lunes, 31 de diciembre de 2012

Lo que el 2012 nos dejó

Último día del año y  a todos se nos ocurre hacer balances. Lo ideal sería que nos balanceáramos todos los días. O sea, que paso a paso fuéramos preguntándonos cómo nos va la vida e ir corrigiendo aquello que no nos gusta. De todas formas está bueno que al menos se nos ocurra a fin de año. Hay gente que ni en estas fechas se pregunta nada. Sigue y sigue como por inercia con sus obligaciones, sin saber exactamente para qué ni a donde va.
Yo tampoco se bien adonde voy, pero al menos me lo pregunto sistemáticamente.
Este ha sido un año extraordinario. Y terriblemente duro. Pero creo que ha sido un curso acelerado de aprendizaje de la vida. Las cosas que aprendí este año fueron muchas, y me siento muy agradecida por ello.
Fue un año terrible, con muchas cosas malas. Muchas. El peor momento económico de mi vida. Y con dos hijos! Pero eso me enseño, (me está enseñando) muchas cosas. Que a la gente que te quiere no le importa un carajo cuánta plata tenés. Que la gente que te quiere te ayuda siempre. O te presta o te regala o te consigue o trabaja por vos.Que no se necesita dinero para vivir. Si, así como lo oyen. Puedo pasar días sin gastar un solo peso. Y aunque el dinero existe, si un día se acaba, si colapsa el sistema financiero, y volvemos al trueque, a mi no se me va a mover un pelo. Puedo ser muy feliz así.
También me enseñó que la felicidad no tiene nada que ver con la plata. Que no tenerla te trae muuuuuchos problemas, si. Estamos de acuerdo. Pero que la plata hace la felicidad, nada que ver!!
Y por sobre todo, aprendí que el Universo es fuente inagotable, y SIEMPRE pero SIEMPRE aparece lo que uno necesita para vivir y/o para cumplir su misión en este mundo. De una forma u otra.
Este año también me enseñó que no se nada. Simplemente no se nada todavía. Y todo eso que yo creí tener tan claro y aprendido, en el momento en que las papas quemaron, se me fue toda la teoría al tacho. Asique volví a leer, a estudiar, a pensar y a afirmar como una recién iniciada. Y está bien que así sea. Y está bien que la vida me de la oportunidad de darme cuenta que no he aprehendido mucho de todo lo que creí saber, y que hasta prediqué cual gurú.
Además aprendí que soy una mujer muy fuerte. Que he superado muchos obstáculos. Todos autoimpuestos, ya sabemos que no creo en que "me hicieron esto" o "me pasó tal cosa" como diría mi terapeuta, son cosas que "convoco" para aprender, evolucionar. Y bueno, se ve que este año quise aprender mucho y pude superar (estoy superando bah, )muchas cosas muy duras y muy difíciles y que aunque a veces crea que me parto al medio del dolor, o del agotamiento, puedo salir, lo puedo superar, todo pasa  y nada es eterno.
También aprendí, ví, viví, sentí, que la crisis es cambio y que del pozo uno sale fortalecido y que la gente puede cambiar y evolucionar y que de cualquier cosa se sale hablando, consensuando y comprometiéndose con el otro, pero sobre todo con uno mismo.
Y por sobre todo volví a ver y vivir que es uno el que se genera el 100% de las experiencias y que por algo se las genera y es la sabiduría de nuestra alma ansiosa por hacernos crecer la que nos atrae esas experiencias sólo para darnos oportunidad tras oportunidad de crecer y evolucionar hacia nuestra misión en el mundo. Que no es otra que ser feliz y dar amor.
Por otro lado la vida me regaló muchas cosas hermosas este año.
Mi hija mayor esta cada día mas bella, inteligente, libre... tiene un carácter que dios mío, la que me espera cuando sea adolescente. Y soy feliz por eso, porque no será una nenita buenita que me dirá todo que si, como fui yo de niña. Será independiente y libre, y eso hará que no se subleve a lo que yo o su padre digamos. Me va a discutir todo hasta entender y comprender el porque de las cosas. Gracias Universo por haberme ayudado a darle esa libertad!!!
Este año también cumplí uno de los sueños de vida: PARIR!! (que pavada suena, no? pero no a muchas mujeres nos dejan parir y no muchas creemos que podemos. Yo no lo creía de hecho)
Tuve mi primer PVDC y soy sumamente feliz por eso. Dios me puso a mucha gente en el camino para lograrlo,porque sabía que si yo lograba eso, mi vida cambiaría para siempre, porque el poder que nos da parir no nos lo da nada. Y sobre todo poder parir cuando todos te dicen que es imposible, y logralo, es algo que te llena de un poder y una energía que jamas había sentido. Me siento casi invencible desde ese momento.
Y por ese motivo tengo mucho que agradecer, y a mucha gente. Primero a mi misma. Porque yo me permití salirme completamente de mi papel de nena buena y obediente. Me permití ser libre por una vez en la vida. Y buscar lo que deseaba y cumplirlo. Y esa determinación me trajo las personas y los medios para lograrlo. Todo vino solo. Se "me apareció" como por arte de magia. Sincrodestino que le dicen.
Después tengo que agradecer a Fernando, mi marido, mi amor y mi compañero que cambió su cabeza completamente sólo para hacerme feliz, y que ahora ve y entiende por lo que pasé, y si ve o se entera de un parto no respetado ya no le entra en la cabeza tanta atrocidad.
También tengo que agradecer a Cristina Gimenez, mi obstetra, que me dio la fuerza, la información y la seguridad  que necesitaba para parir y que con su labor está cambiando el mundo. Y lo está haciendo acá a la vuelta. No está en Europa ni en USA. Esta acá, en esta bendita ciudad. Y la tuve siempre a la mano, y no lo sabía... Y gracias a Aimará Leonori y Priscila Obispo que me sostuvieron, me acompañaron y me brindaron todo el amor incondicional que necesitaba. Y por esa energía femenina que creamos las 4 unos minutos antes de que Gabriel al fin naciera, no me la voy a olvidar jamás... Cada vez que me siento caer, vuelvo a ese momento, y me puedo levantar...
Y por sobre todo quiero agradecer a Paloma, que si ella no hubiera nacido por cesárea hace 3 años y medio, nada de todo lo que viví este año hubiera sucedido. Mi terapeuta me dijo: "en un gran acto de amor,  Paloma vino a abrirte la herida y Gabriel vino a invitarte a sanarla". Es así tal cual.
Y sincronicamente con todo esto, estudié y me recibí de Puericultora, profesión que amo, que me llena el alma, y que me dio tantas pero tantas oportunidades porque a partir de esa decisión de inscribirme surgieron miles y miles de "casualidades", de personas, de oportunidades, de replanteos dormidos, de tanto y tanto, que el solo hecho de haber esta ahí me cambió la vida. Y como a la vida le encanta jugar conmigo, y yo juego con ella, mi primer trabajo de Puericultora es exactamente en el mismo sanatorio dónde me cesarearon. Me pareció tan gracioso! Y le dije, ok Vida. De ésto querés que aprenda MUCHO más que a trabajar como pueri. Ok, acepto. Si puedo parir, puedo cualquier cosa! Y acá estoy. Aprendiendo mucho más que puericultura.
Por eso digo. Este año fue extraordinario. Y terriblemente duro. Pero no me arrepiento de nada. No reniego de nada. Lo único que pido para el año próximo, son menos problemas. Me gustaría un poco más de Paz. Pero no quiero dejar de aprender ni de vivir, ni de crecer, ni de experimentar. Ni de tener desafíos.
Nos deseo a todos un hermoso 2013. El 13 es suerte para los orientales asique decreto que para mi también. JA!
Nos decreto a todos TODA la abundancia del Universo que es mucha y que la merecemos.
FELIZ AÑO NUEVO! FELIZ VIDA NUEVA!

martes, 30 de octubre de 2012

Delirios de una madre insomne...

Son las dos de la mañana. Veo por el balcón de mi casa una noche entre rosa y violeta, culpa de las nubes y  la lluvia. Dan ganas de salir a caminar. Y respirar aire húmedo.
Pero no puedo. Estoy con  mi bebe en el fular. Hace varios días que le cuesta dormir. De día y de noche...
Y como buena Gutmaniana que soy me pregunto: ¿Qué ME pasa?
Y sigo mirando por el balcón sin encontrar respuesta. No importa! Dirían en un libro. Con preguntarse es suficiente para sacarle al niño la necesidad de cargar con la angustia materna!
No. Aún no se duerme. Se ve que no es suficiente...
Y pensando y pensando, empiezo a ver fantasmas.
Si. Pero no son muertos. Son mis fantasmas. Empiezo a sentirme asustada en una casa oscura. Cuando es de noche y la cortina se mueve sola con el viento (o al menos eso parece), y de fondo se escucha una gota de la canilla que no cesa su clin, clin, clin...
Y vuelvo a tener 5, 6, 7 años. Vuelvo a ver a esa nena retraída perdida en su mundo solitario. Llena de príncipes azules que la rescataban de este oscuro y tenebroso bosque. Pero que en lugar de príncipes siempre se encontraba con un ogro.
Y vuelvo a tener 15 años, y me vuelvo a asustar de que alguien puede entrar. De que nada es seguro. De que ningun lugar es seguro. De que yo no tengo seguridad en ningún lado.
Y camino un poco y tengo miedo de girar, de abrir las puertas. No se qué me voy a encontrar del otro lado. No se con que fantasma del pasado me voy a topar. Con qué abandono, o con qué maltrato, o con que desprecio. Cualquiera sea, ninguno me gusta. Y a todos les tengo miedo.
Y pienso en mi hija mayor. Y me siento absolutamente identificada. Se está portando tan mal ultimamente. (bueno, mal... para lo que me tiene acostumbrada esto es portarse mal) Pero a pesar de retarla, pienso... Ella también debe querer que la haga dormir. Que le de de comer. Que la acune. Que la mime. Que no la rete por nada "porque es chiquita". Debe querer hasta que le de mi pecho. Tambien debe querer su lugar, en medio de su papá y yo en la cama grande. Y no estar a un costado. Y cómo no portarse asi, si esta enojada conmigo, con el mundo. Antes era todo para mi y yo todo para ella.Y ahora hay no uno sino dos entre nosotras. Y el último vino a atravesarme entera.
A veces pienso que esta así porque recuerda. Recuerda que con ella no dormí. Recuerda que a ella no la tenía upa. Recuerda que le restringía la teta. Se la negaba. (Me acuerdo y sufro...) No se si recuerda. Pero debe saber en el fondo de su alma que si hubo diferencia entre ella y su hermano. Y sobre todo, a ella no la parí. Con ella no me animé a darle el nacimiento que le di a su hermano.
Y como no sentirme identificada!  Yo también tengo un hermano, que no sólo me quitó la atención de mi mamá. Me quitó la teta!!! Me quitó la cuna, el coche y todas mis cosas. Tenemos 18 meses de diferencia...
Cómo no la voy a entender. Ella también quiere a su mamá. Yo también quiero a mi mamá.
Será eso en definitiva lo que ME pasa?
No se, es posible. La respuesta debe estar cerca. Mi bebé ya se durmió...

jueves, 4 de octubre de 2012

Consultorio del Pediatra I

La verdad que jamás imaginé que dos horas y media esperando al pediatra podrían ser tan ricas en reflexiones.
Podría haber usado ese tiempo para leer (de hecho lo intenté) pero me fue imposible concentrarme. Había tanto para analizar en esa situación que se me iban los ojos, y las ideas.... Hubiera deseado tener un cuadernito para anotarlas ahí mismo, pero bueno, tuve q esperar... para la próxima iré más preparada.
Es impresionante como en ese lugar tan pequeño, la sala de espera, se podría hacer un estudio sociológico de la maternidad/paternidad.
Caso 1: Llega una pareja súper top. Él todo despeinado, como se usa ahora, para ser hippie-chic. Ella espléndida: rubia recién teñida con el pelo lacio hasta la cintura. Unos lentes de sol marrones setentosos, una musculosa negra y una babucha turca como de seda estampada con unos borcegos... ¿cuándo tuvo tiempo de combinar todo?? 
¿El hijo? en el huevito del auto. Lo traía él, por supuesto. Ella traía el bolso de marca. Se anuncian y ahi descubro que van por una prepaga carísima, como no podía ser de otra manera.
Pero el problema no es ese. No es eso lo que más me llamó la atención. Lo que mas me llamó la atención fue que el bebé (que luego me entero, gracias a la pediatra, que fue prematuro) estuvo TODO el tiempo en ese mismo huevito en el que llegó. Y eso me partió el alma.
Y yo pensaba ¿ porqué? porque lo deja ahí solo, porqué no lo levanta, porqué no lo abraza!!
Ustedes dirán, que coños me importa a mí donde esta el pibe. Pues sí, me importa y mucho y no lo puedo evitar. Me duele ver a un bebé que no es tocado, que no es abrazado que no es mirado en dos horas y media! En un momento el bebé se puso a llorar y yo pensé "bueno, ahora si!" pero no. Ella sólo le puso la mano en el pecho y el chupete...y  el bebé se volvió a dormir. 
Y cuando me entere que había nacido prematuro, peor! dije, con más razón tendría que estar en el pecho de su madre!!!!!
Caso 2: Madre más top aún llega con sus dos niñas, de 6 y 4 años aproximadamente, con sus respectivos uniformes de colegio y jardín privado  de los más caros de Rosario. Ella también rubia (teñida) con pelo lacio hasta la cintura, pañuelo en el cuello que le combinaba con unos aros enormes y el resto del atuendo que contaba con unas botas que me encantaría tener...
Cuestión que se sientan al lado mío y ella le hace hacer la tarea a la niña de 6 quien obedece sentándose en el suelo y apoyando el cuaderno en la silla para poder escribir. Mientras hace dibujar algo para la pediatra a la de 4 y ella saca del bolso una notebook la enchufa y me dice: "es que con algo hay que pasar el tiempo aca, sino..." 
Mientras la computadora instala no se que  programa que tardaba mucho, la mujer se dispone a ayudar a la de 6 con los deberes: le hace leer la consigna. Hay que hacer frases con animales,  y antes de escribirlas, formarlas con unas letritas plastificadas para tal fin. ¿Qué hace la madre mientras se carga su computadora, sin sacar la vista de la misma que la tenía en el regazo? (creo que en regazo va otra cosa, pero ella tenia la notebook) Le dice a la niña qué frases poner, y le busca las letras ella "para que te sea más fácil" según sus propias palabras.
O sea, la nena no hizo la tarea sino que la madre se la hizo y ella sólo la transcribió.
Y cada 10 minutos iba a ver el auto, que estaba estacionado y se iba con la mas pequeña y dejaba a la más grande, la compu, el bolso, etc, todo ahi... 
Y yo me preguntaba, ¿porqué? ¿Porque tiene que "trabajar" mientras sus hijas esperan al pediatra, que vaya uno a saber por que van, si le tienen miedo, si están enfermas, si van a control...? 
¿Porqué "hacer" la tarea ahí  a los apurones, cansadas, y no esperar a llegar a casa y hacerla a gusto, ayudando en serio a que la nena lo resuelva por sí misma?
Porqué dejar a tu hija sola en un consultorio con un montón de desconocidos por un auto que solo no se va a ir, y que si te lo roban, bueno, supongo que tendrá seguro...
Caso 3: Madre aparentemente "normal" media desarreglada, maquillada pero como a los apurones, rodete en el pelo, pero la niña, de unos 3 años impecable. Trenzas como de peluquería, la ropa planchadita perfecta... una pinturita. Pero así como la tenía, así la quería dejar así que la niña no se podía mover. Se levantaba de la silla y la madre con una mirada y un "vení acá" que hasta a mi me dio miedo, la nena volvía a su lugar. En un momento le dio cereales. Y no la dejó comer. Si, así como lo leen. Le dio el paquete de cereales y le controlaba cuántos agarraba. Y le decía: eso es mucho, "si seguís así te los saco." En un momento la niña le dice: "esto es mucho mami?" y ella le responde "si, son cuatro (???) mirá que te los saco eh!"
Y yo pensaba...¿ porqué? Porque no la deja comer en paz!! porqué no deja que la nena se autoregule y coma hasta donde tiene ganas! porqué no la deja moverse, es una niña! llena de energía por gastar!!
Caso 4:  Madre aparentemente intelectualoide mezclada con hippie. Completamente desarreglada, jeans y zapatillas medias rotosas, remera previamente vomitada y una colita. Sin maquillaje ni bijoux. Bebé de unos dos meses, cargado en un foulard, que duerme las 2horas y media y se despierta , bah, lo tienen que despertar al entrar al consultorio, pasa todo el tiempo haciéndose la que lee un libro sobre las Cruzadas pero en realidad mira de reojo por arriba de los lentes a todas las otras mamás y las analiza. A esa la miran todas también porque se  preguntan: porqué? porqué ese bebé no llora y el mío grita como marrano? Porque lo lleva en ese coso que debe ser dificilísimo de poner?' porqué lo tiene upa 2hs y media!! pobrecito! cómo lo va a malcriar!!!! ese chico seguro que no va a aprender a caminar!
Y podría seguir contando casos, porque como la pediatra estaba tan atrazada se juntaron muchas mamás y muchos niños... 
Cuando hable de esto con mi marido me dijo: No podés salir de tu rol de profesora. Evaluás a todo el mundo. 
Puede que tenga razón. Lo que no sabe, es que yo me evalúo a mi misma más que a nadie. Y que generalmente, no apruebo...

lunes, 10 de septiembre de 2012

Lo que sucede, conviene

He dicho mil veces que soy demasiado jóven para haber vivido tantas cosas. Hay gente a la que no lo pasa nada. Nunca. Al menos nada malo, o nada difícil. Que tienen una vida dentro de todo tranquila. Bueno, yo no soy de esas. A mi me pasan cosas jodidas, por no decir graves desde muy chica.
Desde niña. Muy niña. 
Segun mi propia forma de ver la vida, yo me las elijo. Es decir, mi alma eligió vivirlas para aprender, para evolucionar. 
Quiere decir que según mi propia teoría no puedo quejarme. Tengo que aceptar que de alguna misteriosa forma yo misma me puse en esa situacion, elegi vivirla y ahora tengo que aprender la lección que el universo me quiso enseñar. De lo contrario, seguire viviendo las mimas situaciones una y otra vez.
Hoy dudo de mi propia teoría. Tan imbecil puede ser uno que tenga que aprender  y evolucionar por medio del sufrimiento? 
No se puede aprender lo mismo sin sufrir asi?
A lo mejor estan pensando que exagero. Bueno, no voy a dar detalles, pero les aseguro que hay gente que pasando la mitad de lo que he pasado y sigo pasando termina en un loquero. O drogadicta, o encerrada en su casa mirando televisión sin salir ni relacionarse.
Anoche, después de otro golpazo, mientras me lavaba los dientes pensaba... A veces siento que ya no tengo más fuerzas. De dónde las voy a sacar? Ya las usé todas. Ya me quedé sin reservas. 
Y sin embargo, hoy me levanto, de nuevo. Atiendo a mi bebé, me hago el desayuno. Se duerme y contesto mails y felicito a un amigo por su cumpleaños. Me río con algun comnetario en facebook mientras pienso, uy, no tendí la ropa de ayer...
Todo retoma su curso. Y milagrosamente yo SI tengo fuerzas para seguir adelante. No se de dónde salen. No se cómo hago. A veces me sorprendo a mi misma. La capacidad de remo que tengo. Cómo le remo a la vida, es una capacidad que me sorprende.
Y en situaciones como la de ayer, como tantas que me han tocado vivir, se ponen en juego todos los conocimientos y las teorías que he ido leyendo, a las que me he ido pegando, y con las que me lleno la boca.
Sin embargo en el momento, tengo las mismas ganas de putear que todo el mundo. Las mismas ganas de mandar a la mierda a Dios y a todos los ángeles. Las mismas ganas de victimizarme y decir porque a mi, pobrecita de mi, que hice yo para merecer esto.
Pero dura unos minutos. Más no. La ira, la bronca, la victimización, la culpa, duran poco. Lo que no dura poco, de hecho creo que no se va nunca, es ese dejo de tristeza, ese sabor amargo en la boca que a pesar de ser tan simpática, tan alegre, tan chistosa a veces... en el fondo hay una sensación de tristeza, de saberse blanco de ciertos palos en la vida.
Obviamente, hay palos mucho peores. Hay gente que sufre verdaderas tragedias, y a repetición. 
Pero no puedo dejar de pensar que también hay gente a la que la vida le regala momentos lindos, tranquilos. Es cierto, es gente que a  lo mejor no tiene una vida muy interesante, o no pasa por grandes desafíos. Pero a veces cambiaría algun que otro desafío por un poco de tranquilidad.
Cuando yo era chica, tenía una fantasía. Bueno, quizás la sigo teniendo. Cuando yo tenía 11 años, mi hermano de 9 sufrió un accidente de auto. Lo atropellaron. Fue muy grave. Estuvo en coma 2 meses, y luego solo movía los ojos. No respondía. Poco a poco se fue recuperando, con mucho trabajo y esfuerzo de su parte y todos los que estuvimos ahi cuidándolo. Enseñandole de nuevo a caminar, a comer, a hablar. Y yo pensaba que a mi y a mi familia nunca mas nos podria pasar nada malo. Porque ya nos había pasado lo peor que le podía pasar a alguien. 
Qué equivocada estaba!! Yo se que eso me sirvió para mucho, me preparó para muchas cosas que tuve que pasar después. Pero la verdad, a veces hubiera preferido no aprender tanto...
Sin embargo ahora, tantos años después, tantos palos después, veo el amanecer por el balcón y pienso que no todo es tan malo. Ni lo malo es tan malo. Es sólo un paso más hacia el lugar en donde mi alma quiere estar. Si yo misma me pongo en esas situaciones para aprender más cosas. O las mismas, que todavía no me terminan de entrar. No me queda otro camino que sonreír. Darle para adelante y sonreír. Porque es el único remedio que le encuentro a la certeza de que las cosas seguirán pasando. Porque mi vida no es tranquila. Es hora de que lo asuma. Mi vida no es chata. Yo no soy chata. Yo vine  a este mundo a hacer cosas importantes. Para mi, para mi familia, para mis amigos. 
Salió el sol. Igual que mi sonrisa. A darle para adelante. A seguir luchandola. Evidentemente las fuerzas vienen de algun lado. 
Me voy a  meditar esa frase que ahora está tan de moda y que ya  dijo Buda en otras palabras  hace mucho tiempo:
"Lo que sucede, conviene" Por algo será...

domingo, 9 de septiembre de 2012

Apología del porteo

Este no es un blog sobre maternidad.  Es un blog donde expreso lo que me pasa, básicamente todo lo que se me cruza por la mente. Es como un diario íntimo, pero sin candado.
Pero el ser madre,es algo que  atraviesa toda mi existencia.
Y a veces tengo la necesidad de reflexionar sobre ciertas cosas que tienen que ver con esto. Y una de esas cosas últimamente es la necesidad de portear a mi hijo.
Para los que no saben, portear un bebé es llevarlo a cuestas. Básicamente lo que han hecho millones de mujeres miles de años antes que nosotras.
Maneras hay muchas. Portabebes también. Yo ahora uso un foulard, y me resulta sumamente cómodo y a mi bebé, bueno, para él, es el mejor lugar del mundo.
Muchas mamás portean a sus bebés. A pesar de que a mi todavía me siguen mirando como loca o como hippie, de hecho se me acercan a preguntarme "que es eso". Otras me felicitan (??) como si estuviera haciendo algo totalmente novedoso.
Los taxistas me preguntan si mi bebé no se esta muriendo ahogado ahi dentro. Hasta el oculista (si!) me dijo: "ah, si... eso lo inventaron dos medicos chaqueños... "(?????) "Ah, yo pensé que lo habían inventado las indias" le respondí.
Sea como sea, lo que siempre sucede es que todos me miran.
Y aunque hay muchas mamás que portean a sus bebés, creo que hay muchas mujeres que lo hacen por moda. O porque es cool. O porque es progre.
Yo lo hago por instinto.
Mi camino hacia el porteo empezó embarazada de mi primer hija, hace casi 4 años atrás. Leyendo e investigando sobre productos para bebés, me di cuenta que no entendía cómo se puede NO tener en brazos a un hijo. Entre tanta cuna con luces y vibrador, tanto cochecito inteligente, yo pensaba... yo lo quiero tener upa!
Asi descubrí una bandolera con anillas (que no recomiendo para recién nacidos) que ahora se que no era lo ideal pero era lo que encontré en ese momento y lo único que conocía. Y asi llevé conmigo a la mayor hasta el año de vida. Y ella iba en la bandolera feliz, y no lloraba y le encantaba. Yo pensaba, "Claro, como cualquier chico, le gusta estar upa". No sabía la dimensión que tenía ese simple y subversivo hecho de portear.
Con mi segundo hijo, mucho mas informada y mas consciente, descubrí que todo lo que yo intuí con la mayor tenía un fundamento. Además del legado ancestral de las madres de la tierra.
Los seres humanos nacemos incompletos. Es el precio de caminar en dos patas. Si naciéramos desarrollados no pasaríamos por el canal de parto.
Otras especies nacen, y al poco tiempo caminan. Se defienden. Buscan alimento.
Nosotros no. No somos capaces de hacer nada solos por mucho tiempo.
Por eso se dice que somos como los canguros. 9 meses de vida intrauterina, 9 meses de gestación extrauterina.
Entonces, como madres, debemos tratar de reproducir el mundo uterino fuera de él. Y debemos darle a nuestros hijos eso que tenían; en la panza tienen el corazón de mamá, el liquido, el contacto todo el tiempo, la voz de mamá. Porteando a nuestro hijo le damos eso mismo: corazón de mamá, abrazo, contacto, nuestra voz, nuestra mirada.
Así, le damos al porteo la dimensión que le corresponde. No es moda, es esencial en el desarrollo de ese bebé, que aún no se ha terminado de gestar. Y es subversivo porque le doy a mi hijo todo lo que necesita y gracias a eso hoy es un bebé feliz. Y mañana será un adulto con autoestima, seguro de si mismo, difícil de dominar. Y encima haciendo caso omiso a las leyes de mercado y marketing de grandes marcas.
Por eso el porteo no es solo para ir a pasear. Es algo que uno debe tratar de hacer, mientras se pueda, todo el día. Un bebé que sale en portabebé a la calle, y pasa todo el día en una sillita o en el coche dentro de casa no es un bebé porteado.
De ahi tambièn la necesidad de dormir con los hijos, y de darles el pecho a libre demanda. Pero eso será tema de otros post.
Se que para muchas de nosotras es muy difícil estar TODO el día con nuestro bebe encima. Yo tambièn a veces lo dejo en otro lado. Quiero decir, se lo doy al padre por ejemplo si me voy a bañar. Pero la idea es tener mi bebé como prioridad, ni más ni menos.
También se que para muchas mamás es muy dificil dejar de ser mujeres adultas activas para convertirse en mamá. Para mi a veces tambien. Pero generalmente, si un bebe no esta ne brazos de su madre, sufre. Llora. Lo único que quiere, que necesita son los brazos de su madre.
Yo le diría a todas las mamás cuyos bebés sufren de cólicos, que no duermen durante la noche, que no duermen durante el día... que carguen a sus bebés. Que duerman con sus hijos. Y se relajen. Y disfruten. Y sean felices en ese mecer constante de vida y amor...





Para mayor información no dejen de visitar Mami Kanguro , una página con mucha mas info sobre porteo y crianza con apego...

jueves, 23 de agosto de 2012

Autosatisfacerse. Hacerse feliz a uno mismo.

He leído miles de libros de autoayuda. Hice terapia de Constelaciones Familiares. Tomé flores de Bach, medicamentos homeopáticos, granulitos, gotitas...
Hice Memoria Celular. Tengo 15 años de psicoanálisis encima, pasé por 6 terapeutas distintos.
Probé meditación Zen, Reiki, reflexología, yoga, pilates, esferodinamia.
Y JAMAS encontré lo que estaba buscando. Algunas cosas me ayudaron más que otras. Pero jamás nadie me ayudó a encontrar eso que tanto buscaba. Esa respuesta que responde a una pregunta que quizás jamás formulé correctamente, por eso aún no ha sido respondida.
Y sin embargo este estado, el de estar púerpera (ah! hace un mes nació Gabriel, por cierto. Ya haré un post al respecto) Este estado decía, me está llevando a lugares que quizás abordé mil veces en terapia por ejemplo, pero que nunca terminé de resolver. Por no saber, por no poder, o por no tener el coraje suficiente.
Y ahora en este estado tan frágil, donde no se cómo ni porqué me vienen a la mente momentos de otros tiempos, casi de otras vidas. Momentos horribles y momentos placenteros. Momentos que ni recordaba. Cosas que le pasaron a otra persona. Que era yo, pero era otra persona.
Ya no tengo miedo de meterme ahi dentro. Ya no tengo miedo de volver a vivir todas esas cosas. SE que si no lo hago, tarde o temprano volverán. Con otro hijo, o en otra crisis, o demasiado tarde.
No quiero que vuelvan más.No quiero tener que replantearme eternamente las mismas cosas. Otras, bueno, pero no las mismas.
Casi todo me lleva a un mismo lugar. tanto los libros como los recuerdos. Para ser FELIZ - que en definitiva es lo que uno busca desde que nace hasta que muere creo yo- hay que autosatisfacerse.
Con esto quiero decir que en general, uno espera algo de otro para sentirse feliz. Que aquél me preste atención, que este me mire, que el jefe me de un aumento, que el gobierno me de un crédito, que el sol salga y que no llueva.
Pero si llueve, o mi marido llega una hora  después de lo previsto (no es autobiográfico,eh! ;P) realmente él tiene la responsabilidad de mi sentimiento de rabia? No lo creo. Aunque en un primer momento uno piense así. Creo que uno ELIGE sentir rabia. Bien podría pasarse por ya saben donde si el marido llega o no. (si no se pasa el límite del respeto, por supuesto...) Podría no darme cuenta siquiera, si yo estuviera centrada en mi vida, y no en la del otro.
Porque siempre habrá un otro que NO hará lo que yo espero que haga. Que no cumplirá con mis expectativas. Y que yo sufra por eso no su culpa. Es MI responsabilidad. Uno elige echarle la culpa a los demás sobre su infelicidad. Porque es más cómodo, porque no se da cuenta, o simplemente porque eso es lo que aprendió.
Y creo que en mi caso es una lección que todavía tengo que aprender. Tengo que aprender q la felicidad no depende de los demás, sino de las elecciones que uno mismo hace. Tanto de lo que uno decide hacer, como de lo que uno, consciente o inconscientemente decide sentir.
A mi me resulta muy difícil. Al menos ahora me doy cuenta bastante rápido, y puedo despegarme de eso. Aunque no siempre resulta.
Creo que ser feliz consiste simplemente en estar seguro de que quién es uno, que quiere y a dónde va. Y estar en paz.
Trataré de seguir aprovechando las oportunidades que me da el puerperio para aprender todo eso. Por que sino, la vida me volverá a mostrar la lección.

sábado, 23 de junio de 2012

SER UNA MISMA

8 meses de embarazo. Una hija de 3 años con otitis. Un marido momentáneamente desocupado. 3 trabajos. 2 carreras en curso.
Demasiadas cosas juntas para una sola persona.
Y hoy me atacó una extraña sensación de estar completamente fuera de eje. De mirar a mi alrededor y sentir que la mayoría de las cosas que están pasando no las elegí. Bah... al menos no conscientemente.
Entonces tuve la sensación de estar fuera de mí. De no ser yo misma. De que algo o alguien manejaran mi cuerpo. Como si mi corazón y mi cuerpo fueran para dos lados distintos, opuestos...
Y comencé a preguntarme: que CARAJOS es ser UNA MISMA??
Cabe la posibilidad de ser uno mismo cuánto todo a tu alrededor funciona como miles de hilos que tiran de tus extremidades de un lado para el otro?
Cómo hace una para parar? Detenerse completamente, pensar y decir: qué quiero hacer YO en realidad?
Para dónde quiero ir? Cómo quiero ser?
Y supongamos que esas preguntas son válidas y hasta posibles de hacer... Cabe la posibilidad de responderlas con hechos? Es decir, si respondo, podré poner en práctica las respuestas?
A veces las respuestas dan un poco de miedo. Porque implican decisiones difíciles de tomar. Decir no a ciertas cosas, a cierta gente. Tal vez los demás no las entiendan. Tal vez lastimen a alguien.
Sin embargo, aún en medio de este caos existencial, mezcla de hormonas con antibióticos, apuntes y CVs, tengo la leve sensación de que es indispensable. No se si realizar las repuestas, pero al menos hacer las preguntas.
Para no convertirse en un autómata. Para no alienarse. Para no seguir por inercia en un mundo, en una vida que no tiene nada que ver con uno.
Me parece indispensable cuestionarse, preguntarse. Para no volverse completamente loco...


martes, 22 de mayo de 2012

Mi hijo, mi trabajo y yo

Estoy embarazada de 7 meses. Este embarazo fue muy distinto al anterior. Mucha angustia. Mucha ansiedad. Demasiadas preocupaciones. Mucha culpa. Mucho mambo. Nada que ver con el primero. Que fue todo paz, amor, armonía y conexión con mi lado más intimo. Fue un embarazo más salvaje. Este es más racional. Tal vez porque ya no estamos solos. Hay que pensar en mas bocas que alimentar, más cosas que comprar, mas almas que contener.
Jamás pensé que una podía estar triste en un embarazo. Sensible si, hasta angustiada. Pero triste no. Es un estado tan maravilloso!
Y yo hoy estoy triste.
Mi doc me dio dos semanas de reposo. Un poco pedidas por mi, sin pedirlas. Pero las necesitaba. Creo que con síntomas, las pedí a gritos. La vida, la rutina, el trajín, todo me superó.
Y ahora que tengo tan ansiado descanso, estoy triste.
Triste porque por haber pedido descanso me pierdo una importante oportunidad laboral.
Triste porque seguramente este mes (y el próximo) tendremos aprietos económicos.
Triste porque estoy más preocupada por el dinero y el trabajo que por mi hijo.
Triste porque en definitiva, me tienen que "obligar" a disfrutar de mi embarazo.
Y una duda y una incertidumbre que ya tuve muchas veces y que pensé que había resuelto vuelve a surgir.
¿Quiero una familia,quedarme en casa, ocuparme de los chicos?
¿O quiero tener una carrera exitosa, mucho trabajo y bastante dinero, y que otro críe a mis hijos?
Hoy fue mi primer día de reposo, y caminé por las paredes. ¿Podré vivir así,sin trabajar?
Pero si trabajo,¿ podré criar a mis hijos como yo misma deseo que sea?
Si sintieran cómo se mueve este bebé. A veces parece que va a sacar un brazo por el ombligo. No se queda quieto un segundo! y pienso, ¿será mi estado de locura, que se lo contagio? ¿Será que me dice: mamá! estoy acá por favor date cuenta!!? Porque hasta ahora he vivido como si no estuviera embarazada. Haciendo millones de cosas al mismo tiempo, y no he ni descansado, ni disfrutado, ni comido ni nada como debería.
Tengo la sensación de que estuve haciendo de hombre. Del hombre de la casa. Y no es que no haya hombre en la casa. Es que sentía (siento) que tengo que hacerme cargo de las cosas. Quizás siento que debo hacerme cargo de todas las cosas. Y eso es un gran error, sobre todo si uno está en este estado. Porque mi hijo no tiene la culpa de que no alcance para el alquiler. O de que sus padres no se hayan procurado otra situación para recibirlo.
Ni tiene la culpa de que su madre no sepa qué quiere en esta vida y estudie 800 cosas al mismo tiempo y tenga 5 trabajos distintos, porque no se decide por algo.
Y este descanso obligado me hace pensar en todo eso, en lo mal que le debo estar haciendo a mi bebé con tanta angustia, con tanta preocupación, con tanto esfuerzo y con tanto trajín.
Y ahora que podría descansar, no puedo! Siento que falto, que cometo una falta en el trabajo. Que es como un fracaso no poder hacer todo, todo al mismo tiempo, y todo bien.
¿Quién me puso en la cabeza que las mujeres debemos ser seres superdotados que no sintamos cansancio, que no nos pese el cuerpo, que no nos pese el alma y que tenemos que ser absolutamente eficientes, eficaces y efectivas el 100% de las veces?
No sé, tal vez tengo un gran sentido de la responsabilidad, que es hasta enfermizo, y que no me permite conectarme con el placer. Si la vida me es placentera, me siento mal.
Pero no lo quiero enseñar eso a mis hijos. Quiero que aprendan a disfrutar de la vida. Que gocen, que se rían, que se respeten. Que respeten sus ritmos, sus cuerpos, sus almas. Sus emociones.
Que no se silencien, se tapen, se oculten con responsabilidades...
Ojalá logre vislumbrar el camino en mi misma, para que mis hijos no sufran las consecuencias de mi necedad.
Y para que algún día deje de escribir tan repetitivos post...

martes, 31 de enero de 2012

Encontrando Respuestas

Alguna vez leí que nadie aparece en la vida de nadie por azar. Que todos cumplimos funciones en la vida de los demás, le servimos para algo. (en el buen sentido!)
Y en estos días me di cuenta que es muy cierto eso. Porque hace pocos días escribí un post sobre mi crisis existencial/profesional y al poco tiempo fue apareciendo gente que me guía, sin querer a una posible solución.
En realidad,es como también escribí alguna vez, las respuestas siempre están dentro de uno. Muy en el fondo del alma. Es esa vocecita interior que te dice cosas (que a veces parecen ridículas) pero que tarde o temprano, si uno las oye, comienzan a tomar sentido.
Y no se cómo funcionan los caminos del Univesro, o el Sincrodestino si lo quieren llamar así, pero de un tiempo a esta parte están apareciendo en mi vida personas que me van y me irán guiando en este nuevo camino que quiero empezar. O que ya empecé desde el día en que esa vocecita habló por primera vez, la escuché y empecé a buscar.
Es como si todo a mi alrededor me dijera: "Si, es por ahi, no estás loca, vas por el buen camino"
Espero saber aprovechar las oportunidades, y dejarme guiar. Porque mi mayor problema en estos casos es no confiar en lo que me dicta la vocecita... ni en mi insitito, además de sobre analizar todo y resistirme.
Pero en esta húmeda mañana me doy cuenta que es mucho más sencillo dejarse llevar.Todas estas personas que aparecen, que se conectan, que me conectan... Todos estos "hechos"... pasan para  algo.
 El Universo sabe para que nos trajo a este mundo. Que nosotros no sepamos no significa que no lo hagamos igual...
La vida te guía si uno se deja...
Dicen que cuando uno no puede dormir es porque Dios quiere hablarte.
Sera que empecé a escuchar la Voz... y todo está cobrando sentido...

sábado, 28 de enero de 2012

Ser lo que debes ser... o lo que quieres ser....

Bueno ya saben, de memoria, mis crisis existenciales. Ya aburro con lo mismo.
Pero hay una en especial que no puedo resolver que me tiene loca hace tiempo. No duermo pensando en eso, no puedo parar de darle vuelta al asunto... No puedo decidirme y no puedo ponerme en acción.
Son muchas cosas que no puedo. Pero por sobre todo, no puedo saber cuál es la respuesta correcta.
Y esa duda es la que no me deja dormir.
Vamos del principio a ver si me entienden y quizás, escribiendo, se me aclaren las ideas a mi también.
Yo soy.... no. No soy. Ven, acá empieza ya mi dilema. Uno ES su trabajo?? Uno ES su profesión?? Yo soy mucho más que eso!!!!!!
Empecemos de nuevo: Yo tengo una profesión. Que es: Profesora de Francés.
Mientras estudiaba vivía un idilio. Era sumamente feliz estudiando eso. De hecho durante 5 años de mi vida no leí nada en español prácticamente. Hasta el diario lo buscaba en Internet y lo leía en francés.
Gracias a eso viví varios meses en una cuidad adorable llamada Saint-Gaudens al sur de Francia, en los Pirineos... y fui muy feliz allí.
Pero cuando volví, y empecé a trabajar acá, y vi lo difícil que es entrar en el sistema oficial, lo poco que se paga, la inestabilidad laboral de los que recién empiezan... me desilusioné muy pronto. No era lo mismo estudiar Voltaire que enseñar verbos a imberbes...
Y la alternativa de los lugares privados no era mejor. Ahi hay que ser hijo/primo/sobrino/amigo de para poder entrar.
Yo en épocas de examenes!
Conclusión yo tenía ya veintilargos años y no tenía un futuro cercano prometedor. Pero ya estaba en pareja y quería formar mi familia... Tenía que resignar eso por culpa de sistema?
Decidí que no. Empecé a trabajar en una escuela primaria (donde trabajo ahora)  y de todo lo que me permitiera sostener mi casa, mientras "esperaba" ese trabajo que nunca llegaba.
Lo cierto es que ya paso mucho tiempo y le fui tomando cada vez más rechazo a la profesión. Los niños no te respetan, los directores tampoco y los padres menos. Es muy difícil trabajar "enseñando" algo que nadie quiere aprender, donde para ganar un buen sueldo hay que dar 10hs de clases por día y para lograr eso hay que pasar por muchas cosas.
Y todo se mezcló. Hoy mi duda es: ya no quiero dar clases de francés, no me interesa más eso, o no quiero dar clases ASI? Porque este año empecé a trabajar en Centro Policulturale Amerigo Vespucci y ahi si me gusta dar clases!!
Entonces pienso: es dejar todo y buscar otra cosa distinta? Estudiar otra carrera? Ponerme un kiosko?
O es elegir los trabajos que me satisfagan y donde me sienta compensada aunque no estén en el circuito oficial?
Y ahí entra el otro gran dilema que tengo. La visión de los demás. O mejor dicho, de mis colegas.
Me preocupa mucho que piensen que porque no tengo el trabajo esperado o porque trabajo de otra cosa, me piensen fracasada. Ahora, son ellos o soy yo la que pienso eso? Les diría que no soy yo, pero si se me cruzan esas cosas, por algo es...
Entonces vuelvo al principio. Que debo SER?
Debo ser lo que se espera de una profesora de Francés "como la gente" y matarme con los niños dando clases en 800 escuelas y terminar a los 40 con una licencia psiquiátrica?
O mejor dejo la escuela, doy clases privadas a quienes si les interese, y trabajo en los lugares donde me valoren y me paguen bien aunque no sean lugares con "prestigio"?
O... me pongo un kiosko y me dejo de joder?
En eso estoy hace casi 2 años... los beneficios de la maternidad... que te da vuelta la cabeza  te hace replantearte la existencia...
Ojala pronto me decida tomar la decisión correcta y a lograr la paz interior que tanto necesito.
Por lo menos con respecto a este asunto  del deber ser... o de ser feliz...

martes, 3 de enero de 2012

2012. La incorfomidad hecha mujer.

Otro año que empieza. Otro año en donde tengo la misma incorfomidad de siempre. Todos los años empiezo igual. Quiero dar el mismo vuelco pero pareciera que sólo puedo imaginarlo. Nunca llego a la acción. Y también me pregunto: es real el deseo de cambiar algo? Porque si quisiera realmente, lo haría. Sin embargo hay algo en mi naturaleza que me impide hacer esos cambios que deseo, o con los que fantaseo. Y a veces pienso que en realidad son sólo eso: Fantasías. Que fantaseo con ser, hacer, otra cosa. Tener otra vida. Estar en un lugar diferente. Que nada tiene que ver con un lugar físico. En otra postura ante la vida, en otra posición.
Miro a mi alrededor y no me gusta nada de lo que veo.
No. No me gusta nada. No me gusta mi casa, ni mis muebles, ni mi desorden, ni la mugre. Ni los objetos ni la decoración.

Me pasa algo muy particular con mi casa. Siento que no es mi casa.
Yo vivo ahí, si. Pero es como si nada de lo que hubiera ahí lo hubiera puesto yo. Como si nada hubiera sido mi decisión. Porque siento que no me representa. Siento que no soy yo.

Está bien, ahora somos 3 ( y pronto seremos 4!) Y no es fácil sintetizar los gustos ni la forma de vida de todos, pero debería serlo!
Debería encontrar la manera de que los 3 nos sintiéramos en casa, y no que siempre siento que me roban la identidad los que viven conmigo.
Lo más gracioso es que yo no pierdo la identidad. Yo no tengo una identidad demasiado definida. Y quizás sea eso el mayor problema de todos.

Me siento invadida. Cambiada. Que no soy yo misma en esta casa. En esta vida. Pero quién soy?
Siempre me dicen que me cuestiono demasiado las cosas. Que todo lo sobre analizo. Y quizás tengan razón. Tal vez debería ser como otras mujeres, que no se preguntan tanto las cosas. Que no se replantean nada. Que trabajan, hacen lo suyo, se casan, limpian, con suerte tienen hijos y ya. Qué más pedirle a la vida....
Sin embargo yo quiero todo eso y mucho más. Yo quiero VOLAR.
Toda la vida quise volar.

Desde muy chica sueño con cosas grandes para mi vida. Seré ególatra? Será soberbia? Será complejo de superioridad?
O será que me sentí siempre en una vida equivocada?
A ver... tampoco equivocada. Estoy dónde y cómo estoy por elección. Nadie me obligó a nada. Mi casa, mi marido, mis hijos,son MI elección.
Así que me retracto. No es equivocada. Pero sí incompleta.
Antes pensaba que me faltaba un novio. Después una casa. Luego los hijos. Y ahora veo, que la sensación no  se fue.
Qué es lo que me falta para que yo deje de sentirme incompleta?
Y no me vengan con que es el amor de mamá,  y bla bla bla porque si es así cagué! No lo tuve de chica, no lo voy a tener ahora.
A veces siento que tengo todas las respuestas. Pero aún así no modifico nada. Y generalmente lo echo la culpa a alguien más.

Lo único que se me ocurre pensar es que la respuesta que busco está en mi trabajo. Quiero decir, para mí, el trabajo ideal es tu misión en el mundo. Es encontrar algo, una actividad, y decir " ésto es lo que vine a hacer a esta Tierra".
Y eso es lo que todavía no encontré. No encuentro mi misión en el mundo, y eso me hace sentir incompleta.
Y el mayor problema para mi es que ya tengo 30 años, y ya no puedo esperar más.
A qué edad voy a empezar la vida que quiero?
Cuándo me voy a despertar? Cuándo voy a volar?
Yo tengo la fantasía de que uno se despierta un día siendo la persona que siempre quiso ser. Creo que ahí le estoy errando.
Habrá que empezar a actuar ya, aunque sea de a poco, si no quiero que me encuentre el fin del mundo inconforme, incompleta...