martes, 31 de mayo de 2011

Hágase Cargo!!!!!!!!!!!

Normalmente tengo un tono bastante tranquilo en mis post. Y trato de no decirle a nadie lo que tiene que hacer. Porque creo que no me corresponde. Pero hoy, ya no puedo ocultar mi ofuscación por seguir viendo gente que se queja y se queja y no hace NADA por cambiar!!! Por eso, aquí va mi descargo.

Estimado lector: 
NADIE puede tomar decisiones por Usted. NADIE. El único ser humano que puede manejarle la vida, es Usted. Es tan simple!
La mayoría de las personas no se responsabiliza por sus actos. O por sus decisiones, o por sus dichos.
Simplemente se limitan a poner excusa tras excusa para justificarse. O peor aún, a echarle la culpa a otro.
Ese otro puede ser el marido, los hijos, la suegra, el jefe, la escuela, el gobierno, el tráfico, etc, etc, etc.
Pero oh! nunca será él mismo.
Y lamentablemente, SIEMPRE es UNO mismo. No hay vuelta. No hay excusa.
Ustedes me dirán, "Eh, que exagerada esta chica! Si le cae un rayo en la cabeza, es culpa del destino, la naturaleza, etc". Y yo le digo: NO! Es culpa suya Señor.
Bueno, decir que es CULPA suya es un poco exagerado. Paso a explicar:
Todo lo que nos sucede en esta vida es reflejo de nuestro interior. De nuestros pensamientos y sentimientos. Entonces, si yo estoy pensando siempre cosas negativas y sintiendo rencor, envidia, etc, muy probablemente, el Universo (por ley de causa y efecto o ley de atracción) me devuelva situaciones complicadas, tristes, problemáticas, traumáticas (como el rayo en la cabeza).
Por el contrario, si en mi mente y en mi corazón hay amor, alegría, felicidad, entusiasmo, pasíon, compasión, solidaridad, es muy muy probable que el Universo (por la misma ley) me devuelva situaciones, personas y oportunidades maravillosas.
Y usted pensará: "Ah que piola esta chica! A ella no le debe pasar nada!!!!!"
Si lee mi blog, Señor, sabrá sobradamente que no es así. Me han pasado cosas feas, y muchas.
La diferencia entre usted y yo, es que yo, me hago cargo.Yo asumo que eso que sucede es: primero, porque de alguna forma yo lo atraje a mi vida; y segundo, sucede para aprender algo.
De todas las situaciones que nos suceden en la vida, debemos aprender algo. Porque si no lo hacemos, vuelven a pasar.
Por eso me enerva la gente que va por la vida echándole la culpa de todos sus males al clima, al gobierno, a la inflación o a la madre. Será de Dios, Señor! Si hay algo en su vida que no le guste, CAMBIELO!! y sea feliz! O es tan necio, de aceptar la infelicidad con tal de no mover un dedo??????????
Pero es como dice el dicho. Hay gente que prefiere morir, antes de cambiar de idea....

miércoles, 25 de mayo de 2011

CRISIS es CAMBIO

Otra vez.
Enésima vez.
Cuántas van?
Los golpes de la vida son muchos. Siempre digo que tengo muy poca edad para tantos palos de la vida. Pero se ve que no. Se ve que mis 30 son suficientes para el Universo para ponerme en la camino las pruebas que me pone. Y el Universo es perfecto. Así que esta crisis es perfecta.
Si, es Perfecta. Porque todo lo del Universo ES el Universo. Así que si soy de Dios. Soy como Dios. Perfecta. Bella. Buena.
Como esta crisis. Como este gran problema. Que no es problema. Es Escuela. Es aprendizaje. Es aprender.
Dios nos pone las pruebas, los problemas, los dramas, para que podamos cambiar. Y hasta que no cambiemos, no pasará la crisis.
Hoy descubrí eso. Que hasta que no hagamos un cambio profundo en nuestras vidas, es imposible que pase el problema. Porque si no es esto, será otra cosa. Pero siempre habrá algo que nos marcará que no damos ese gran paso. Que no avanzamos a la evolución. Y no podemos eludirla. Si no vamos hacia allá, el Universo nos recuerda el camino. A veces suavecito, a veces con un palazo...
El problema es saber qué es lo que tenemos que cambiar. Qué es lo que tenemos que hacer. Para qué lado tenemos que cambiar.
Aunque en el fondo del alma, muy en el fondo... sabemos exactamente lo que tenemos que hacer. Pero a veces se requiere mucha valentía para tomar la decisión. O para llevarla a cabo. A veces es tan claro. Tan obvio.
Pero nos ponemos tantos peros. Tantas trabas nosotros mismos. A veces es simplemente hacer lo que dicta el corazón. Aunque parezca cursi. Aunque parezca que hablo de una novela. No.
Hablo de la más simple realidad.
Hay que hacer lo que nos dicta el corazón. Ese deseo casi oculto. Esa es la voz de Dios, diciéndonos qué debemos hacer. Hasta que no hagamos caso, no habrá armonía. Y reaparecerá la crisis. Disfrazada, pero será la misma...
Habrá que juntar coraje. Porque la Felicidad, es sólo una decisión....

sábado, 14 de mayo de 2011

Panic Attack del Fin de Semana.

Ya saben que me estoy recuperando de una situación muy dolorosa. Aunque silenciosa, privada. Y quizás por eso es más difícil el permitirse pasar el duelo.
Me empeño constantemente en salir adelante. En seguir y trabajar y limpiar y ordenar y estar de buen humor. Me compro ropa y cosas para la casa. Juego con mi hija pero no estoy 100% ahí.
Me empeño en proyectar. Me comparé una casa, un auto.
Haré tal o cual proyecto en el trabajo, me iré de viaje en el 2014.
Porque no puedo decirle al mundo que quiero parar. Que quiero tomarme un tiempo en el campo para estar SOLA.
Sola, y pensar. Sentir lo que tenga que sentir. Llorar lo que tenga que llorar y saber, si realmente el dolor está pasando, o es sólo la anestesia de la rutina.
Y los fines de semana, cuando mas tiempo tengo, y más silencio hay, más paralizada me siento. Ya no tengo que correr tanto, ya no tengo que andar de aquí para allá ni llegar tarde a ningún lado. Puedo sentarme un rato a no hacer nada. Y ahí las cosas ya no son tan fáciles.
Pienso en todo lo que tengo que hacer en la semana, en todo lo que tendría que estar haciendo para que mi semana no sea tan caótica. Para entregar mis trabajos a tiempo y que no me corran con las fechas topes. Para que mi hija tenga todo lo que necesite y no tener que ir de apuro a comprar cosas de último momento.
Sin embargo, me doy cuenta que en la semana, sólo proyecto. Y corro.
Y el fin de semana, sólo proyecto. Y me quedo quieta.
Pero nunca hago.
No acciono, ni concreto.
Y me pregunto, porqué será?. Si mi mente quiere hacer cosas? Si mi mente me dice que es mejor hacer esto o aquello?
Pero el cuerpo no responde. El cuerpo no quiere ir para adelante. El cuerpo, (y quizás el alma) quiere descansar. Quiere dormir mucho.
Mi útero quiere volver a ser el que era. Porque todavía no logró recuperarse. Y la energía que el cuerpo requiere es tan necesaria para sanar como para trabajar. El asunto es que no alcanza para ambas cosas.
Hoy la vida está volviendo a la normalidad. Mi cuerpo me avisa que quizás, si sea cierto que todo lo que pasó será algún día un mal recuerdo. Y me lo recordará todos los meses. Que tal vez, en algunos meses, pueda decir.. "no, hoy tampoco vino. Me voy a la farmacia"
Y quizás las ganas de proyectar, sean las ganas de engendrar. Pero el cuerpo todavía no me responde. Ni una cosa ni en la otra.
Quizás sólo debiera hacer lo que me pide. Descansar.
Porque cuando esté preparado, todas las energías deberán ir a un mismo lugar.
Y en ese momento, no habrá trabajo que valga, ni proyecto que importe más, ni rutina que haga que toda mi energía, toda Yo, no estén ahí.
Mientras tanto sigo aquí, con mil cosas por hacer, millones por concretar, y un sólo sueño por cumplir.