sábado, 13 de septiembre de 2014

On my own

Los años pasan. Pero no son gratis. Todos los días que hemos vivido hasta aquí nos han traído y nos han quitado cosas. Células. Partículas. Tiempo. Ganas y Amor.
No me es posible imaginarnos asi. Pero tampoco de otra manera. Siento que todo lo vivido nos ha enajenado. Ya no soy yo y vos no sos vos. Nadie es quién es ni quién cree ser ni quién dice ser.
Yo soy un otro YO que no conozco. Ese Yo que quiere expresarse. Que no puede más de las ganas de cobrar vida. Ese Yo que no debe ser mejor que éste. Pero seguro es distinto. Y esa diferencia hace la diferencia. Ya no puedo ocultar las ganas de dejar de ser enajenación. Simbiosis. No existe la Alteridad. Porque somos lo mismo. Un mismo cuerpo, una misma Alma, la misma respiración.
Y necesito respirar. Respirar por mí misma. Como aquella vez en que me cortaron el cordón umbilical... y respiré! Si! Respiré! Y dolió. Era frío. Nunca lo había sentido. Se abrieron mis pulmones y el aire frío entró. Y lloré. Seguramente lloré. Y no entendía porqué tanta algarabía... si dolía! Y molestaba... tanto espacio da vértigo! Tanta libertad da miedo!!
Pero luego entendí que todos estaban contentos porque dejaba mis propios límites. Dejaba de depender la respiración de otro para respirar. De la sangre de otro para circular. Del latido de otro para latir.
Y hoy siento que es algo similar. Hoy soy yo misma (como aquella vez) la que tiene miedo a tanto espacio. Pero que ya no cabe en estas paredes...
Y a partir de ahora ya no  limitaré tus tiempos. No iré con vos a todas partes. No tendre tu alma dentro como poseída... No tendras la mía persiguiéndote.
Seremos dos Almas distintas y diferenciadas. Cada una siguiendo su propio camino. Que podrá cruzarse pero ya no confundirse.
Todo proceso tiene tu final. No se puede estar en crisis eternamente. Las crisis deben ser puentes. Puentes que nos sirvan para crecer, para evolucionar y para estar más cerca de nuestra misión en la vida.
Y hoy es tiempo de soltar. Soltarme  y soltarte. Cortar el cordón. Cortar ataduras. Sogas que dan seguridad pero que limitan.
Eso también es AMOR. Saber soltar a tiempo. Como a un bebé. Que terrible sería retenerlo en el vientre demasiado tiempo.... Los bebés deciden cuándo salir. Cuando el espacio ya deja de ser nutricio y empieza a limitar, a restringir.
En la misma situación estoy. Este espacio y este tiempo ya me es tan limitante que necesito salir al mundo. A respirar por mis propios medios. A no depender ya de nadie más. Hoy es mi tiempo de renacer.
A partir de ahora..... I'm on my own