió. Que nada ni nadie es en vano en nuestra vida y se que algo dejé. Como algo dejaste. Aunque nunca más te vea en la vida. Aunque algún día te olvides de mi nombre.
Siento y sé que estás pensando en mí. Aunque no lo digas aunque no hagas nada. Aunque nunca mas me veas en tu vida.
Se que algo quedó, que te hizo ruido. Se que estás pensando. Sé que estás siniendo. Sé que aunque no quieras no me vas a olvidar tan facilmente. Por más que te hagas el recio. Por más que digas lo contrario. Por más que no haya habido "nada".

El encuentro de dos almas no es gratuito. Aunque sea por un segundo, por unos días, por unos meses o por muchos años.

Para algo apareciste en mi vida, y yo en la tuya. Se que no lo entenderé ahora. Sé que no lo verás ahora.
Pero la razón está ahi. El destino jugó y nosotros también. Todo ha sido como debía ser.
Todo es como debe ser, Nada está fuera de lugar.
Tarde o temprano todo tendrá el lugar y la dimensión que le corresponde.

Mientras tanto el silencio, nos dicta la Verdad.

martes, 24 de marzo de 2015

Resurrección

En unas horas tendré 34 años. Cuando llegue a los 33 sabía que no era una edad cualquiera. Sabía que era la edad de mi resurrección.
Este año que se va fue absolutamente crítico.
Una gran crisis que aún hoy persiste pero que me sirvió para morir.
He muerto. Y he vuelto a la vida.
Ha sido uno de los peores años de mi vida. Pero el resultado es una persona nueva. Se que no es definitiva. Espero morir y nacer muchas veces en esta vida. Para evolucionar.
Aún asi, el cambio es rotundo. No soy la misma ni volveré a serlo.
He muerto y he estado un rato largo en el fondo. He podido ver mis miserias y tomarla una por una y tratar de conocerlas. Descubrirlas y transformarlas. Todas me sirvieron de escalón. Escalón para surgir de nuevo a la superficie.
33 años es la edad de la resurrección y asi la tomé cuando llegué. Y ahora que este año se va, puedo decir que estoy volviendo a vivir.
He podido lograr cosas que jamás pensé que lograría. He podido creer en mí de una forma que pensé que no era posible.
Puedo decidir sobre mis propios pies. Tengo estabilidad. Puedo hacer y deshacer. Puedo equivocarme. Puedo fallar. Lo que no puedo hacer es no hacer.
Puedo incluso temer. Pero aún asi, voy. Camino. Ando. Sigo.
Por fin puedo ser más auténtica. Mas respetuosa. Sobre todo de mi misma. De mis deseos, de mis necesidades. Puedo ser quien quiero ser. Puedo ser lo que necesito ser.
Sin miramientos y sin intentar agradar a nadie.
Muchos han quedado atrás. No todos estan listos para que la gente cambie. Crezca. Sobre todo si es una mujer. Y una que ha sido lo suficientemente sumisa como para que abusen de ella, su amor, su confianza y su paciencia.
Pero no me importa. Solo me acompañarán quienes hayan podido comprender el proceso. Y quienes tengan ganas de seguir acompañándome.
Y habiendo hoy renacido siento que no le debo nada a nadie. Y por sobre todo, no le debo pedir perdon a nadie por haber elegido mi camino y haberme transformado en la mujer que soy ahora.
La niña buena ha muerto
La niña obediente ha muerto
La niña absolutamente miedosa ha muerto
La joven que se avergonzaba de si misma ha muerto
La madre que creía hacer todo mal ha muerto
la niña/ joven/ mujer que odiaba su cuerpo han muerto
Un proceso que duró 34 años y que no tiene fin. Todo es como debe ser. Todo lo que deba ser, será.
He llegado. He revivido. Habran paso. Esta soy yo. Le guste a quién le guste. Ya no pido permiso, me lo dan al verme llegar.


domingo, 22 de marzo de 2015

Tenías todo.

Tenías todo lo que buscaba. Tenías ese fuego en los ojos que no dejaba que nada te detuviera. Tenías esa pasión por la vida que me encendía y me contagiaba.
Tenías todas las ventajas de la edad y las experiencias vividas. Tenías la altura perfecta para abrazarme.
Tenías la capacidad de hacerme sentir la mujer mas hermosa del mundo.
Tenías la capacidad de sacarme completamente de eje. De des-ubicarme. Y ubicarme en el más allá con sólo una frase.
Tenías tantas virtudes como seguramente defectos, aunque no quise verlos.
Tenías el poder de sacar lo mejor de mí, tenías el poder de decir exactamente lo que quería escuchar.
Pero no tuve en cuenta algo fundamental.
Vos tenías todo eso y más, pero nos faltaba algo impresindible.
Nos faltaba Yo.
Yo no estaba acá. Estaba en vos. Todo pasaba por vos y para vos. Y por enésima vez en la vida me olvidé de mi.
Dejé mis cosas, mi tiempo, mi energía, mi amor a mí de lado. Todo fue hacia vos y para vos.
Y eso no puede resultar nunca bien.
Porque para estar con otro hay que estar primero con uno. Porque para poder dar primero hay que poder darse. Porque todo lo que te ofrecí debía ofrecérmelo primero a mí. Porque para que el fuego exista debe existir en ambos lados, no en uno solo. Y el fuego que uno lleva dentro debe mantenerse siempre prendido, porque es lo que nos permite vivir. Lo que nos permite ser y hacer en el mundo, interior y exterior.
Y pensar que porque yo te daba todo vos también lo ibas a hacer es un error. Tal vez lo que para mi era indiferencia es lo que hay que hacer. Es decir, nunca dejaste nada tuyo de lado. Y debo aprender de eso. Debo aprender que mi vida no se negocia, ni se  trueca por nada. Ni siguiera por amor.
Y sigo sin aprender que ante todo yo, y después yo.
Sigo sin poder preservarme. Sigo sin defenderme. Sigo entregándome completa a los demás. Dando todo y más de lo que se pueda imaginar. Y quedándome vacía de nuevo. Sigo sin poder manejar esa necesidad adictiva de dar y dar y dar.... y estar presente. Y actuar. Y hacer. Y decir.
Sigo sin poder estar en la quietud. En la espera. En lo receptivo... en definitiva, sigo sin poder estar en lo femenino. Sigo sin poder despertar mi femeneidad en su sentido más sutil.
Y sigo sin poder entender que debo dejar de esperar. Que mis expectativas son mi problema. Que lo que yo creo que el otro debe hacer es un tema mío. Y que el otro no tiene porqué cumplirlas.
Quiero aprender a dejar de proyectar. Siento como si mi energía fueran rayos que se disparan a otros. Siempre a un otro. Nunca para mi. Mi energía se dispersa y se dispara. Y se va. Y cuando quiero que vuelva ya se la han llevado.
Quiero aprender a dirigir mi energía a mí y mi mundo. Y poder estar CON el otro. No PARA el otro ni EN el otro.
Quiero aprender preservarme y a cuidarme del dolor innecesario. Quiero cuidarme del desengaño. Hagas lo que hagas. Hagan lo que hagan. Que mi centro no se vea afectado nunca. Que mi escencia no sea lastimada.
Sólo depende de mi.
Tenías tantas virtudes... incluso, la de enseñarme a volver a mi.

domingo, 1 de febrero de 2015

Mi Sangre en mis Manos

Mi hijo menor nació en mi casa. Uno de los mayores sueños y "logros" de mi vida. Si es que eso se puede contar como un logro. En todo caso si era un sueño. Era el sueño de mi vida. Después de mi parto robado de mi hija mayor, poder parir. Nunca me sentí verdadermente madre hasta que pude parir. Hasta que pude ayudar a nacer por mis propios medios a mi hijo. Y permitir que él naciera cuando quisiera nacer.
En ese momento, decidimos congelar la placenta. Para plantar un arbol y ponerla en la tierra. Como símbolo de la vida que genera vida y que vuelve a la tierra para alimentar más vida. Ciclos que nunca se acaban y que será nuestro destino y el de toda la humanidad.
Esa placenta es lo que mantuvo vivo a mi hijo durante 9 meses en mi panza.
Es mágica. Es milagrosa. Es el símbolo del arbol de la vida misma. Es la metáfora entera de como el Universo nos alimenta y cómo cuando ya no sirve se muere para poder dar paso a otra cosa, a otro estado y a otro nivel de nutrirse de la vida....
Mi/su placenta es lo que nos unió en carne viva durante 9 meses. Es lo que hizo que fueramos un sólo cuerpo. Y una misma alma. Esa placenta es lo que yo le di y es lo que él me dio.
La placenta es un órgano hermoso. Es maravillosamente hermoso. Es formidable. ES mágico. Es lo que da vida y es lo que nos une. Es lo que alimenta y es lo que muere para dejarnos vivir.
Ayer, dos años y 6 meses despues de ese nacimiento, pudimos plantarla en un pino, que compré especialmente para la ocación.
Tal vez hubiera preferido un arbol frutal. Pero asi fueron las cosas. Y mi hija mayor eligió ese árbol. Por algo habrá sido.
Dos años y medio. Porqué no lo hice antes? No era tan complicado. Era comprar un árbol.
Pero nunca había podido hacerlo. Algo más allá no me dejaba sacarla de su letargo. Como si mantuviera asi, congelada, la vida y la evolución. Como si nos hubieramos quedado en ese invierno del 2012.
Pero justo ahora, justo en este momento, justo en esta semana. Justo ahora que decidí irme. Justo ahroa que mis hijos y yo avanzamos y dejamos todo atrás. Justo ahora que decido ser libre y volar y no atarme mas ni al pasado ni a las convenciones ni a nada.
Justo ahora, ahi, en el patio, en una tarde de verano, decidimos descongelar el pasado y devolverlo a la vida. Para que alimente. Para que haga crecer. Para que siga con su función primal hasta que vuelva al polvo.
Y fue muy fuerte y muy poderoso tener mis manos heladas, quemadas por el frío, llenas de sangre. Llenas de mi sangre. llenas de la sangre de mi hijo. Algo pasó en ese momento.
Algo en mi alma se cerró. Algo en mi Alma sanó
.
Si hubiera podido hubiera me hubiera bañado en esa sangre. Me resultó absolutemente sanadora. Mágica. Chamánica. Purificante. Absolutamente Sagrada,
Jamas había pensando así de mi sangre. Pero esa sangre había dado vida a mi hijo. No puede ser más que sagrada para nosotros, como la vía que usa el Universo para crear la vida....
Como podría dar impresión, como podría dar asco?? Como la sangre que hizo que tu hijo exista va a ser algo desagradable?
Es lo más mágico y sagrado que he visto, que he tocado, que he sentido
El  árbol de la vida ahora es alimento de otro árbol. Un árbol que crecerá sano y fuerte como mi hijo. Un árbol que lo representa, y que me representa a mí como madre. Madre nutricia y amorosa. Que aunque imperfecta, no ha sido más que el instrumento del Universo para expandir su creación.

lunes, 5 de enero de 2015

Mundo Interior

Son la una y media de la mañana y no me puedo dormir. Mi cabeza está llena de pensamientos que no paran uno atras del otro y no me dan respiro. Tengo que dormir. Mañana es un día laboral. Me tengo que levantar temprano y ocuparme de mi trabajo de mi casa de mis hijos.
Pero no puedo dejar de pensar en todo lo que me pasa y en todo lo que quiero hacer y en todo lo que está por venir.
Tengo una ansiedad terrible porque lleguen las cosas que tienen que llegar, porque se den las cosas que se tienen que dar. Por que pase lo que tiene que pasar.
Y mi cabeza gira y gira y no hace nada en realidad, sólo se marea.
Y me doy cuenta que el principal estorbo en mi camino soy yo misma Que no dejo la cosa fluya. Que no dejo que las cosas sucedan cuando tengan que suceder.
Y todo este barullo en mi cabeza tiene que salir de alguna forma y lo calmo solamente cuando escribo.
Escribo para no enloquecer como ya dije alguna vez.
Escribo para que este tsunami dentro mío no me ahogue. No me pierda más de lo que estoy.
Mi terapeuta me dijo que tengo un gran "mundo interior". Es lo mismo que decir que estoy re loca y que me vuelo los pelos con facilidad. O no. No importa.
Lo que importa es que no puedo dormir porque "mi mundo interior" no me lo permite.
Porque tengo demasiado por hacer
Porque hay demasiado por venir
Y porque tengo un miedo tremendo a que nada suceda.

domingo, 4 de enero de 2015

Bienvenida a todas las posibilidades

Otro año se fue. Y otro año empieza.
Otra vez la misma sensación de que es mi última oportunidad para dejarme de joder, y hacer lo que tengo que hacer.
Es imposible no vivir. Si uno esta vivo la vida pasa igual. Aunque uno crea que está en stand-by y que la vida lo espera,  hasta conseguir aquello que anhela. O estar donde quiere estar. O ser lo que pretende ser.
Asique esta sensación de no-ser, no-estar, es ilusoria.
Estoy viva y por ende vivo y la vida me pasa sin que nada pueda hacer al respecto.
Pero siento que estoy en pausa. Que la viva me vive pero que yo no vivo la vida.
Y otro año se va y otro año llega y sigo sintiendo que nada de lo que haga me hará una mujer conforme.
Ya no digo feliz. Ya no digo plena. Digo conforme.
Porque estoy entendiendo que para disfrutar la vida, para ser feliz, para sentirse bien, hay que estar conforme. No digo conformarse con cualquier cosa (eso para mi es imposible!) sino estar conforme con lo que uno ES.
Porque en definitiva, lo que uno tiene, de lo que uno trabaja, donde uno vive, la pareja que tiene, los amigos que no tiene, el dinero que le falta o sobra, la salud con la que cuenta, no es otra cosa que el reflejo de lo que uno ES.
Por eso estoy entendiendo que si uno está conforme con lo que uno ES, sea lo que sea y como sea, lo de afuera, lo demas, las circunstancias, tenderán a ser "acordes" con lo que uno quiere, o espera, porque si lo que soy me agrada, mi realidad me agradará.
Lo que me lleva irremediablemente a pensar que no me gusta nada lo que soy. Porque si mi realidad no me gusta, pues querida, sacá la cuenta.
Entonces? Que viene primero? el huevo o la gallina?
Todos mis libros, mi terapeuta y los gurúes que andan por ahi dirán que tengo que cambiar yo, para que la realidad cambie. Pero lo que tengo que hacer, no es cambiar, sino asumir. Asumir lo que soy. Como soy. Si. Asi de imperfecta y llena de defectos y cosas que no me gustan. Pero hasta que no sea feliz conmigo misma, pues nada ni nadie hará que lo sea.
Pero también sé que al Universo le encantan los actos simbólicos.
Asique empiezo el año cambiando muchas cosas.
Entre ellas la perspectiva de mi misma. No me odio más. No me desprecio más. No pienso más que soy el útlimo orejón del tarro.
De vez en cuando caigo un poco el hábito de la autoflagelación, pero lo estoy dejando.
Y decidí empezar de nuevo. Como si este año que empieza me permitiera dar de nuevo.
Cambiar la vida no es fácil. Lleva su tiempo, y también se lleva unos cuantos caídos en el camino.
Y también se lleva muchas de mis lágrimas porque el camino a veces es doloroso, porque es profundo. Y cuando las profundidades son oscuras, los caminos sinuosos, las verdades duelen.
Y a pesar de todo lo que duele y cuesta, siento en el fondo del alma una alegría inmensa. Un poder que no puedo explicar bien. Una sensación de que por fin la Vida vive conmigo.
De que he decidido dejarme llevar adonde tenga que ir.
Hay decisiones que son muy difíciles de tomar. Porque duelen y lastiman a uno y a otros.
Pero cuando uno sabe lo que tiene que hacer en el fondo del Ser sólo hay dos caminos.
Abrirse a todas las posibilidades, o vivir en la mentira.
Yo ya no puedo mentirme a mi misma.
Hoy me abro a todas las posibilidades.
Bienvenida. Bienvenidos.
Esta es mi Vida, que vive conmigo. Me lleva y me dejo llevar.
Y juntas haremos lo que hemos venido a hacer.
Porque la misión en este mundo es ineludible. Tarde o temprano sale a la luz. Y no hay otra salida que ir, y cumplirla.
Cueste lo que cueste. Caiga quién caiga. Sea donde sea. Sea como sea. Alla donde esta mi luz, allá voy.