miércoles, 10 de diciembre de 2014

Políticamente incorrecta

Mi vida está pasando por uno de los cimbronazos más grandes de los últimos tiempos.
Estoy tomando las riendas de mi vida. Estoy decidiendo por mí y no por otros. Ya no espero que nada cambie. Se que sólo puedo cambiar yo.
Eso no implica que no me resulte durísimo el proceso. Es uno de los momentos más claros y más oscuros que he tenido que atravezar.
Y me ha dejado sin nada de tolerancia. Ya no tengo paciencia.
Ni conmigo misma ni con los demás. Ya no puedo callar, ni mentir, ni concentir, ni conciliar.
Siempre fui muy diplomática, absolutamente obediente, de mis padres,de la norma, de las reglas, de la autoridad. En realidad, obediente de cualquiera que pasara por al lado. Porque siempre pensé que mi palabra, mi creencia, mi valor era inferior al de todos los demás.
Creo que aún no aprendo que no es así, pero voy en camino hacia.
Y entonces ya no obedezco tanto. Ya no tengo ganas de hacer lo que no quiero hacer. Ya no tengo energía en tratar de que los demás piensen que buenita que soy.
Ahora digo las cosas bien en la cara.Ahora no me callo. Ahora reacciono. Ahora voy por lo que quiero. Ahora decido cortar con el pasado, con el que dirán, con la moral y las buenas costumbres.
Ahora empiezo (si, a esta edad!) a ser más auténtica.
Y el problema que eso conlleva es que no a todos les gusta.
Ahora la gente se siente ofendida.
Se ofende porque ya no dejo que se abusen de mi confianza. Ni de mi generosidad. Ni de mi tiempo ni de mi energía ni de mi amor.
La gente se ofende porque ya no paso horas atendiendo sus necesidades. De ningún tipo.Ni emocionales ni profesionales ni nada.
Ahora trato de hacer valer mi propia vida.
Ahora ya no vivo para los demás. Ahora vivo para mí.
Pero oh caramba!que no están acostumbrados.
Cómo los malcrié! Cómo dejé que la gente piense que yo estoy a disposición, 24hs por día, 7 días a la semana.
Cortar con eso es muy sano. Pero es ante todo cortar conmigo. Con una forma de ser condecendiente y necesitada. De afecto, de aprobación, de mirada.
Siempre se necesita mirada. Pero no a cualquier precio.
Hay cosas que ya no puedo callar. Y otras que ya no  tengo porqué decir.
Y estoy cansada de seguir sosteniendo ciertos roles, ciertos personajes sólo para que el otro no se enoje o no se ofenda.
Creo que este año que termina se llevará consigo mucha gente. Muchos "amigos", clientes, pacientes, conocidos, compañeros y demás....
Pero esta bien que así sea.
Ya quiero que la gente que me rodea deje de estar ahi porque le conviene o porque no se puede ir. Quiero que sólo esté conmigo aquel que lo elige. Y a quién yo elijo.
Aunque seamos pocos. Aunque seamos dos!



domingo, 30 de noviembre de 2014

Lluvia triste

Es muy tarde. El único momento en que esta casa está en silencio. Llueve afuera y la música de las gotas cayendo me provoca una mezcla de tristeza y  melancolía difícil de soportar.
Mis hijos duermen a mi lado y aunque seamos tantos en esta cama yo me siento más sola que nunca.
Hoy tuve un día demasiado duro para mi gusto.
Hoy estuve realmente triste.
Hacía mucho tiempo que eso no me pasaba. Los problemas existen desde siempre y nunca dejé de tenerlos. De hecho algunas situaciones han mejorado. Y sin embargo en otros momentos no he estado tan triste como hoy.
Tengo la horrible sensación de haber perdido.
De haberme perdido parte de mi vida. Y esa es la tristeza más dura. La de saber que algo ya no tiene remedio.
Me veo y veo los años que han pasado. Me veo y veo todo eso que podría haber hecho, que podría haber sido.... y no fue.
Me veo y me veo cansada. Viaja. Arrugada. Pero no me importan las arrugas de la cara. Ni siquieran me molestan tanto las canas.
Me duelen las arrugas de adentro. Me duelen las marcas y las cicatrices. Me duelen las heridas y el cansancio. Me duelen las indiferencias y la falta de amor.
Me duelen los dramas pequeños y grandes. Me duele haber vivido tanto en poco tiempo.
Me duele no encontrar la Paz que tanto busco,
Me duele pensar que tal vez no la encuentre nunca.
Y ya se, no me digan que no sirve de nada pensar así, que solo atraigo más tristeza que los hubiera no exisisten y que no estoy tan mal.
Ya lo se. He leído todos y cada uno de los libros de autoayuda que existen.
Se la teoría de memoria.
Se todo lo que hay que hacer, decir, visiualizar, etc etc
Pero hoy no es es el día. Hoy no puedo ser positiva. Hoy necesito dejar fluir y dejar salir esta tristeza. Este nudo en la garganta que me da ganas de vomitar todo el dolor que tengo adentro.
Hoy necesito ser llevada por esta melancolía para transitarla y dejarla ir.
Hoy todos los fantasmas que creí que había matado han vuelto. Todos están aquí. Mirándome mientras escribo en esta habitacion a oscuras... esperando que me duerma para atacarme en sueños
Pero les voy a dar pelea
Se que voy a vencer
No me voy a rendir
Mañana será otro día, saldrá el sol, mis hijos me harán reír y la tormenta habrá pasado.... o al menos las pequeñas victorias harán que de a poco pueda ver el sol atrás de las nubes....


domingo, 19 de octubre de 2014

Crisis de pánico, crisis exsitencial o momentos de lucidez?

Nudo en el estómago. Nauseas. La sensación de que me salgo del cuerpo. Como si mi alma no me entrara en el cuerpo. Me falta el aire. No puedo respirar y me siento encerrada. Siento que no tengo salida, no hay escapatoria.
Me siento mal, y no se porqué. No tengo idea qué es lo que me provoca esto.
Me pasa muy seguido. Cada vez más. Hacía mucho que no me pasaba, pero estas últimas semanas me pasa casi todos los días. A veces son unos segundos y enseguida se va. Pero hoy ha sido muy fuerte. Hoy fue bastante tiempo de sentirme asi. De a ratos mejoro y de a ratos vuelve.
Independientemente de lo que me diagnostiquen, yo se que esto no se soluciona con Rivotril. Ni siquiera con una valeriana. O con un día de spa.
Porque sea como sea que la medicina o la psicología lo quiera llamar, yo se que esto no es ni más ni menos que un llamado. Es el llamado que hace mi Alma a través del cuerpo para decirme que así no va más.
Es la forma que encuentra para mostrarme que tengo que cambiar. Tengo que encontrarle la vuelta a este presente que es tan confuso y tan difícil
Son pequeños o grandes momentos de lucidez. En donde las tripas se retuercen para que me suba una sensación mezcla de euforia con un miedo terrible. Pero que me indican que algo nuevo necesita venir. Y que mi alma lo espera. Lo espera y lo desea aunque este muerta de miedo por no saber que será de mi.
Y cuando me adormezco en la vida diaria, en el trabajo, en los quehaceres, esta "crisis" me viene a despertar. Me viene a recordar que ya no puedo postergarlo. Ya no puedo postergarme.
Y cada vez son más fuertes, porque cada vez tengo menos tiempo.
Ya el tiempo no me espera. Es ahora o nunca. Ya nada puede volver atrás. Ya nada es como antes y yo ya no soy una niña.
Las respuestas están adentro. Todo lo que debo saber ya me fue revelado.
Tal vez no lo quiera asumir. Pero ya lo sé.
Sé qué hacer y cómo. Sé que no me pasa nada malo. No estoy enferma. Al contrario. Estoy sana y mi sistema de alarma funciona perfecto.
Cada vez que me desvio o que me detengo, el cuerpo me avisa.
Es genial.
Habrá que moverse entonces, porque el aire me falta cada vez más. El estómago me duele mucho.
Habrá que dar el paso. Y salir a tomar aire.
Habrá que ser auténtico. Y buscar la libertad. O mejor dicho: Habrá que sacar la libertad interior para afuera.
Habrá que poner afuera todo lo que ya está adentro.
Abrir los pulmones, las ventanas, las puertas  y todo lo que sea necesariopara que entre el aire que falta y circule lo que esta estancado...
Gracias Alma, Gracias Cuerpo por avisar. Gracias por no dejarme estar.
Allá vamos....

sábado, 18 de octubre de 2014

Que andarás haciendo ahora?

Necesito saber dónde estás. Qué estás haciendo?  Dónde vivis? donde trabajás?
Tenés hijos? Cuántos? Estas con tu mujer ahora? Se llevan bien? Se van de viaje juntos, se hacen alguna escapadita? O se pelean todo el día y ya no la soportas? No sabés cómo hacer para dejarla. Para abondanar toda esa vida sin sentido y salir a buscar algo nuevo. Una aventura. Algo que te saque de la rutina y del tedio.
Sentirás lo mismo que yo? Sabrás que hay alguien ahi afuera que tampoco sabe bien de que va la cosa, ni para qué lado correr?
Tendrás la misma sensación de no poder encontrar un objetivo? Algo que te motive, que te llene, que te de plenitud. Sólo trabajo y comprar cosas y pagar cuentas y quedar bien. Y que nadie note mucho lo que pasa. No vaya a ser que todo lo que construiste se desmorone y de pronto te veas en cero. Volviendo a empezar. Sería demasiado a esta edad? A qué edad? Cuántos años tenés?
habrás construido una vida aparentemente normal y feliz? o sos realmente feliz?
Qué andarás haciendo ahora? A estas horas de la noche? estaras tomando algo con amigos? o también estas cuestionando todo, hasta el aire que respirás?
Estarás pensando en si dar ese paso que tanto pánico da? Y probar suerte en algo nuevo?
O ni siquiera estas enterado de que lo que pasa en tus cuatro paredes es sólo una milésima parte de lo que pasa en el mundo?
Se que existís. Se que estás en algún lado. En alguna ciudad llena de luz y de gente. Llena de arte y de vida. Se que esas ahi y que estas pensando en todo esto. Y te preguntarás si hay algún otro pensando en lo mismo.
Se que estas por ahi, tratando de encontrarle la vuelta al presente, para que no pese lo que pesa y para que la vida tenga otro sabor.
Sólo falta que coincidamos. Vos y yo. En alguna esquina, en algún bar, en algún lugar. Y nos veamos y nos reconozcamos. Porque estamos igual de perdidos. Igual de mareados. Igual de frustrados y esperanzados al mismo tiempo.
Yo estoy acá. No se si te espero. O espero qué cosa. Pero estoy acá.... y no voy a parar hasta encontrarte.

sábado, 13 de septiembre de 2014

On my own

Los años pasan. Pero no son gratis. Todos los días que hemos vivido hasta aquí nos han traído y nos han quitado cosas. Células. Partículas. Tiempo. Ganas y Amor.
No me es posible imaginarnos asi. Pero tampoco de otra manera. Siento que todo lo vivido nos ha enajenado. Ya no soy yo y vos no sos vos. Nadie es quién es ni quién cree ser ni quién dice ser.
Yo soy un otro YO que no conozco. Ese Yo que quiere expresarse. Que no puede más de las ganas de cobrar vida. Ese Yo que no debe ser mejor que éste. Pero seguro es distinto. Y esa diferencia hace la diferencia. Ya no puedo ocultar las ganas de dejar de ser enajenación. Simbiosis. No existe la Alteridad. Porque somos lo mismo. Un mismo cuerpo, una misma Alma, la misma respiración.
Y necesito respirar. Respirar por mí misma. Como aquella vez en que me cortaron el cordón umbilical... y respiré! Si! Respiré! Y dolió. Era frío. Nunca lo había sentido. Se abrieron mis pulmones y el aire frío entró. Y lloré. Seguramente lloré. Y no entendía porqué tanta algarabía... si dolía! Y molestaba... tanto espacio da vértigo! Tanta libertad da miedo!!
Pero luego entendí que todos estaban contentos porque dejaba mis propios límites. Dejaba de depender la respiración de otro para respirar. De la sangre de otro para circular. Del latido de otro para latir.
Y hoy siento que es algo similar. Hoy soy yo misma (como aquella vez) la que tiene miedo a tanto espacio. Pero que ya no cabe en estas paredes...
Y a partir de ahora ya no  limitaré tus tiempos. No iré con vos a todas partes. No tendre tu alma dentro como poseída... No tendras la mía persiguiéndote.
Seremos dos Almas distintas y diferenciadas. Cada una siguiendo su propio camino. Que podrá cruzarse pero ya no confundirse.
Todo proceso tiene tu final. No se puede estar en crisis eternamente. Las crisis deben ser puentes. Puentes que nos sirvan para crecer, para evolucionar y para estar más cerca de nuestra misión en la vida.
Y hoy es tiempo de soltar. Soltarme  y soltarte. Cortar el cordón. Cortar ataduras. Sogas que dan seguridad pero que limitan.
Eso también es AMOR. Saber soltar a tiempo. Como a un bebé. Que terrible sería retenerlo en el vientre demasiado tiempo.... Los bebés deciden cuándo salir. Cuando el espacio ya deja de ser nutricio y empieza a limitar, a restringir.
En la misma situación estoy. Este espacio y este tiempo ya me es tan limitante que necesito salir al mundo. A respirar por mis propios medios. A no depender ya de nadie más. Hoy es mi tiempo de renacer.
A partir de ahora..... I'm on my own

domingo, 10 de agosto de 2014

A punto de explotar.... de Libertad

Soy una bomba a punto de estallar. Si pudiera graficarlo sería una gran bola de fuego, amarilla, naranja, y algo de rojo en el centro del plexo. En la boca del estómago.
Eso está ahi. Retenido. Queriendo salir para algún lado. Y no puede salir. No puedo dejarlo salir. Porque no se que puede pasar si dejo que todo eso que tengo adentro salga.
Quiero creer que si es algo que me hace bien, no puede haber heridos. Pero siempre es posible que el fuego queme a alguien, por mas hermoso que sea, y por más calor que nos de.
Pero si la sigo dejando ahi, siento que estoy como dormida. No quiero sentir que estoy dormida. Quiero sentir que estoy viva y que toda experiencia en esta vida es para mi. Que puedo recibir todo lo bueno e  interesante que esta vida tiene para ofrecer. Y quiero vivirlo desde lo profundo del corazón, con toda el alma.
Durante muchos años solo hice lo que correspondía. Solo fui una niña muy buena y muy aplicada. No falté al deber ser ni a las buenas costumbres.
Una Obediencia perfecta.
Pero no soy eso. Soy una Mujer Libre. Una mujer que puede vivir, ser, y parecer lo que desee.
Cómo hago ahora para compatibilizar mi vida con eso? Con esa nena buena que todos esperan que sea? No puedo seguir siéndolo. No quiero seguir siéndolo.
Quiero que todo mi ser vibre. Que todo mi ser esté alineado con este Universo... que me manda señales a cada rato para que me decida a volar.
Eso quiero. Quiero volar. Quiero volar y que el que me quiera acompañar que venga. Pero al que le guste más el suelo... que se quede.
No puedo seguir siendo quien no soy. No puedo pedirle a otro que sea quien no es. Sólo puedo asumir cómo es la realidad. Cómo soy, y cómo son los demás.
Solo puedo hacerme cargo de la parte que me toca. Y es la de saber que soy libre y que nada ni nadie puede quitarme esa libertad.
De que me gusta vivir, experimentar, aprender, conocer, ver, viajar, moverme, cantar y bailar.
De mi depende permitirme ser quién soy. No esperar que otro me autorice, o me de permiso. 
Y cómo sólo se aprende viviendo, y el camino aparece moviéndose... ahí voy...
No me esperen.... no se cuando vuelvo.
Pero si vuelvo, se que vuelvo más viva, mas sabia y más feliz.

miércoles, 28 de mayo de 2014

Declaración de des-amor

No estás acá. No estás presente conmigo acompañándome en cuerpo y alma.
Pero si estás. Venís conmigo a todos lados. Te llevo y me llevás. Siento que somos una sola cosa y que también somos mucho más que dos.
No entiendo bien lo que me pasa ni lo que nos pasa. Si es que "nos" pasa algo.
Tal vez sea sólo parte de la fantasía. Sólo somos parte de ese universo cuántico posible pero no real. Pero realizable.
De esas miles de opciones que tiene el Universo. En una de esas vos y yo somos uno y somos más. Y somos nosotros mismos, pero mejores. En esa versión de nosotros mismos nada de lo que nos separa hoy nos separaría.
Por momentos pienso que enloquezco. Que todo lo existe en mi interior es producto de alguna patología.
Si vieras las imágenes que yo veo... los escenarios posibles, nuestras conversaciones, viajes, paseos, discusiones y reconciliaciones!
Pero no sos real. No existís realmente. Sólo sos  la expectativa de lo que sos. Sólo sos el imaginario, el posible, el que deseo, el que espero. Pero no sos real. Tu real realidad dista de ser ese que yo sueño. No por tu defecto. Sino por mi exceso.
Que triste! que patético! El no poder vivir la realidad con todo lo que ella conlleva. Con lo que trae y con lo que se lleva. No poder "verte" de verdad. Mirarte y saber. Ese sos vos. Esta soy yo. Y así las cosas. Con lo que hay. Y lo que no hay también.
Sin embargo me quedo en pensar que bello sería si todo ese mundo fuera posible y que algún día todo lo que siento dentro, veo, sueño, pienso, deseo, de tanto verlo se hiciera realidad. Entonces caigo en la cuenta de que prefiero seguir soñándote, amándote ilusoriamente, esperando lo inesperable, antes de asumir y reconocer la realidad, llena de imperfecciones, más mías que tuyas, llenas de desaciertos y de
dudas.
Y me pregunto:  que pasaría si realmente existieses?