miércoles, 15 de diciembre de 2010

Seras lo que debas Ser, o no seras Nada....

No se si tendrá que ver con la época del año. No se si será que en estas fechas uno (o por lo menos yo) piensa, piensa, piensa. Lo único que hago en estos días es pensar. Pensar en mi vida, en mi realidad, en mis circunstancias si se quiere.
Y tengo muchos sentimientos encontrados.
Un gran cansancio. De todo el trabajo del año. De todas las frustraciones del año. De todo lo que quise hacer y no pude. De todo lo que me esforcé por lograr y logré.
En algunas cosas una gran decepción. Por que hay muchas cosas que me quedaron sin hacer. Porque hay muchas cosas que no pude obtener.
En algunas otras, una gran esperanza. Esta época me da la sensación de hoja en blanco.
Tengo la sensación de que el año entrante todo puede pasar. Tengo otra vez todas las posibilidades del Universo.
Y eso es lo que más me gusta de las fiestas. Además de los regalos, la reunión familiar y el pan dulce o la garrapiñada.
Que parece como si la vida nos diera una segunda ( o enésima?) oportunidad para hacer las cosas bien. Porque en el fondo uno sabe lo que tiene que hacer. A veces uno se puede perder un poco, pero siempre, en el fondo del alma, sabemos lo que debemos hacer. Lo que somos en definitiva. Porque la vida tiene más que ver con el ser que con el hacer. Uno debe "Hacer" lo que vino a "Ser" en este mundo.
Y en ésta búsqueda estoy. Pero ahora disfrutándola. Sabiendo que los caminos que el Universo me depare son perfectos. Son sabios. Son maravillosos.
Sabiendo que puedo equivocarme, pero que en definitiva eso no es sino otro paso necesario, para Ser lo que debo Ser.
Tengo la sensación de que puedo hacer cualquier cosa. De que puedo lograr cualquier cosa. De que el Universo está de mi lado.
De que todas las fuerzas del Cosmos se complotan a mi favor.
Este año encontraré mi misión en este mundo. Aunque mi corazón me dice que sin saberlo, ya la estoy cumpliendo, hace rato.
Sólo cuando uno es lo que ha venido a Ser en este mundo, es que puede vivir en plena Armonía consigo mismo y con el mundo.

Porque serás lo que debas ser, o no serás nada....

viernes, 3 de diciembre de 2010

No depender de nadie

Ya se que estoy un poco monótona pero ya ven, lo que me inquieta en estos tiempos es la relación con la gente.
No sé si será fin de año, que uno se pone a analizar ciertas cosas, a hacer un balance.
Y en estos balances sigo perdiendo en algunos aspectos.

Este año para mi fue de mucho crecimiento y de mucho aprendizaje. Creo que he podido superar muchas cosas que me impedían ser, hacer y tener lo que quiero.
Pero hay algo, que se ve me cuesta más que otras cosas, que es mi independencia en la relación con los demás.
Es decir, ser absolutamente libre de todos. Y querer o elegir estar o alguien, pero no depender de ese alguien.

No hablo sólo de la pareja. Hablo de todos. Amigos, familia, hijos, todos.

Les doy un ejemplo para ser más clara. Anoche mi marido se fue a cenar con los del trabajo. Y yo, en lugar de preparame una noche en paz para mi solita, y disfrutarla, me puse mal. Al principio todo bien, pero llegada medianoche y el otro que no venía, me empecé a enojar, y me empezó a doler el estómago... y todo por qué?
Dependencia.
Depender de otro para sentirse bien. Para disfrutar, para divertirse, para pasarla bien. Depender de otro para ser feliz, ni más ni menos.

A veces se depende de los hijos, o de los amigos incluso.
A veces se depende de los psicólogos.
Eso no quiere decir que me de lo mismo que el otro esté o no. Ni que me importe un bledo su presencia. No. Quiere decir que MI bienestar no depende de él. Depende de mi. Y que si él está, yo estoy mejor. Pero que si no está, estoy bien igual.

La libertad emocional para mí es casi tan conflictiva como la financiera.... son los dos puntos a trabajar el año próximo...

Porque no quiero depender de nadie. Porque se que yo puedo y me merezco ser feliz y estar bien y disfrutar de la vida, independientemente de quién esté a mi lado.
Y de que si hay alguien a mi lado, sea porque lo elijo, me elige y juntos la pasamos mejor...

jueves, 2 de diciembre de 2010

Falsas expectativas....

El hombre vive de sus sueños y esperanzas. Si uno no soñara no tendría sentido vivir.
No importa el tipo de sueño. Puede ser querer cambiar el mundo, conseguir pareja, comprarse un auto. Da igual. Es el motor que nos impulsa.
El problema está cuando ese sueño, lo proyectamos en alguien más.
Cuando ponemos todas las expectativas en otra persona, y todo depende de él/ella.
Esperar que el otro haga todo, o que no haga nada, o que haga lo que yo quiero que haga cuando yo quiero que lo haga, sólo puede traer una sola cosa como consecuencia: Una enorme FRUSTRACION !!!!!!
Porque el otro, nunca, jamás, será o hará lo que YO quiero que haga.... Simplemente porque es otro ser humano que piensa y siente diferente a como siento y pienso yo. Y el o la pobre... no puede adivinar!!
Yo no puedo pretender que sepa lo que estoy esperando. Que sepa cuales son mis expectativas. Pero uno muchas veces piensa que si. Y después el enojo, las peleas, la frustración.
Y encima uno pretende que el otro pida perdón, por algo que ni siquiera sabía que debía hacer....
Por eso creo que si todos nos hiciéramos cargo de lo que nos pasa, de lo que sentimos, de lo que queremos y lo  expresamos, el mundo sería mucho más agradable para todos.
Es muy difícil (sobre todo para las mujeres) decir lo que queremos. Pedir las cosas. Porque con ese curro del príncipe azul y las novelas y las películas de amor, nos creimos que el tipo SABE todo lo que necesitamos. Y a lo mejor, el pobre no tiene la menor idea.
Por eso, dejemos de tener falsas expectativas, pidamos las cosas de frente, y ahorrémonos tantos dolores de estómago, broncas y llantos.
Que con una vida más franca, más abierta y más sincera.... vamos a ser más felices....
Por lo menos así lo veo yo... ;-)

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Dejarse seducir...

Quise empezar este post hablando en general, sin hacer alusiones personales. Pero qué es ésto sino un blog personal.... así que me resultó imposible.
Hablaré en carne propia, es  lo que le pasa a mucha gente, sólo que pocos lo dicen. Y menos lo publican en un blog...

Llevar 10 años de pareja no es fácil. Las etapas son muchas y variadas. Hay momentos de enamoramiento maravilloso, otros de agotamiento y otros de indiferencia. Hay momentos en que no se puede vivir sin el otro, y hay momentos en que no se puede vivir CON el otro.
Pero todas estas etapas se superan, con amor, respeto y voluntad. 
Muchas parejas se separan porque no tratan de superar las crisis. Es más fácil separarse que superar una crisis. Porque ésto implica renunciar. Renunciar a expectativas, a creencias, a ideas, en definitiva, al ego. Es imprescindible dejar atrás el tener razón, para apostar a la supervivencia de la pareja. 

Yo siempre digo que cuándo una persona engaña a otra es porque no pudo hablar a tiempo. Es decir, no poder pedirle a la pareja lo que se necesita en ese momento, para no tener que esperar que un tercero se lo de. O peor aún. Ir a buscarlo.

Una de las cosas que más me asustan de estar tanto tiempo con alguien, es el no tener más la emoción, la adrenalina de las primeras citas. 
Ese coqueteo, ese histeriqueo, las mariposas en la panza. El esperar un llamado. El no saber.
El factor sorpresa, en definitiva. 
Sorpresa por no saber cuándo me va a llamar. Dónde me va a llevar.
No saber cómo va a besar. Qué me va a decir.
Esas cosas después de 10 años no pasan más. Incluso a veces la rutina de la pareja, las acciones, las miradas. Todo es previsible.
Y eso me parece peligroso.
Porque creo que si no hay sorpresa, si no hay intriga, si no hay un poco de seducción, uno se convierte en un amigo. 
Y el riesgo de eso, es que por fuera de la pareja, un amigo se convierta en otra cosa.

Hay épocas en que la vida tiene tantas cosas que uno no se pone a pensar en eso. Pero de vez en cuando tengo esta inquietud. 
Y veo una película romántica y muero de amor por esos dos que están a punto de darse un beso por primera vez. Para quienes todo es nuevo, distinto, extraño, emocionante.

Y me puse a pensar en que en la vida hay muchas oportunidades de dejarse seducir. 
Bueno, no soy Angelina Jolie, pero sin embargo, si quisiera, si lo permitiera, tendría varias oportunidades de dejarme seducir.
A veces creo que es bueno recibir halagos de alguien más. Siempre que no sea una falta de respeto, por supuesto, porque eso permite levantar la autoestima.
Dejar que me digan algo lindo; saber que no estoy muerta para los hombres. Saber que si por esas casualidades de la vida mi marido se va con otra, yo tengo aunque sea alguna mínima posibilidad de rehacer mi vida. Saber que todavía puedo gustar.
Y saber que aunque esa posibilidad existe, no la quiero. Vuelvo a elegir la persona que me acompaña todos los días.
Esa persona que me conoce tanto tanto que sabe exactamente qué decir, cuándo y dónde.
Esa persona que sabe exactamente cómo hacerme reír, que sabe qué hacer. Que sabe cómo besar.
Pero la elijo desde otro lugar. Un lugar más seguro de mí. Con otras cosas para darle. Como diciéndole: estoy acá porque te amo, porque te vuelvo a elegir, una y otra vez. No porque no haya otra opción allá afuera.
Y eso me parece muy importante. Que uno, y el otro, sepamos que nos seguimos eligiendo.  Que podemos hablar a tiempo. Que podemos elegirnos y gustarnos. Y dejarnos seducir, cómo hace 10 años atrás....


jueves, 28 de octubre de 2010

Un poco de compasión...

No puedo ver a una enemiga. No puedo ver a un ser despreciable. No puedo ver odio ni venganza.
Sólo puedo ver a una mujer que sufre. Que ha perdido al compañero de su vida. Al padre de sus hijos.
Probablemente no eran la pareja perfecta. Probablemente tenían conflictos. Pero al final de día, evidentemente seguían eligiéndose. Apoyándose.


Me duele como ser humano que haya gente que piensa que porque festeja esto es "oposición". 
La "oposición" es hacer las cosas como uno mejor puede. No es insultar todo el día, odiar, despreciar, desvalorizar.
No puedo entender la gente que se alegra con todo esto. Es tan inhumano festejar la desgracia ajena...
Si esta gente es tan mala gobernando, cómo llegaron ahí en un principio?
Y si el resto es mucho mejor, porque no están ellos en ese lugar?


 No estoy de acuerdo con ella en miles de cosas. Ni lo estaba con él. Pero eso no significa que les desee la muerte. Si me pusiera contenta con esto, significaría que no tengo nada para dar. Que sólo puedo ganar si el otro deja de existir. Eso no es ganar. Eso es mediocridad.


No me gustaría estar en su lugar. Ni que ninguna de las mujeres que oí festejar esta muerte estuviese ahí.
Acariciando sin parar un cajón. Porque su realidad no le permite acariciar un cuerpo.
Esta mujer que además no puede llorar en paz. Que debe estar entera. Pero no por sus hijos, como todas nosotras. Sino por toda una nación. Porque esta pobre mujer, antes que nada, tiene un deber ineludible.

Sólo puedo ver a una mujer que sufre. Y como estuve muy cerca de perder el hombre que amo, puedo saber un poquito lo que se debe sentir en ese momento.
Y sólo puedo sentir compasión por esa mujer. Y por sus hijos. Y rogar a Dios que la pena no sea enorme. Para que él descanse en paz. Para que ella siga su vida. Para que los que se regodean en el dolor ajeno evolucionen hacia la luz. Y descubran que todos los seres humanos merecemos compasión, porque sólo eso puede salvar al mundo.

domingo, 3 de octubre de 2010

Volví

Hace casi 3 meses que no paso por acá. Es muy triste. Porque eso significa que hace 3 meses no me dejo ni 10 minutos para mi misma. Para cobijarme en un lugar tan lindo y tan privado como éste. Es decir que hace 3 meses que la rutina, la casa, el trabajo, la familia, las obligaciones o simplemente el cansancio me ganan ante la necesidad de pensar; de aclarar las ideas, de reflexionar un poco y de ver para dónde voy.
A veces me pasa eso. Que me dejo llevar por lo que TENGO que hacer, y no por lo que QUIERO hacer. Y me doy cuenta que de esa forma lo único que hago es alejarme de mi misma. Alejarme de mi camino y de mi misión en la vida. Me comporto como una máquina utilitaria a vaya uno a saber qué o quien.
Y como en esa ocasión, termino enferma. Nada grave, una gripe. Pero cada vez que hago ésto (es decir, alejarme de mí misma) el cuerpo (o Dios) me llaman la atención de alguna manera. En este caso fue una gripe conjunta: mía y de mi hija.
Y entonces me puse a pensar (obligada por el estado): Que carajos hago yo corriendo de acá para allá???????
A quien persigo? Quien me persigue? Qué y a quién tengo que demostrar algo?
Todo eso me lleva a pensar que en realidad, si uno quiere puede vivir totalmente des-estresado. Ustedes me dirán: Esta mina está más loca de lo que yo pensé. Bueno, tienen razón, pero eso es otro tema.
Uno puede vivir sin estrés. Estoy 100 % segura. Pero no nos lo permitimos. Porque estamos demasiado acostumbrados a correr. A llegar. A cumplir y marcar tarjeta.  A desesperarnos ante lo desconocido.
A pensar siempre lo peor: que todo, absolutamente todo, va a salir mal.
Porque no confiamos en nadie. Ni en nosotros, ni en Dios o el Universo. Ni a ese pedacito de Dios que vive en nosotros.
O que si no estamos estresados, somos unos vagos, o no nos importa nada: unos irresponsables.

Sin embargo, entre tanto trabajo estas semanas, me di el gusto de hacer cosas que jamás había hecho antes: maquillé modelos en un desfile, y canté en un homenaje a una amiga, ante unas 50 personas.
Y antes de eso, me estresé mucho, porque nunca lo había hecho y porque siempre uno espera lo peor. Pero luego pensé: no! Las dos cosas las hago porque quiero. Nadie me obliga. Y ambas cosas las haré con amor. Así que: porqué deben de salir mal????????? No hay ninguna razón! Así me fui con esa idea en la cabeza, y ambas cosas salieron muy bien! En las dos situaciones hubo inconvenientes que resolver, pero lo hice (hicimos en realidad) sin problemas.
Entonces, si uno puede superar obstáculos en situaciones extra-ordinarias, porqué no habría de hacerlo en situaciones ordinarias. Es decir en el trabajo diario que se supone uno sabe hacer?
Creo que el secreto es hacer algo con amor. Aunque uno no haga exactamente lo que le gustaría. Si lo hace con amor, todo sale bien, como me dijo una colega el día que canté.
Y creo que también hay que animarse a hacer cosas "locas", que nunca hayan hecho, o que les dé miedo hacer. Porque después de la experiencia, después de ver que no se muere nadie y que no era tan terrible, uno adquiere más confianza y más osadía. Y por sobre todo, uno aprende. Y que es aprender, sino evolucionar...
Como me dijo un profesor en la facultad: "El mundo, es de lo que arriesgan"

sábado, 17 de julio de 2010

Como es arriba, es abajo. Como es adentro, es afuera.

Mi casa es un desastre. Nunca tuve la casa tan desordenada, tan desprolija. Tal es así que antes todos mis amigos adoraban venir, se sentían en paz. Era un lugar acojedor. Donde daba gusto quedarse. Y ahora, hace rato que nadie viene. O vienen muy poco. Y creo que en parte es porque ya la casa perdió ese encanto que tenía. Esa energía que te atraía y te hacía sentarte y pedir unos mates con confianza, porque la charla iba a dar para rato.
Cuando era chica mi mamá me decía que si uno estaba desorganizado en la vida, ordenara su habitación y los pensamientos se ordenarían, se ordenaría tu vida. Antes pensaba... pero que estupidez! Hoy estoy convencida de que mi mamá (como muchas veces, aunque me cueste reconocerlo) tenía razón.
Hay un proberbio (en realidad está dentro de la tabla esmeralda) que dice "Como es arriba, es abajo. Como es adentro es afuera".
Ésto quiere decir que los acontecimientos externos, no son más que el producto de nuestro Ser Interior. Todo lo que pensamos, la actitud que tenemos ante la vida, y las emociones que sentimos CREAN literalmente nuestra realidad cotidiana.
Cuando planteo esto a veces me dicen: Eh, pero yo no pensé "quiero tener gripe" o "quiero que se rompa un caño en la cocina!"
Es evidente, nadie "quiere" que le sucedan cosas malas. Nadie lo pide a propósito. Pero todos, (si señora, hágase cargo) TODOS creamos energéticamente nuestra realidad.
Buena, mala o regular. Y esa realidad es el producto de nuestros pensamientos y sentimientos pasados. Si hoy no nos va muy bien,(a causa de nuestros pensamientos pasados)  pero nuestros pensamientos y emociones actuales son positivas, podemos estar seguros (si, seguros) de que mañana, la cosa irá mejor.  Y viceversa.
Por este simple pero maravilloso principio, más conocido como Ley de Atracción, el Feng Shui (el arte chino de hacer fluir la energía, más precisamente en el hogar) indica que tu casa REFLEJA tu estado interior.
Como es adentro, es afuera.
Pero además, el exterior, para el Feng Shui, termina afectando el interior. Y nos metemos en un círculo vicisoso donde el estado emocional negativo hace que por ejemplo mi casa esté fea y descuidada, y esta visión constante de que vivo en un lugar feo y descuidado me hace entristecer o deprimir... y así todo vuelve a empezar.
También hay un dicho que dice que al Universo le encantan los gestos. Entonces se dice que como comenzar a cambiar el interior es más difícil de cambiar el exterior, vale la pena limpiar, acomodar, tirar lo que no sirve, como gesto de la limpieza interior.
En el primer libro que leí sobre todas estas cosas contaba la anégdota de un hombre que quería suicidarse. Y llamó a su terapeuta en un último grito desesperado. Ésta le dijo que colgara el teléfono, se pusiera a ordenar un cajón, y luego la volviera a llamar.
Cualquiera hubiera pensado que es un delirio lo que hizo esta mujer. Una irresponsabilidad. Sin embargo, al cabo de un rato, este hombre vuelve a llamarla. Y si bien no había desaparecido la angustia, el acomodar alquel cajón le había quitado la desesperación de creer que no hay salida alguna.
Como es adentro, es afuera.
Algunas de sus ideas, se habían acomodado.
Asique volviendo a observar mi propio hogar, me doy cuenta de que mi mente está en un estado de caos completo. Nada tiene su lugar. Cuando creo que algo esta limpio, resuelto, a los 5 minutos vuelve a estar desordenado.
No encuentro un lugar para cada cosa. Éstas van de la cocina al comedor, del comedor al salón, del salón al dormitorio, del dormitorio al salón....
Tengo muchas cosas que no sirven, estan rotas, que no me van, que no me entran, que me pican, me molestan, me irritan, me quitan espacio.
Me faltan muchas cosas que me sirvan, estén sanas, me vayan, me entren, sean cómodas y confortables.
Pero por sobre todo me falta orden. Debo rearmar las prioridades.
¿Ese florero espantoso regalado por la suegra... es necesario que siga allí?
¿Esa muñequita de cerámica regalada por mamá, debe perpetuarse en mi biblioteca, sólo porque mamá lo diga?
No, claro que no. Y así como las cosas que no nos pertenecen y no nos sirven deben irse, también deben hacerlo las ideas, los condicionamientos, las represiones, los prejuicios "regalados" por los padres, los amigos, la familia política y demás gentes.
Sólo debe haber en tu hogar cosas que te hagan feliz al verlas.
Y en tu mente debe haber sólo pensamientos que te hagan feliz al tenerlos.
Es tan simple la vida a veces.
Como es arriba, es abajo. Como es adentro, es afuera.
Ahora si me disculpan, tengo unos cuantos cajones que ordenar, unos cuantos floreros que tirar y bastante que limpiar.
Hasta la próxima.

sábado, 26 de junio de 2010

El poder que le damos a los hombres....(que no deberían tener)

Es sábado a la tarde y había decidido desde ayer que era hora de poner un poco de orden en mi vida, empezando por mi dormitorio que dejaba mucho que desear. Además para encontrar un pantalón en mi placard había que organizar una expedición...
Asique allí me dispuse aprovechando la lluvia que no permitía hacer otra cosa al aire libre.
Mi marido no puso ninguna objeción mientras miraba un partido  del mundial, con dos equipos que ni él conoce. Yo estaba con mi MP3 y la beba jugando un poco aquí un poco allá.
Hastá aquí nada extraño, pero en un momento el susodicho intenta acercarse a mí haciendo un chiste estúpido con respecto al partido que no me interesaba en absoluto (ni el partido ni el chiste)
No hubo reacción de mi parte, salvo un sutil "vas a despertar a la nena".
Para que!!  Me dijo que encima que no le presto atención lo critico. Que si grita es porque yo tengo puesto los auriculares para alejarme de él!!
Que gracioso! No pudo pensar que era porque quería distraerme con música mientras limpio. No. Todo tiene que estar relacionado con El. El es el centro del Unvierso.
Yo lo dejé enojarse y no contesté porque quería de una vez por todas no engancharme en su delirio y según mis mil millones de libros de autoayuda no debo engancharme en el enojo ajeno, siempre que yo esté segura de que estoy haciendo lo correcto y lo que quiero.
Pero justo en ese momento... justo ahi... llama su mejor amigo para decir que lo está viniendo a buscar.
Y en ese momento me transformo.
Todo lo aprendido y todo lo que quiero practicar se desmorona ante este simple llamado telefónico.
Una cosa es hacerme la superada con él ahi, en igualdad de condiciones, y otra muy distinta es que se vaya a disfrutar de la libertad mientras yo me quedo acá, sola, con la beba con tos y mocos y todo un placard fuera de su lugar y afuera una lluvia que me recuerda que aunque quisiera no puedo salir...
Y otra vez me sentí sola, descuidada, abandonada casi.
Y me volví a preguntar, ¿porqué le doy tanto poder?
Por que en realidad, no es él el que lo tiene. Soy yo la que se lo doy.
¿Porqué no puedo disfrutar de mis elecciones y estar en paz conmigo misma? En definitva yo elegí una tarde así, de reordenamiento y si él está o no en casa, ¿cuál es la diferencia?  ¿Qué clase de manipulación extraña se pone en juego en estos casos? De mi parte y de la de él.
Quiero saber porqué le doy el poder de manejar mis emociones. Que yo esté triste, contenta, enojada, en paz, etc, etc, según SU estado de ánimo o según SU comportamiento...
¿Porqué no puedo ser como él? Que hace y deshace a su antojo y nunca, nunca se siente culpable o mal por hacer lo que quiere, aún sabiendo que puede molestarme???
Y ojo, que no pienso que eso esté mal. Al contrario. Yo querría ser así! Querría hacer /ser lo que quiero, lo que pienso sin rendirle cuentas a nadie ( ni al marido, ni a los hijos, ni a los padres, ni a los amigos)
Hacer lo que una quiere sin pensar que el /los otro/s se pueden enojar, u ofender.
Y he notado que no soy la única que tiene estos inconvenientes. Muchas de mis amigas o conocidas no salen si él no sale, o salen cuando él no está. No hacen lo que a él no le gusta. No ven a las amigas que él no quiere.
O nos acomodamos los horarios de acuerdo a los suyos, en lugar de hacerlo como nos convenga.
Entonces pienso que es una problemática femenina esto de poner al hombre siempre en primer lugar. Siempre antes que nosotras. En lugar de a la par.
Y una pareja es eso, alguien que vaya a  la par. Ni antes ni después.
Por eso chicas, aprendamos un poco de nuestros hombres, y empecemos a hacer eso que queremos, como queremos y cuando queremos. A lo mejor asi dejamos un poco de quejarnos, y de echarles la culpa de todo lo que no hacemos o de todo lo que nos pasa.
Siempre, siempre, uno es responsable de sus actos o sus no-actos.
De sus actos y de sus emociones. Nosotras elegimos no hacer lo que queremos y luego enojarnos con eso.
Hagamos al revés. Hagamos lo que nos place, lo que nos hace felices y no nos quejemos más.
A él quizás no le guste que no dependamos él, pero a la larga, no hay pareja más feliz que esa en la que hay dos seres independientes, plenos, realizados y felices.
Eso es un matrimonio feliz...

viernes, 4 de junio de 2010

Al que Madruga.... Dios lo ayuda!

Hoy me levanté a las 5.30 de la mañana.
Si. Increíble. Y hasta ridículo diría yo.
Pero no pude evitarlo. Hace un tiempo vi unos videos del Dr. Dyer (el autor de "Tus zonas erróneas") y el decía que cuando nos despertamos a mitad de la noche, es porque es precisamente en ese momento en que el alma está más conectada con su fuente divina. Con Dios podría decirse. O con su Yo Superior. Como quieras llamarle.
Es en ese momento entonces en que el mundo está tan callado, y la mente no se distrae con el trajín cotidiano que uno puede literalmente HABLAR CON DIOS. Es, según el Dr, el momento ideal para levantarse y escuchar. Escuchar el silencio en la mente. Escuchar lo que el Universo tiene para decirnos. Para pedirnos. Es el momento en que Dios te va a contar qué quiere que hagas de tu vida.
Si te parece una idea media loca, pensá esto: Nunca se te ocurrió una idea genial y te despertaste en medio de la noche, y tuviste que escribirla para no olvidarte a la mañana siguiente?
O nunca te pasó que no podías dormir por algún problema o situación y la solución se te ocurrió en medio de la noche??
A mi si. De hecho en contado en Reino Rosario que ese, mi otro blog, nació a las 3 de la mañana...
Muchas buenas (y no tan buenas) ideas se me han ocurrido de madrugada.
El Dr. Dyer escribió muchos de sus libros empezando a las 3.13 hs, según él mismo cuenta.
No es cuestión de andar levantándose a las 3 de la mañana para nada, pero si me parece interesante probar, a ver si algo nuevo surge a esa hora, donde todos duermen menos Dios... y Vos....
Desde que lo escuché no puedo dejar de pensar en eso. Y hoy le hice caso. Me desperté a las 5 y dije
- Bueno.... A ver que pasa...
Y no pasó nada extraordinario. No escribí un libro de autoayuda. No tuve ninguna aparición. No empecé a hablar en idiomas desconocidos, ni vi una luz y un túnel....
Simplemente tuve la claridad que necesitaba para hacer muuucho trabajo que tenía atrasado. Todo fluyó casi sin problemas, acompañada de mis mates para no dormirme.
Y acá estoy... ya las 21hs sin siesta de por medio y habiendo hecho mil cosas en el día, sin agotarme, porque empecé de muy buen humor. A las 7 de la mañana yo ya había ganado 2 hs de trabajo!
Así que si señores, se los recomiendo. A no exagerar tampoco que ningún extremo es bueno.
Pero quizás sea cierto eso que tanto se dice...
"Al que madruga, Dios lo Ayuda!"
Y quizás en esto radique su explicación.
Habrá que ponerlo en práctica...

jueves, 27 de mayo de 2010

Ser Agradecido.


No hay nada más poderoso en este mundo que ser agradecido. Cuando uno agradece lo que tiene y lo que recibe, el Universo nos envía más de eso multiplicado.
Es una Ley Unviersal. Siempre funciona. Quieras o no.
Y hoy quiero agradecer dos cosas.
Primero quiero agradecer mucho los comentarios positivos que me dejan, alentándome a seguir escribiendo. He recibido hoy 2 muy importantes de  mi amiga cibernética Romina y otro de mi amiga Erika, que esa me conoce personalmente! jaja
Me hizo muy feliz leer vuestras palabras y me alientan a seguir adelante con este espacio que es muy privado pero tan público a la vez... Y que me encanta hacer...


Y lo otro que quiero agradecer, es que mi misma amiga Romina de Mamá XXI me ha galardonado con un premio, que ella recibió a su vez... el premio Por un mundo mejor.


Las reglas de este premio, una vez aceptado son:


  • agradecer a quien lo concedió con un link directo a su sitio
  • concedérselo a otros 15 blogs.


Saben que leo muuuuuchos blogs... pero elegí estos 15 porque creo que con sus servicio o con su arte, realmente ayudan a mejorar el mundo.
Gracias nuevamente!!!! Y gracias Romina, porque me encanta tu blog MAMA XXIy por el apoyo de siempre...


Estos son mis blogs elegidos...


Fernando por La Trilogía Involuntaria
Azul por  La gota de agua que no quería perder su individualidad
Sandra por Un mundo aparte
Viviana por Soy Mamá
Carmen por el jardín de carmen
Andrea por Soy consciente
Carol por Creer en positivo
Elizabeth por Arteli
Andrea por Amarpartos
Adriana por Reino Adriana
Xtian por Quiero ser libre
Helen por Meditaciones en el  Mar Rojo
Judit por Doula
Paola por Chicas Emprendedoras
Isha por Ishamommy


La mayoría de ellos tienen varios blogs, pero como somos pocos y nos concemos mucho, elegí los que mi amiga Romina no había elegido, para tener más oportunidades de vernos, clikearnos y conocernos...
Los invito a leer todos, cada uno desde su lugar, hacen de este, un mundo mejor.
GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS-

lunes, 24 de mayo de 2010

Dentro de 10 años...

¿Cuál es tu sueño?


Hace muchos años hice un test donde te preguntaban cómo te veías en 10 años. No recuerdo qué respondí, pero seguramente esa respuesta distaba mucho de cómo soy hoy y de donde estoy ahora.

De todas formas es una pregunta que me gusta hacer(me) de vez en cuando.

¿Cómo te ves dentro de 10 años?

Creo que respondiendo eso uno puede tener una radiografía de su presente, de sus anhelos, de sus posibilidades, de sus temores.

Si respondiste a esa pregunta, seguramente lo hiciste con algo cercano a tu realidad. Algo conocido. No creo que hayas saltado de ama de casa a “crío abejas en el campo”.

Y eso nos demuestra lo que nos asusta soñar.

Y me refiero a ese sueño profundo que uno tiene guardado y que a muy poca gente uno le cuenta. Ese sueño que uno esconde porque…

“que van a decir…”

“yo… a esta edad…. “

“no…. Mi marido me mata si hago eso! ”

“no puedo por los chicos…”

“no me dejan”

“no puedo”

Sobre todo las mujeres, que somos bastante “perdón por existir”

Y me di cuenta que sólo cumpliendo ese sueño que uno tiene adentro se puede ser cien por ciento feliz.

Porque sino uno sigue siempre sintiéndose como que le faltan 5 para el peso.

Y le echa la culpa al marido, al novio, a los hijos, al gobierno, a la inflación, a la humedad… y en realidad es que hasta que uno no realice su sueño no se puede ser feliz.

Porque el sueño es uno mismo. Es su naturaleza, su Ser, su esencia. Es eso que el Universo me ha mandado a hacer.

Cuánta gente dice “cuando me jubile voy a estudiar piano… voy a empezar un curso de italiano”.

¿Por qué? ¿Por qué no empezar ahora, ya mismo? Si es lo que te gusta, lo que querés, lo que tenés ganas…

Entiendo el susto. El miedo que da. Tenemos demasiados prejuicios. Mucho miedo al fracaso pero sobre todo al “qué dirán”

Yo por ejemplo: me gustaría trabajar pocas horas y ganar muy bien. Y el resto del tiempo vivir haciendo lo que me venga en ganas. Pero tengo el prejuicio de que si no trabajo 10 horas por día no es trabajo. De que el que no se desvive trabajando es un vago o un vividor.

De que para que tenga valor el dinero, lo tengo que hacer sufriendo, cansándome, estresándome.

Eso es lo que me metieron en la cabeza de chiquita. Y adivinen como vivo? Si! Sufriendo, cansada, estresada, trabajando mil horas por día.

Pero de mi depende cambiar esa idea, ese patrón mental (diría Louise Hay) para poder vivir como quiero vivir.

Siempre digo que cuando uno pasa la mayoría de edad ya no puede culpar a los padres de cómo nos criaron o de nuestra personalidad. Ya es hora de hacerse cargo y cambiar todo eso que no nos gusta. Desprenderse para avanzar.

Para alcanzar el sueño, nuestra misión, lo que nos llene y nos complete, debemos desprendernos de esas viejas ideas que sólo nos tiran para atrás.

Miren sino a Susan Doyle! Ella sabía cuál era su sueño, pero nunca se atrevió a hacerlo realidad. Hasta que un día ya no pudo más, y fue al casting. A partir de ahí, el Universo le dijo “así es Susan, esto viniste a hacer a este mundo… yo te di ese don… úsalo!” y cosas maravillosas y milagrosas empezaron a pasar para ella…

¿No es tiempo de que cosas maravillosas y milagrosas pasen también para vos?

jueves, 22 de abril de 2010

Todo Cambió. Hoy Encontré MI ELEMENTO

Hace unos días, (para mi cumpleaños más precisamente) me regalaron un libro que  se llama "El Elemento", de Ken Robinson.
En este libro se explica que cuando uno encuentra lo que ama hacer, lo que más le gusta en el mundo, eso que haría hasta gratis, todo en la vida cambia.
Cuando uno hace lo que le gusta, es feliz. Simplemente eso. Aunque no tengamos mucho dinero, aunque haya trabas, aunque no todo sea color de rosa.
Cuando uno hace eso para lo que está hecho, todo se vuelve armónico. Todo encaja. Todo cierra.
El Elemento plantea dos cosas importantes.
Primero, que cuando uno está en su elemento, se siente pleno, dichoso, con mucha energía. El stress se toma de otra manera y parece que pudiera hacer eso por horas.
Segundo, es importante encontrar la Tribu. Es decir, el grupo de gente que hace lo mismo que yo y que me nutre, me enseña, me contagia, y también puede aprender de mi.
Cuando estaba estudiando, estaba totalmente en Mi ELEMENTO. Nosotros decimos, "en mi salsa". Y estaba rodeada de mi Tribu. Me sentía plenamente feliz en mis años de estudiante.
Pero luego de una estadía en el extrajero, (la que disfruté mucho y me fue muy bien) volví a la Argentina y ya nada fue igual.
Es cierto que nuestra realidad no es la de Europa, y que es normal que me sienta desepcionada en ciertos aspectos ligados a la profesión; sobre todo económicos y de estabilidad laboral.  Pero el hecho que ya van a ser 5 años que volví y yo todavía no salgo de ese desencanto, de esa apatía, de ese desgano.
Yo pensaba que MI Elemento me iba a dar muchas más satisfacciones (y más dinero, vale aclarar) que los que me ha dado.
Y por eso he acudido a buscar otras cosas, otros trabajos, otros estudios. Siempre pensando que me había equivocado. Que no era ese Mi Elemento. Que debía ser algo más que no lograba descubrir.
Pero heme aquí. A 5 años de dar vueltas y vueltas y vueltas y estoy exactamente en el mismo lugar. Y que descubro? Que mi pasión sigue siendo mi primer amor.
Ayer tuve la oportunidad de reemplazar a una colega en su puesto. Me sentí tan feliz! Volví a amar la profesión como antes. Me volví a enamorar de lo que hago.
Y yo que estaba muy cansada, con dolor de cabeza, de mal humor, quejándome de la vida en general, salí de ahi completamente renovada. Igual de cansada o peor, pero feliz.
Y ahi descubrí que en realidad no hay más vuelta que darle.
Amo esta profesión y eso es lo que quiero hacer. Y eso es lo que voy a hacer.
Que total, lo demás,  vendrá por añadidura.

miércoles, 21 de abril de 2010

Hoy me leyeron las cartas del TAROT!!

Soy una persona muy espiritual. Es decir, creo mucho en el espíritu de las personas, de los animales, de las plantas y de las cosas. En el espíritu de la Naturaleza toda, del Universo.

Eso no quiere decir que no me gusten o interesen las cosas mundanas y frívolas, como el confort, los zapatos o el dinero. Ser espiritual no es necesariamente vivir en un monasterio tibetano con los monjes...
Creo mucho en el espíritu, decía, y por ende en las energías que nos mueven, nos conectan y nos hacen estar vivos y tomar decisiones.
En esa energía que hace que el río vaya al mar, o que yo piense en vos, y "de casualidad" me llames por teléfono.
Es la misma energía. Es la misma "vibra". Es la misma fuerza que nos mueve y mueve todas las cosas.
Pero que tendrá que ver todo esto con el Tarot????
El asunto es que como creo tanto en este espíritu, no creo en la cartomancia. No creo que las cartas me lean el futuro. Simplemente porque el futuro no está escrito, y yo puedo hacer, gracias a esa energía interior, lo que se me antoje con mi vida, tomando mis propias decisiones.
Entonces se preguntaran que corno fui a hacer a que me tiren las cartas...?
Simple: Cobardía.
Si. Las cartas dijeron EXACTAMENTE lo que yo YA sabía. Me dijeron que hiciera lo que yo YA sabía que debía hacer. Pero que uno no tiene el valor de reconocer o de afrontar. Entonces, va uno a que otro le diga lo que uno ya sabe  que tiene que hacer. En mi caso, estaba en un brete muy complicado, entre muchos de mis trabajos. (tengo varios, y uno nada que ver con el otro).
Quería saber por cual me decido, porque ya no doy a vasto con todo -agregándole la familia, la casa, etc- y me estoy enfermando sin sentido, porque dinero tampoco veo mucho!
Pero mientras la señora (muy atenta ella, se notaba que sabía mucho de lo que estaba haciendo, independientemente de que uno crea o no) mezclaba su mazo de cartas con una ceremonia que parecía que se me jugaba la vida en esa tirada, yo YA sabía lo que iba a salir.
Premunición? No. Simplemente, uno, en el fondo de su alma y su corazón SABE lo que tiene que hacer. El problema es que no creemos en nuestra intuición, en nuestros sentimientos, y en eso que las tripas (o mejor dicho, esa energía que a todos nos une) nos dicen mejor que nadie. En ese momento crucial en que la Señora posaba cuidadosamente las cartas sobre la mesa, todo estuvo tan claro... Tuve todas las respuestas. Y ella no había leído ni una sola carta.











sábado, 3 de abril de 2010

Paz Interior

Algunas veces siento que no estoy del todo el en lugar en el que debería estar. Nunca me terminé de sentir totalmente cómoda con la vida que llevo. Pero es una sensación que tengo desde los 12 o 13 años. Antes decía que tenía un gran "no se" en la cabeza, porque nunca me terminaba de cerrar el camino que estaban tomando mis circunstancias.
Hoy siento exactamente lo mismo. (y eso que he logrado muchas de las cosas que me he propuesto)
Pero hay algo que todavía no encuentro: Paz Interior. Esa sensación de tranquilidad, de seguridad y confianza de que pase lo que pase no importa. Porque sé para donde voy y a donde quiero llegar.
Esa sensación de que la suerte esta de mi lado aunque no se vea en este moemento o aunque me cruce con muchos obstáculos.
Esa sensación es la que busco desesperadamente pero que no puedo encontrar.
Cuando vivía con mis padres, pensaba que la tendría cuando fuera independiente.
Cuando fui independiente, pensaba que era cuando me casara-
Cuando me casé, pensé que sería cuando me convirtiera en madre.
Y ahora que soy madre.... estoy como cuando vine de España!
Por eso creo que nada tiene que ver con las cosas que uno "logre" u "obtenga" en la vida. Va más allá de la pareja, el dinero, un  puesto importante, una casa propia.
Es una sensación que se logra en cualquier momento y bajo cualquier circunstancia. Lo importante es hacer ese click que a uno le permite sentirse bien en sus zapatos. Feliz consigo mismo. En paz. Con la tranquilidad de la tarea cumplida. Con la sensación del respeto a uno mismo.
Con la seguridad de que pase lo que pase, uno no se saldrá del camino.
Esa sensación que te pone a caminar derecha, a sonreírle a la gente por la calle y mirar para adelante.
Esa sensación... que todavía estoy buscando...

miércoles, 31 de marzo de 2010

Superar los fracasos

Me canso de leer libros de autoayuda. De hecho hace 5 años es lo único que leo. Amo leer, y sin embargo he dejado de leer novelas, cuentos, relatos, cosas que antes me apasionaban.
Ahora sólo leo Autoayuda.
Y para qué? Para que al primer rechazo, al primer fracaso haga todo lo contrario de lo que pregono, leo, explico. Que ley de atracción ni ley de atracción. Cuando me rechazan un proyecto o fracaso en algo, sólo tengo ganas de ponerme a llorar y decir "porqué a mi!!!" Y tenerme mucha mucha lástima.
Que gana uno teniéndose lástima? (además de, en mi caso, 10 kg de más) Simplemente no hacer.
La inacción es mucho más fácil que la acción. Es más cómoda. Y de paso puedo, si es posible, ablandar algun corazón cercano y hacer que otros tambien se compadezcan de mi trágico destino.
Eso gano. No Hacer. No Ser. No Avanzar.
Porque, qué pierdo si avanzo? Pierdo lo que ya conozco.  Pierdo mi lugar seguro por patético que sea. Pierdo la compasión agena y la propia. Pierdo el permiso para lamentarme, tirarme en la cama y comer.
Si dejo de tenerme lástima, me hago cargo de mi misma, de mis errores y mis aciertos, de mis virtudes, de mis defectos. De MI. De todo lo que soy y lo que tengo.
Y ya no puedo hechar culpas: a mi mamá, al destino, a la crianza, a la suegra, al verdulero, al govierno.
Cuando uno se hace cargo de uno mismo, todo se hace claro. Uno empieza a ver el camino a seguir.
Pero es tan difícil!!! Es tan dificil dejar de tenerse lástima, levantarse y caminar.
Es tan dificil superar el fracaso y decir "no, no juego más, no voy más, pobrecita yo, pobrecita!"
Puedo escribir páginas y páginas sobre que hacer ante el fracaso. Pero ni yo me las creo.
Será posible que algún día me convierta en esa mujer que creo que puedo ser? Segura de si misma, optimista, siempre positiva y con todas las pilas para emprender cualquier cosa?
O seguiré siendo esa niña que ante el primer tropiezo se queda ahi... sentada... llorando y esperando que Mami la venga a levantar.....?

martes, 30 de marzo de 2010

Buscando Paz... Por eso escribo un blog

Hace un tiempo formo parte de una comunidad en Facebook llamada Comunidad PTB (Promociona tu Blog)  que es una comunidad de blogueros desquiciados como yo que aman sus blogs y entre todos nos ayudamos y colaboramos para que éstos crezcan.
En mi otro blog ya he explicado de que se trata.
El asunto es que en este momento, se desarrolla el evento Fiesta de blogs... ¿Y tu, porque escribes un blog?
Por lo que decidí hacer una reflexión acerca de esto en éste, mi blog de reflexiones.

Escribo un blog principalmente porque no me da la cara para escribir en otro lado. Me encanta escribir, y mucho más me encanta leer. Pero también me encanta comunicar, decir, explicar, hablar, expresar, opinar, de todo lo que me pasa, de todo lo que pasa.
No soy periodista, ni escritora ni nada de eso. No pretendo serlo. Por eso escribo en un blog. Porque acá tengo libertad.
Libertad para decir lo que pienso como lo pienso. Como sale de mi cabeza, como saldría de mi boca. Sin que nadie me juzgue o me critique o me me digan lo que tengo que decir.
Y como todos los que escribimos en  blogs, tenía (tengo) millones de ideas que se me pasan por la mente y senti que este era el lugar ideal. Dejar de escribir en papelitos, cuadernos, agendas. Este es mi lugar.
Y hacerme cargo de eso me trae paz. Este es mi lugar de Paz. En donde la mente se aquieta porque los dedos escriben por ella. Solo se dejan llevar y la mente descansa.
Quizas para algunos, mis textos sean incoherentes, delirantes, confusos. Quizás para otros sean una pequeña luz. En todo caso, escribo para mi. Escribo para no terminar de desquiciarme. Escribo para no gritar. Escribo para que mi alma tenga un rincón en donde ser ella misma, sin miramientos, sin condiciones, sin ataduras, sin "otros".
Como dije en mi post anterior, si alguien se prende, Bienvenido. Sino, aquí seguiré buscando lo que tanto anhelo: Mi lugar de paz.

Seguir intentando

A veces uno no sabe hasta donde seguir con un proyecto, una idea, una relación.
No será que lo estoy forzando? No será mucho? No será que en realidad está muerto y no lo quiero ver? Hasta donde sigo intentando dar forma, dar vida a esto?
Son preguntas que me hago todos los días. En todos los aspectos. En mis proyectos, en mis ideas, en mis relaciones.
Y nunca puedo ponerle fin.
Nunca puedo decir "hasta acá llegué". Siempre sigo intentando. Siempre le / me doy otra oportunidad.
Porque creo que es asi como uno llega a saber si ha hecho lo suficiente. Porque creo que nunca es suficiente.
Creo que luchar por lo que uno quiere, ama, desea, es una obligación.
Se que es asi. Se que tengo que llegar hasta el final de este camino. Se que hay algo para mi ahi afuera que es mío y sólo mío. Mi misión en este mundo. Aunque todavía no haya descubierto exactamente qué es.
Esa es mi mayor confusión y mi mayor búsqueda.
Por eso nació este blog.
Para ver si en la reflexión espontánea, en las ideas compartidas, en el intercambio de opiniones, encuentro una luz.
Aunque ayer me dijeron algo que quizás sea la clave de todo esto: A veces hay que dejar de pensar. Y SER.
No cuestionarse todo todo el tiempo. Dejarse llevar por la vida y sus misteriosos caminos.
Mientras más intentes, más te interpones en el trabajo de Dios. Deja de intentar, y todo fluirá...

Mi lugar de paz

Son casi la una de la mañana. Necesitaba desesperadamente crearme un refugio donde aquietar mi mente. Donde pensar un poco. Donde ser yo misma sin pensar en nada ni en nadie. Necesitaba un minuto de paz.
Y ultimamente, el único lugar donde siento un poco eso es escribiendo, escribiendo todo lo que pasa por mi cabeza que no puedo hablar con nadie porque ya nadie me comprende.
Pero está bien asi. Es lógico que suceda.
En esta etapa de confusión mental total ni yo misma me entiendo.
No escribo para nadie.
No pretendo que nadie me lea ni me acepte ni me vote ni me visite ni nada.
Simplemente, si alguno anda por ahi con la misma confusión que yo, buscando un poco su propia identidad, Bienvenido. Aca estaremos con un café amargo o un buen mate, (depende la hora) para tratar de aclarar las penas juntos.
Y si no, aquí seguiré yo, haciendo de este lugar, mi lugar de Paz.