miércoles, 30 de diciembre de 2015

El amor NO lo puede todo.

Toda la vida fui muy romántica. Siempre creí en el amor eterno, en el amor de los cuentos de Disney
Siempre pensé que un hombre me salvaría del sufrimiento y del dolor. Del vacío. De la ausencia.
Siempre pensé que debía ser rescatada, y que ese otro me daría todo lo que me falta. Mi media naranja. Mi otra mitad.
Y siempre creí que el Amor lo puede todo. Que con amar era suficiente. Que como por arte de magia amar a  alguien haría que sucedan todos los milagros, que se solucionen todos los problemas.
Lo que no sabía es que eso no existe. No existe el Príncipe Azul ni nadie que me rescate de un sueño profundo. No existe el Amor eterno. No existe alguien que me salve de nada.
Porque las carencias que uno tiene las tiene igual, estando con quien esté.
Porque del abismo, del sueño, de la Torre sin salida se salva una misma. Se rescata una misma. Si quiere. Si puede. Si trabaja para eso.
Porque pedirle al otro que me de lo que no tengo, lo que no me dieron, lo que no construyo es muy injusto. Es una carga muy pesada. Tan pesada que es un castigo. Porque además es imposible de realizar. Jamás un otro podrá tapar los agujeros que traigo conmigo.
Como tampoco existe el "Felices por siempre". Tendría que haber una ley que prohiba esa frase en los cuentos. Felices por siempre? Sólo porque un día conociste a alguien que te gustó, y si, probablemente se lleven bien, y si, probablemente se enamoren. Pero Por Siempre?!?!
Nadie es Feliz por Siempre per se.
El amor NO lo puede todo. El Amor es la fuerza mas poderosa del Universo, si, pero eso es tema de otro post.
En la pareja, el Amor de pareja NO lo puede todo.
La pareja puede elegirse por siempre, dia a día. Cada mañana. Pueden sorprenderse, amarse, respetarse, equivocarse, mentirse y pedirse perdon. Y seguir adelante. Pueden dejarse y reconciliarse. La pareja es amor pero es conflicto. Son dos seres humanos distintos tratando de conciliar y negociar
sus propios miedos, frustraciones, vergüenzas y virtudes en post de permanecer al lado de otra persona.
Y eso no es gratis. Tiene sus riesgos. Tiene sus ventajas y desventajas.
Estar en pareja puede ser absolutamente maravilloso. Pero no es eterno. No se da porque sí. No es mágico y mucho menos idílico.
Es una apuesta. Es un proyecto. Es una ilusión pero una realidad. Hay que hacer. Decir. Tocar. Escuchar. Proyectar. Hablar. Callar. Abrazar. Besar. Soñar. Esperar. Superar. Disfrutar. Fluir.
El Amor NO lo puede todo. Se necesita mucho más que estar enamorado de alguien para ser "felices por siempre". Se necesita tener mucho coraje. Mucha paciencia. Mucha autocrítica. Mucha madurez. Mucha Fe. Mucho respeto. Por el otro, por su vida. por sus anhelos y deseos. Por sus miedos. Por su historia. Y el mismo respeto por uno mismo.
Ya no soy romántica. Ya no creo en el Amor Eterno. No creo siquiera en la monogamia, ni el matrimonio. Ya no creo en las "instituciones del amor" . Creo en el compromiso. Creo en apostar por alguien. En sostenerlo. En disfrutarlo. En ser feliz todos los días. Con uno mismo. Para serlo con el otro.
Creo en dos personas que se eligen, se respetan, se quieren, se miman y se divierten.  Eso es "Felices día a día"
Eso es el verdadero Amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario