martes, 31 de enero de 2012

Encontrando Respuestas

Alguna vez leí que nadie aparece en la vida de nadie por azar. Que todos cumplimos funciones en la vida de los demás, le servimos para algo. (en el buen sentido!)
Y en estos días me di cuenta que es muy cierto eso. Porque hace pocos días escribí un post sobre mi crisis existencial/profesional y al poco tiempo fue apareciendo gente que me guía, sin querer a una posible solución.
En realidad,es como también escribí alguna vez, las respuestas siempre están dentro de uno. Muy en el fondo del alma. Es esa vocecita interior que te dice cosas (que a veces parecen ridículas) pero que tarde o temprano, si uno las oye, comienzan a tomar sentido.
Y no se cómo funcionan los caminos del Univesro, o el Sincrodestino si lo quieren llamar así, pero de un tiempo a esta parte están apareciendo en mi vida personas que me van y me irán guiando en este nuevo camino que quiero empezar. O que ya empecé desde el día en que esa vocecita habló por primera vez, la escuché y empecé a buscar.
Es como si todo a mi alrededor me dijera: "Si, es por ahi, no estás loca, vas por el buen camino"
Espero saber aprovechar las oportunidades, y dejarme guiar. Porque mi mayor problema en estos casos es no confiar en lo que me dicta la vocecita... ni en mi insitito, además de sobre analizar todo y resistirme.
Pero en esta húmeda mañana me doy cuenta que es mucho más sencillo dejarse llevar.Todas estas personas que aparecen, que se conectan, que me conectan... Todos estos "hechos"... pasan para  algo.
 El Universo sabe para que nos trajo a este mundo. Que nosotros no sepamos no significa que no lo hagamos igual...
La vida te guía si uno se deja...
Dicen que cuando uno no puede dormir es porque Dios quiere hablarte.
Sera que empecé a escuchar la Voz... y todo está cobrando sentido...

sábado, 28 de enero de 2012

Ser lo que debes ser... o lo que quieres ser....

Bueno ya saben, de memoria, mis crisis existenciales. Ya aburro con lo mismo.
Pero hay una en especial que no puedo resolver que me tiene loca hace tiempo. No duermo pensando en eso, no puedo parar de darle vuelta al asunto... No puedo decidirme y no puedo ponerme en acción.
Son muchas cosas que no puedo. Pero por sobre todo, no puedo saber cuál es la respuesta correcta.
Y esa duda es la que no me deja dormir.
Vamos del principio a ver si me entienden y quizás, escribiendo, se me aclaren las ideas a mi también.
Yo soy.... no. No soy. Ven, acá empieza ya mi dilema. Uno ES su trabajo?? Uno ES su profesión?? Yo soy mucho más que eso!!!!!!
Empecemos de nuevo: Yo tengo una profesión. Que es: Profesora de Francés.
Mientras estudiaba vivía un idilio. Era sumamente feliz estudiando eso. De hecho durante 5 años de mi vida no leí nada en español prácticamente. Hasta el diario lo buscaba en Internet y lo leía en francés.
Gracias a eso viví varios meses en una cuidad adorable llamada Saint-Gaudens al sur de Francia, en los Pirineos... y fui muy feliz allí.
Pero cuando volví, y empecé a trabajar acá, y vi lo difícil que es entrar en el sistema oficial, lo poco que se paga, la inestabilidad laboral de los que recién empiezan... me desilusioné muy pronto. No era lo mismo estudiar Voltaire que enseñar verbos a imberbes...
Y la alternativa de los lugares privados no era mejor. Ahi hay que ser hijo/primo/sobrino/amigo de para poder entrar.
Yo en épocas de examenes!
Conclusión yo tenía ya veintilargos años y no tenía un futuro cercano prometedor. Pero ya estaba en pareja y quería formar mi familia... Tenía que resignar eso por culpa de sistema?
Decidí que no. Empecé a trabajar en una escuela primaria (donde trabajo ahora)  y de todo lo que me permitiera sostener mi casa, mientras "esperaba" ese trabajo que nunca llegaba.
Lo cierto es que ya paso mucho tiempo y le fui tomando cada vez más rechazo a la profesión. Los niños no te respetan, los directores tampoco y los padres menos. Es muy difícil trabajar "enseñando" algo que nadie quiere aprender, donde para ganar un buen sueldo hay que dar 10hs de clases por día y para lograr eso hay que pasar por muchas cosas.
Y todo se mezcló. Hoy mi duda es: ya no quiero dar clases de francés, no me interesa más eso, o no quiero dar clases ASI? Porque este año empecé a trabajar en Centro Policulturale Amerigo Vespucci y ahi si me gusta dar clases!!
Entonces pienso: es dejar todo y buscar otra cosa distinta? Estudiar otra carrera? Ponerme un kiosko?
O es elegir los trabajos que me satisfagan y donde me sienta compensada aunque no estén en el circuito oficial?
Y ahí entra el otro gran dilema que tengo. La visión de los demás. O mejor dicho, de mis colegas.
Me preocupa mucho que piensen que porque no tengo el trabajo esperado o porque trabajo de otra cosa, me piensen fracasada. Ahora, son ellos o soy yo la que pienso eso? Les diría que no soy yo, pero si se me cruzan esas cosas, por algo es...
Entonces vuelvo al principio. Que debo SER?
Debo ser lo que se espera de una profesora de Francés "como la gente" y matarme con los niños dando clases en 800 escuelas y terminar a los 40 con una licencia psiquiátrica?
O mejor dejo la escuela, doy clases privadas a quienes si les interese, y trabajo en los lugares donde me valoren y me paguen bien aunque no sean lugares con "prestigio"?
O... me pongo un kiosko y me dejo de joder?
En eso estoy hace casi 2 años... los beneficios de la maternidad... que te da vuelta la cabeza  te hace replantearte la existencia...
Ojala pronto me decida tomar la decisión correcta y a lograr la paz interior que tanto necesito.
Por lo menos con respecto a este asunto  del deber ser... o de ser feliz...

martes, 3 de enero de 2012

2012. La incorfomidad hecha mujer.

Otro año que empieza. Otro año en donde tengo la misma incorfomidad de siempre. Todos los años empiezo igual. Quiero dar el mismo vuelco pero pareciera que sólo puedo imaginarlo. Nunca llego a la acción. Y también me pregunto: es real el deseo de cambiar algo? Porque si quisiera realmente, lo haría. Sin embargo hay algo en mi naturaleza que me impide hacer esos cambios que deseo, o con los que fantaseo. Y a veces pienso que en realidad son sólo eso: Fantasías. Que fantaseo con ser, hacer, otra cosa. Tener otra vida. Estar en un lugar diferente. Que nada tiene que ver con un lugar físico. En otra postura ante la vida, en otra posición.
Miro a mi alrededor y no me gusta nada de lo que veo.
No. No me gusta nada. No me gusta mi casa, ni mis muebles, ni mi desorden, ni la mugre. Ni los objetos ni la decoración.

Me pasa algo muy particular con mi casa. Siento que no es mi casa.
Yo vivo ahí, si. Pero es como si nada de lo que hubiera ahí lo hubiera puesto yo. Como si nada hubiera sido mi decisión. Porque siento que no me representa. Siento que no soy yo.

Está bien, ahora somos 3 ( y pronto seremos 4!) Y no es fácil sintetizar los gustos ni la forma de vida de todos, pero debería serlo!
Debería encontrar la manera de que los 3 nos sintiéramos en casa, y no que siempre siento que me roban la identidad los que viven conmigo.
Lo más gracioso es que yo no pierdo la identidad. Yo no tengo una identidad demasiado definida. Y quizás sea eso el mayor problema de todos.

Me siento invadida. Cambiada. Que no soy yo misma en esta casa. En esta vida. Pero quién soy?
Siempre me dicen que me cuestiono demasiado las cosas. Que todo lo sobre analizo. Y quizás tengan razón. Tal vez debería ser como otras mujeres, que no se preguntan tanto las cosas. Que no se replantean nada. Que trabajan, hacen lo suyo, se casan, limpian, con suerte tienen hijos y ya. Qué más pedirle a la vida....
Sin embargo yo quiero todo eso y mucho más. Yo quiero VOLAR.
Toda la vida quise volar.

Desde muy chica sueño con cosas grandes para mi vida. Seré ególatra? Será soberbia? Será complejo de superioridad?
O será que me sentí siempre en una vida equivocada?
A ver... tampoco equivocada. Estoy dónde y cómo estoy por elección. Nadie me obligó a nada. Mi casa, mi marido, mis hijos,son MI elección.
Así que me retracto. No es equivocada. Pero sí incompleta.
Antes pensaba que me faltaba un novio. Después una casa. Luego los hijos. Y ahora veo, que la sensación no  se fue.
Qué es lo que me falta para que yo deje de sentirme incompleta?
Y no me vengan con que es el amor de mamá,  y bla bla bla porque si es así cagué! No lo tuve de chica, no lo voy a tener ahora.
A veces siento que tengo todas las respuestas. Pero aún así no modifico nada. Y generalmente lo echo la culpa a alguien más.

Lo único que se me ocurre pensar es que la respuesta que busco está en mi trabajo. Quiero decir, para mí, el trabajo ideal es tu misión en el mundo. Es encontrar algo, una actividad, y decir " ésto es lo que vine a hacer a esta Tierra".
Y eso es lo que todavía no encontré. No encuentro mi misión en el mundo, y eso me hace sentir incompleta.
Y el mayor problema para mi es que ya tengo 30 años, y ya no puedo esperar más.
A qué edad voy a empezar la vida que quiero?
Cuándo me voy a despertar? Cuándo voy a volar?
Yo tengo la fantasía de que uno se despierta un día siendo la persona que siempre quiso ser. Creo que ahí le estoy errando.
Habrá que empezar a actuar ya, aunque sea de a poco, si no quiero que me encuentre el fin del mundo inconforme, incompleta...