miércoles, 31 de marzo de 2010

Superar los fracasos

Me canso de leer libros de autoayuda. De hecho hace 5 años es lo único que leo. Amo leer, y sin embargo he dejado de leer novelas, cuentos, relatos, cosas que antes me apasionaban.
Ahora sólo leo Autoayuda.
Y para qué? Para que al primer rechazo, al primer fracaso haga todo lo contrario de lo que pregono, leo, explico. Que ley de atracción ni ley de atracción. Cuando me rechazan un proyecto o fracaso en algo, sólo tengo ganas de ponerme a llorar y decir "porqué a mi!!!" Y tenerme mucha mucha lástima.
Que gana uno teniéndose lástima? (además de, en mi caso, 10 kg de más) Simplemente no hacer.
La inacción es mucho más fácil que la acción. Es más cómoda. Y de paso puedo, si es posible, ablandar algun corazón cercano y hacer que otros tambien se compadezcan de mi trágico destino.
Eso gano. No Hacer. No Ser. No Avanzar.
Porque, qué pierdo si avanzo? Pierdo lo que ya conozco.  Pierdo mi lugar seguro por patético que sea. Pierdo la compasión agena y la propia. Pierdo el permiso para lamentarme, tirarme en la cama y comer.
Si dejo de tenerme lástima, me hago cargo de mi misma, de mis errores y mis aciertos, de mis virtudes, de mis defectos. De MI. De todo lo que soy y lo que tengo.
Y ya no puedo hechar culpas: a mi mamá, al destino, a la crianza, a la suegra, al verdulero, al govierno.
Cuando uno se hace cargo de uno mismo, todo se hace claro. Uno empieza a ver el camino a seguir.
Pero es tan difícil!!! Es tan dificil dejar de tenerse lástima, levantarse y caminar.
Es tan dificil superar el fracaso y decir "no, no juego más, no voy más, pobrecita yo, pobrecita!"
Puedo escribir páginas y páginas sobre que hacer ante el fracaso. Pero ni yo me las creo.
Será posible que algún día me convierta en esa mujer que creo que puedo ser? Segura de si misma, optimista, siempre positiva y con todas las pilas para emprender cualquier cosa?
O seguiré siendo esa niña que ante el primer tropiezo se queda ahi... sentada... llorando y esperando que Mami la venga a levantar.....?

martes, 30 de marzo de 2010

Buscando Paz... Por eso escribo un blog

Hace un tiempo formo parte de una comunidad en Facebook llamada Comunidad PTB (Promociona tu Blog)  que es una comunidad de blogueros desquiciados como yo que aman sus blogs y entre todos nos ayudamos y colaboramos para que éstos crezcan.
En mi otro blog ya he explicado de que se trata.
El asunto es que en este momento, se desarrolla el evento Fiesta de blogs... ¿Y tu, porque escribes un blog?
Por lo que decidí hacer una reflexión acerca de esto en éste, mi blog de reflexiones.

Escribo un blog principalmente porque no me da la cara para escribir en otro lado. Me encanta escribir, y mucho más me encanta leer. Pero también me encanta comunicar, decir, explicar, hablar, expresar, opinar, de todo lo que me pasa, de todo lo que pasa.
No soy periodista, ni escritora ni nada de eso. No pretendo serlo. Por eso escribo en un blog. Porque acá tengo libertad.
Libertad para decir lo que pienso como lo pienso. Como sale de mi cabeza, como saldría de mi boca. Sin que nadie me juzgue o me critique o me me digan lo que tengo que decir.
Y como todos los que escribimos en  blogs, tenía (tengo) millones de ideas que se me pasan por la mente y senti que este era el lugar ideal. Dejar de escribir en papelitos, cuadernos, agendas. Este es mi lugar.
Y hacerme cargo de eso me trae paz. Este es mi lugar de Paz. En donde la mente se aquieta porque los dedos escriben por ella. Solo se dejan llevar y la mente descansa.
Quizas para algunos, mis textos sean incoherentes, delirantes, confusos. Quizás para otros sean una pequeña luz. En todo caso, escribo para mi. Escribo para no terminar de desquiciarme. Escribo para no gritar. Escribo para que mi alma tenga un rincón en donde ser ella misma, sin miramientos, sin condiciones, sin ataduras, sin "otros".
Como dije en mi post anterior, si alguien se prende, Bienvenido. Sino, aquí seguiré buscando lo que tanto anhelo: Mi lugar de paz.

Seguir intentando

A veces uno no sabe hasta donde seguir con un proyecto, una idea, una relación.
No será que lo estoy forzando? No será mucho? No será que en realidad está muerto y no lo quiero ver? Hasta donde sigo intentando dar forma, dar vida a esto?
Son preguntas que me hago todos los días. En todos los aspectos. En mis proyectos, en mis ideas, en mis relaciones.
Y nunca puedo ponerle fin.
Nunca puedo decir "hasta acá llegué". Siempre sigo intentando. Siempre le / me doy otra oportunidad.
Porque creo que es asi como uno llega a saber si ha hecho lo suficiente. Porque creo que nunca es suficiente.
Creo que luchar por lo que uno quiere, ama, desea, es una obligación.
Se que es asi. Se que tengo que llegar hasta el final de este camino. Se que hay algo para mi ahi afuera que es mío y sólo mío. Mi misión en este mundo. Aunque todavía no haya descubierto exactamente qué es.
Esa es mi mayor confusión y mi mayor búsqueda.
Por eso nació este blog.
Para ver si en la reflexión espontánea, en las ideas compartidas, en el intercambio de opiniones, encuentro una luz.
Aunque ayer me dijeron algo que quizás sea la clave de todo esto: A veces hay que dejar de pensar. Y SER.
No cuestionarse todo todo el tiempo. Dejarse llevar por la vida y sus misteriosos caminos.
Mientras más intentes, más te interpones en el trabajo de Dios. Deja de intentar, y todo fluirá...

Mi lugar de paz

Son casi la una de la mañana. Necesitaba desesperadamente crearme un refugio donde aquietar mi mente. Donde pensar un poco. Donde ser yo misma sin pensar en nada ni en nadie. Necesitaba un minuto de paz.
Y ultimamente, el único lugar donde siento un poco eso es escribiendo, escribiendo todo lo que pasa por mi cabeza que no puedo hablar con nadie porque ya nadie me comprende.
Pero está bien asi. Es lógico que suceda.
En esta etapa de confusión mental total ni yo misma me entiendo.
No escribo para nadie.
No pretendo que nadie me lea ni me acepte ni me vote ni me visite ni nada.
Simplemente, si alguno anda por ahi con la misma confusión que yo, buscando un poco su propia identidad, Bienvenido. Aca estaremos con un café amargo o un buen mate, (depende la hora) para tratar de aclarar las penas juntos.
Y si no, aquí seguiré yo, haciendo de este lugar, mi lugar de Paz.