domingo, 30 de enero de 2011

El buen salvaje.

Hay una teoría que dice que los seres humanos somos buenos por naturaleza. Y que es la sociedad la que nos pone "malos" y nos hace egoístas, mezquinos y aprovechadores.
Hay una teoría contraria que dice que es al revés, que somos malos y egoístas por naturaleza (como los animales, en el sentido que cada quien lucha por sobrevivir) y que gracias a la sociedad y las reglas sociales podemos convivir sin matarnos unos a otros (??????????)
Sea cual sea la correcta, yo creo en la primera. Yo creo que todos los seres humanos somos instintivamente "buenos", solidarios, gentiles y que es el contacto con la sociedad, con los supuestos códigos de ésta lo que nos transforma en seres cada vez más egoístas, mezquinos e incapacitados emocionalmente.

Hoy entré en uno de los mayores conflictos conmigo misma que me ha tocado vivir.
Estoy en el dilema de dejar o no que mi hija se contamine con ésta sociedad, con estos "códigos".

Nos juntamos varias amigas a tomar mate, y una de ellas es madre, como yo. De hecho, ambas niñas tienen la misma edad.

Su hija viste ropa de diseñador. La mía no.
Su hija tiene los mejores juguetes. La mía tiene juguetes. Y se divierte más con las cajas.
Su hija es tan inteligente que juega con niños mayores. La mía juega con cualquier niño.
Su hija hace lo quiere, como quiere y cuando quiere. La mía hace lo que quiere, dentro de ciertos límites.
Su hija llama la atención gritando y señalando. La mía dice: Mami...
Su hija le mostraba los juguetes a la mía. Mi hija se los daba sin problemas.
Su hija empujó a mi hija de su lugar para sentarse ella...
Y a pesar de su comportamiento, mi hija no paraba de abrazarla.

Que hay de diferente en esas dos niñas? Entiendo que cada una nació con una personalidad, que son individuos diferentes. Pero creo que la forma de criarla, los valores que se le inculcan, las formas de tratarlos hacen que los niños sean diferentes.

Quizás cometo un gran error. Quizás, así como esta persona cree que su hija es superdotada a nivel intelectual, yo creo que mi hija es puro amor. Creo que es muy dulce y que es muy buena. Porque a todos abraza y besa, y nada más. Si da algún golpecito o algo así es porque está aprendiendo a acariciar.

Es cierto que no se cómo será de grande. Es cierto que no sé cómo será con muchos niños ya que siempre está conmigo, con su padre o su abuela. Pero yo la veo así.

Y tengo miedo de que los otros chicos, la gente, las madres... contaminen tanta dulzura. Y los maltratos de la sociedad la conviertan en un ser que no me gustaría ver.

Sé que no tengo derecho a pensar en esto. Se que no tengo derecho a tenerla en una burbuja. Hoy me encantaría.

Dios me ilumine para poder darle las herramientas necesarias para que sea una hermosa mujer de bien, con todos lo valores de una excelente persona. A pesar de los demás. A pesar de los golpes. A pesar de las desiluciones con la gente. A pesar de la mezquindad y el egoísmo.

Ojalá que mi hija nunca deje de ser quien es...

miércoles, 12 de enero de 2011

Aprender del Karma

No puedo evitar lo que me pasa. Podría prevenirlo. Pero una vez que está aquí, no puedo evitarlo. Sólo debo saber qué hacer con esto que me pasa. Como si fuera tan fácil!
No, no lo es.
Pero es lo que hay que hacer.
Hoy tengo una enorme tristeza y una gran angustia. No me gusta ver sufrir a los que más quiero y si fuera por mí, no sufrirían nunca más. Seríamos todos felices por siempre.
Pero ahora no lo somos. Y eso debe tener alguna explicación.

A veces pienso que soy muy chica para haber vivido tanto. Que a los casi 30 años no me pueden haber pasado tantas cosas. Y si, pueden. De hecho muchas me habían pasado ya antes de los 13.
Y me pongo a pensar.... Dios... si recién tengo 30... cuántas más faltan???

Entonces recuerdo el Karma. Que todo lo que nos sucede es por algo vivido previamente, en ésta o en otra vida. Y me horrorizo de mi misma. Que habré hecho! o qué habré sido!

Pero no necesariamente uno ha sido malo en otra vida para sufrir en ésta. A veces simplemente somos tercos. Somos necios y no aprendemos las lecciones. Y nos suceden hasta que aprendemos. No hay salida a la rueda del Dharma.

Por eso es necesario aprender la lección para evitar seguir inmersos en las mismas situaciones. Por eso hay que saber QUE hacer con lo que nos pasa. Es decir, la lección.

"Si sucede es para algo".... "Dios sabe por qué hace las cosas"..... "Los caminos del Señor son misteriosos..."
y cuántas frases del estilo tenemos a flor de piel y no tenemos ni idea qué significan.
Bueno, significan ésto. Hay que aprender la lección porque si no lo hacemos, seguiremos indefinidamente inmersos en las mismas situaciones, con la misma clase de gente y sufriendo de la misma manera. Y a veces Dios, el Universo o como quieras llamarlo nos pone "pruebas" que nos resultan incomprensibles. (Además de desagradables)

Hoy estoy triste y un poco asustada. Y no lo puedo evitar.
Pero lo que si puedo evitar es volver a vivir esta situación. Aprendiendo la lección, dándole valor a lo que realmente lo tiene, y aprendiendo a ser feliz, por sobre todas las cosas.
Eso es evolución.
Eso es karma
Eso es dharma.