miércoles, 30 de diciembre de 2015

El amor NO lo puede todo.

Toda la vida fui muy romántica. Siempre creí en el amor eterno, en el amor de los cuentos de Disney
Siempre pensé que un hombre me salvaría del sufrimiento y del dolor. Del vacío. De la ausencia.
Siempre pensé que debía ser rescatada, y que ese otro me daría todo lo que me falta. Mi media naranja. Mi otra mitad.
Y siempre creí que el Amor lo puede todo. Que con amar era suficiente. Que como por arte de magia amar a  alguien haría que sucedan todos los milagros, que se solucionen todos los problemas.
Lo que no sabía es que eso no existe. No existe el Príncipe Azul ni nadie que me rescate de un sueño profundo. No existe el Amor eterno. No existe alguien que me salve de nada.
Porque las carencias que uno tiene las tiene igual, estando con quien esté.
Porque del abismo, del sueño, de la Torre sin salida se salva una misma. Se rescata una misma. Si quiere. Si puede. Si trabaja para eso.
Porque pedirle al otro que me de lo que no tengo, lo que no me dieron, lo que no construyo es muy injusto. Es una carga muy pesada. Tan pesada que es un castigo. Porque además es imposible de realizar. Jamás un otro podrá tapar los agujeros que traigo conmigo.
Como tampoco existe el "Felices por siempre". Tendría que haber una ley que prohiba esa frase en los cuentos. Felices por siempre? Sólo porque un día conociste a alguien que te gustó, y si, probablemente se lleven bien, y si, probablemente se enamoren. Pero Por Siempre?!?!
Nadie es Feliz por Siempre per se.
El amor NO lo puede todo. El Amor es la fuerza mas poderosa del Universo, si, pero eso es tema de otro post.
En la pareja, el Amor de pareja NO lo puede todo.
La pareja puede elegirse por siempre, dia a día. Cada mañana. Pueden sorprenderse, amarse, respetarse, equivocarse, mentirse y pedirse perdon. Y seguir adelante. Pueden dejarse y reconciliarse. La pareja es amor pero es conflicto. Son dos seres humanos distintos tratando de conciliar y negociar
sus propios miedos, frustraciones, vergüenzas y virtudes en post de permanecer al lado de otra persona.
Y eso no es gratis. Tiene sus riesgos. Tiene sus ventajas y desventajas.
Estar en pareja puede ser absolutamente maravilloso. Pero no es eterno. No se da porque sí. No es mágico y mucho menos idílico.
Es una apuesta. Es un proyecto. Es una ilusión pero una realidad. Hay que hacer. Decir. Tocar. Escuchar. Proyectar. Hablar. Callar. Abrazar. Besar. Soñar. Esperar. Superar. Disfrutar. Fluir.
El Amor NO lo puede todo. Se necesita mucho más que estar enamorado de alguien para ser "felices por siempre". Se necesita tener mucho coraje. Mucha paciencia. Mucha autocrítica. Mucha madurez. Mucha Fe. Mucho respeto. Por el otro, por su vida. por sus anhelos y deseos. Por sus miedos. Por su historia. Y el mismo respeto por uno mismo.
Ya no soy romántica. Ya no creo en el Amor Eterno. No creo siquiera en la monogamia, ni el matrimonio. Ya no creo en las "instituciones del amor" . Creo en el compromiso. Creo en apostar por alguien. En sostenerlo. En disfrutarlo. En ser feliz todos los días. Con uno mismo. Para serlo con el otro.
Creo en dos personas que se eligen, se respetan, se quieren, se miman y se divierten.  Eso es "Felices día a día"
Eso es el verdadero Amor.

martes, 29 de diciembre de 2015

Bienvenida Seas

Me explota el alma
Me explota el cuerpo
No se qué es. No se por dónde pasa.
No estoy bien. Pero no estoy mal.
Solo sobresaltada. Sólo movilizada.
Estoy en crisis. Estoy en cambio.
Estoy moviéndome.
Estoy buscando
Estoy en conciencia de esa búsqueda.
De ese movimiento.
Me duele el cuerpo. Me duele el alma
Y al mismo tiempo no me duele nada.
No hay dolor. Solo espera.
No hay dolor. Sólo expectativa.
Dejarse llevar.
Poder fluir con la energía creadora del Universo.
Poder dejarse arrastrar por lo que el Alma dicta
No es como debería ser.
Quién dice cómo debería ser?
Existe algún debería?
No. Nada es bueno o malo. Sólo es.
Lo que nos afecta no es la realidad.
Lo que nos afecta es el juicio emitido sobre la realidad.
Cómo nosotros vemos y percibimos esa realidad.
Y nuestros lentes siempre se empañan de miedos.
Se tiñen de recuerdos y de prejuicios. De temores
De expectativas. De deseos.
Y en general las cosas no son como queremos.
Y sufrimos y lloramos porque nos
duele lo que pasa
Sin entender que lo que nos pasa no es el problema.
El problema es cómo tomamos lo que nos pasa.
Hay que asumir la responsabilidad sobre nuestra vida.
Hay que asumir que somos creadores de nuestra realidad
Que nada nos pasa por encima. Nos lo dejamos pasar.
Y que toda experiencia es aprendizaje
Que toda experiencia es crecimiento
Que todos tenemos virtudes y defectos
Que todos somos claros y oscuros.
Que todos tenemos sombras.
y que aceptando la sombra, la luz y la Vida así como es
Podemos empezar a estar en Paz. Con la Vida
Con uno mismo, con el Universo
Y con el otro
Me explota el alma
Me explota el cuerpo
Estoy en crisis
Bienvenida Seas.

lunes, 28 de diciembre de 2015

No era tan simple como pensaba

Soy una persona compleja. Soy una mujer que ha pasado mucho. He vivido mucho por los años que tengo. He aprendido y me he superado. He comprendido que la única forma de hacerle bien al mundo es simplemente superándose uno mismo. Es tratando se ser mejor, de llegar mas lejos, de comprenderse mejor, y comprender mejor el Universo.
Pero eso implica una reflexión y una autocrítica constante. Implica cuestionarse las cosas mil veces, pensarlas y re pensarlas.
Ser así me demanda mucha energía. Pensando y analizando todo. Los pro y los contra. Lo bueno y lo malo. Lo que es correcto y lo que no.
Y también tengo un sentido de la "moral" muy alto conmigo misma. No me dejo pasar una. No me permito un error. Porque si se que es un error no me lo puedo permitir. Ni siquiera por omisión.
Eso es muy difícil de sostener y de soportar. Es muy duro ser tan dura y estricta con una misma.
El tema es que para ser más sano, también hay que aceptar lo negativo. Todo eso que uno esconde y que uno no quiere ver ni saber de sí mismo.
Y también hay que dejarse fluir. Es decir, dejarse llevar, no pensar tanto. Danzar con la vida y con la naturaleza.
Dejar que el cuerpo y el alma hagan lo que tengan que hacer.  Para llegar a donde uno quiere llegar. Para estar como uno quiere estar. Y para estar en paz con uno mismo.
Hay algo que no se puede hacer bajo ningún punto de vista. Que es engañarse.
Uno debe ser fiel ante todo a uno mismo. Debe respetarse y valorarse. Y saber cuándo saltar. Y cuando quedarse esperando un poco más.
No soy una persona simple. No veo la vida de una forma simple
No creo que  las cosas sean simples. Creo que todo es complejo y que debemos entender esa complejidad.
No es fácil estar conmigo. Requiere paciencia. Y coraje. Y sentido del humor. E inteligencia.
No es fácil comprenderme. Ni yo misma lo logro a veces.
Tal vez la clave esté en parar. Dejar de pensar. Dejar de dar vueltas. Y sentir. Y expresar. Y experimentar. Y dejarme llevar a donde mi alma decida.

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Deseo que me elijas

Deseo
Te deseo 
Deseo con el alma y el cuerpo
Deseo que podamos unirnos más allá de todo y de todos
Deseo sentir que el mundo no tiene límites 
Deseo sentir que no habrá un mañana
que nada importa
que nadie importa
Deseo sentir que somos uno.
Deseo sentirte como si nunca hubiéramos sido dos
Deseo verte con las manos,
tocarte con los ojos
Sentirte con el alma
Deseo ser parte de tu cuerpo
Deseo fundirme en tu presencia
Deseo no tener bordes
Deseo no tener fin
Deseo el deseo en sí mismo
Y deseo que me desees más allá de mi.
Deseo que tu olor quede impregnado en mi alma
y deseo que la luz de mis ojos te ilumine el camino
Te deseo más allá del amor
Te deseo más allá de dolor
Te deseo mas allá de la ausencia y del tiempo
Te deseo más allá de vos
Deseo que me desees más allá  de la razón y el corazón, 
Deseo que te pierdas por mí.
No deseo que me ames. Deseo que me elijas


martes, 22 de diciembre de 2015

No te esperaba

No te esperaba. No pretendía que vinieras ni que te cruzaras en mi camino. No quería saber nada de nadie ni con nadie. Ni estaba lista ni predispuesta ni nada similar.
No tenía ganas de lidiar.
Sólo quería olvidar y divertirme. Quería probar. Quería recuperar el tiempo perdido. Quería hacer todo lo que no había hecho en años. Quería volver a ser joven y libre. Quería no depender de nadie. Que nadie dependiera de mi. Quería disponer de mi vida y mi tiempo como quisiera. Ya bastante que mi vida gira en torno a mis hijos. Otra responsabilidad más no, gracias. Trabajo tenía mucho. En casa y afuera. Y mi memoria se empeñaba en decirme que un compromiso era un trabajo más. Era un esfuerzo más. Eran más problemas a los problemas. Era el hastío y la rutina y el cansancio y el aburrimiento y el sentirme presa y ahogada en mi propia piel. Y yo no quería eso. Ya no más.
Sin embargo apareciste en mi camino y lograste hacer algo que creí que nadie lograría. Pudiste sacarme el miedo.
Pudiste tratarme de tal forma que lograste que sintiera que todo era posible. Que tal vez sí existía una forma sana de estar con un otro. Que tal vez si existía la posibilidad de sentirse bien con alguien. Que podía sentirme amada y libre, al mismo tiempo. Que podía amar y dejar ser, al mismo tiempo.
Que no todo es problema y que no todo es reproche. Que las cosas se pueden dar así, naturalmente. Que no es necesario forzar. Que se puede fluir.
Y lograste algo que es más increíble aún. Me diste ganas de soñar. Volví a soñar y volví a tener ilusiones y esperanzas. Volví a creer. Volví a apostar. Volví a sentir que se puede ser feliz, que se puede ser feliz con alguien, que se puede apostar a alguien y que no tiene porque ser una catástrofe.
Volví a sentir que me merezco alguien que me trate bien. Alguien que me valore y me respete y me cuide. Alguien que me trate como a mi me gusta tratar a la gente que quiero.
Y lograste lo que más necesitaba en el mundo. Lograste que pudiera descansar.
En vos descanso. Se que puedo confiar, que estoy sostenida. Lograste que sienta que cuando llegás, puedo descansar. No tengo que actuar. No tengo que estar en pose. No tengo que decir lo que corresponde ni lo que se espera de mi. No tengo que ser lo que no soy.
Sólo soy. Sólo somos. Y la vida fluye y sigue su curso pero ahora es más armónica. Ahora tiene un sabor, un color, un olor que no había tenido nunca. Ahora todo tiene una luz que no había visto antes. Esa luz que tienen tus ojos y que me miran como si nunca hubieses visto nada igual. Esa luz que me da la certeza y la seguridad de haber elegido para mi mayor bien.
No te esperaba, y lograste que no pueda dejar de esperarte.
No pretendía que te cruzaras en mi camino y lograse que no quiera que dejes de cruzarte.
No estaba lista y lograste que este lista para todo
Gracias por tu  Ser conmigo.
Gracias por mi Ser con vos.


lunes, 21 de diciembre de 2015

De acá en adelante: sólo para arriba


Cuarta vez en el día que abro  el blog para escribir. Recién a estas horas puede tipear en una tecla. Y empezar.
No se qué quiero escribir. Quiero decir tantas cosas y hablar de tantos temas. Quiero expresar tantas cosas que tengo adentro y no me sale ninguna. Tan mezcladas y enredadas estarán en mi cabeza y en mi corazón que no puedo desenmarañarlas
Tantas cosas han pasado en estos tiempos. Tantas sensaciones y vivencias y dolores y  sabores. Hay tanto, hubo tanto. Tanto lleno y tanto vacío.
Tanto amor y tanto dolor.
Tanto gris y tanto color.
Diciembre tiene esas cosas de balance que aunque las quiera evitar son inevitables. Y otro año se nos escapa y se nos va y se nos pierde y se nos escabulle y uno se queda asi medio perplejo.. mirando el reloj avanzar sin piedad alguna. Sin ningún atisbo de compasión. Y no sabe que hacer ni como hacer las mil cosas que dijo que iba a hacer en este año que ya se fue y que no me dio ni tiempo de revisar la lista.
Así que bueno, siguiendo el flujo de la masa debo decir que mi 2015 ha sido un año duro. Durísimo. Un año lleno de aprendizaje a puro golpe. Pero también año de un crecimiento enorme, lleno de besos de mis hijos, de sonrisas, de "mamá te amo" y de unas victorias laborales que me llenan el alma y el orgullo, porque se que me cuesta más ahora pero no quiere decir que no pueda lograrlo igual.
Y fue un año de tanto aprendizaje de mi misma. De autoconocimiento, de autodescubrimiento. Un año lleno de nuevos horizontes y de cerrar viejas puertas que ya no quiero abrir.
Año de viajes y de experiencias. De conocer mucha gente. De desconocer a mucha otra.
Un año que me permitió encontrarme conmigo misma. Un año que me permití re descubrirme. Me permití errar (mucho). Un año que me permití llevarme por el mal camino. Y traerme de vuelta.
Un año que me hizo ver que soy lo que soy y está perfecto.
Que así como soy soy lo mejor que puedo ser. Aunque pueda mejorar aún más
Un año que me mostró que no hago tan mal las cosas. Que de hecho las hago bastante bien. Que me equivoco, si. Pero que lo arreglo también.
Un año que me mostró las virtudes y defectos de mis hijos. Que me hizo ver cuánto tengo que ver en ellos, y cuánto no. Cuanto es de ellos independientemente de cómo sea yo y cuánto los influyo.
Año que me redescubrí y me resdescubrió cómo mujer. Que me mostró lo que puedo provocar, lo que puedo despertar, lo que puedo ofrecer y pedir y necesitar. Año que me mostró que no todo está perdido, que no hay que tener 20 para una buena historia de amor y que no todo es amor en esta vida, aunque un buen amor no se compara con nada.
Año que me permitió ver que puedo ser yo. Que yo puedo sola. Que puedo ser yo sola pero es mejor si estoy acompañada. Que puedo estar acompañada sin estar presa. Que puedo estar sola y sentirme ahogada y puedo ser con y ser libre.
Año que me enseñó el amor en libertad
Año que me mostró la mejor manera de amar
Año que me dio la oportunidad de amarme a mi misma. Amar lo que soy, lo que doy, lo que tengo y lo que creo.
Un año de una transformación muy grande. Estoy transformándome en mi mejor versión. No se cuánto me llevará. Tal vez un proceso de años. Tal vez siempre fui mi mejor versión. La que mejor podía con las circunstancias que tenía.
Lo que si sé, es que este año fue el mejor/peor de mi vida. Como lo serán otros tal vez. Pero de acá en adelante: sólo para arriba.
Feliz 2016. Feliz año. Feliz Vida. Feliz encuentro con uno mismo.