martes, 22 de mayo de 2012

Mi hijo, mi trabajo y yo

Estoy embarazada de 7 meses. Este embarazo fue muy distinto al anterior. Mucha angustia. Mucha ansiedad. Demasiadas preocupaciones. Mucha culpa. Mucho mambo. Nada que ver con el primero. Que fue todo paz, amor, armonía y conexión con mi lado más intimo. Fue un embarazo más salvaje. Este es más racional. Tal vez porque ya no estamos solos. Hay que pensar en mas bocas que alimentar, más cosas que comprar, mas almas que contener.
Jamás pensé que una podía estar triste en un embarazo. Sensible si, hasta angustiada. Pero triste no. Es un estado tan maravilloso!
Y yo hoy estoy triste.
Mi doc me dio dos semanas de reposo. Un poco pedidas por mi, sin pedirlas. Pero las necesitaba. Creo que con síntomas, las pedí a gritos. La vida, la rutina, el trajín, todo me superó.
Y ahora que tengo tan ansiado descanso, estoy triste.
Triste porque por haber pedido descanso me pierdo una importante oportunidad laboral.
Triste porque seguramente este mes (y el próximo) tendremos aprietos económicos.
Triste porque estoy más preocupada por el dinero y el trabajo que por mi hijo.
Triste porque en definitiva, me tienen que "obligar" a disfrutar de mi embarazo.
Y una duda y una incertidumbre que ya tuve muchas veces y que pensé que había resuelto vuelve a surgir.
¿Quiero una familia,quedarme en casa, ocuparme de los chicos?
¿O quiero tener una carrera exitosa, mucho trabajo y bastante dinero, y que otro críe a mis hijos?
Hoy fue mi primer día de reposo, y caminé por las paredes. ¿Podré vivir así,sin trabajar?
Pero si trabajo,¿ podré criar a mis hijos como yo misma deseo que sea?
Si sintieran cómo se mueve este bebé. A veces parece que va a sacar un brazo por el ombligo. No se queda quieto un segundo! y pienso, ¿será mi estado de locura, que se lo contagio? ¿Será que me dice: mamá! estoy acá por favor date cuenta!!? Porque hasta ahora he vivido como si no estuviera embarazada. Haciendo millones de cosas al mismo tiempo, y no he ni descansado, ni disfrutado, ni comido ni nada como debería.
Tengo la sensación de que estuve haciendo de hombre. Del hombre de la casa. Y no es que no haya hombre en la casa. Es que sentía (siento) que tengo que hacerme cargo de las cosas. Quizás siento que debo hacerme cargo de todas las cosas. Y eso es un gran error, sobre todo si uno está en este estado. Porque mi hijo no tiene la culpa de que no alcance para el alquiler. O de que sus padres no se hayan procurado otra situación para recibirlo.
Ni tiene la culpa de que su madre no sepa qué quiere en esta vida y estudie 800 cosas al mismo tiempo y tenga 5 trabajos distintos, porque no se decide por algo.
Y este descanso obligado me hace pensar en todo eso, en lo mal que le debo estar haciendo a mi bebé con tanta angustia, con tanta preocupación, con tanto esfuerzo y con tanto trajín.
Y ahora que podría descansar, no puedo! Siento que falto, que cometo una falta en el trabajo. Que es como un fracaso no poder hacer todo, todo al mismo tiempo, y todo bien.
¿Quién me puso en la cabeza que las mujeres debemos ser seres superdotados que no sintamos cansancio, que no nos pese el cuerpo, que no nos pese el alma y que tenemos que ser absolutamente eficientes, eficaces y efectivas el 100% de las veces?
No sé, tal vez tengo un gran sentido de la responsabilidad, que es hasta enfermizo, y que no me permite conectarme con el placer. Si la vida me es placentera, me siento mal.
Pero no lo quiero enseñar eso a mis hijos. Quiero que aprendan a disfrutar de la vida. Que gocen, que se rían, que se respeten. Que respeten sus ritmos, sus cuerpos, sus almas. Sus emociones.
Que no se silencien, se tapen, se oculten con responsabilidades...
Ojalá logre vislumbrar el camino en mi misma, para que mis hijos no sufran las consecuencias de mi necedad.
Y para que algún día deje de escribir tan repetitivos post...

7 comentarios:

  1. tranquila lis. yo tuve un embarazo super zen y maia se movia como si fuera la ultima oportunidad. fuera de la panza es igual, asi que resignate jajajaja

    creeme q si te vas a quedar en casa, vas a estar bien felil, pero tiene q ser una decision tomada al 100%, con dudas, solo te vas a amargar y a amargar a todos los q te rodean y eso no es justo para nadie.

    pensalo, meditalo... y relajate!!!!!!!!!!!1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajjaj no me digas eso Vivi!!!! encima varón,dios me libre y guarde!jaj
      y si, es totalmente cierto. Tengo que decidirlo al 100% o será sufrimiento para todos.. Dios, no quiero ser mi madre! jaaj

      Eliminar
  2. Hola amiga entre aca a leerte, preguntas profundas las que planteas, solo puedo decirte que estaría bueno que una vez no te hagas cargo, pone placer en exceso, sueños sin limite, enfocate en la magia de pensar que todo lo que podes creer se puede realizar. atrevete a conectar con el otro lado, tan solo un rato, esta bueno cada tanto. no decretes lo que no vas a tener este mes, al contrario decreta que si y vas a ver que sera asi. Beso grande. Romi

    ResponderEliminar
  3. Para alcanzar algo que nunca hiciste, tendrás que lograr algo que nunca has sentido ....

    Cuando Dios, el Universo o la vida misma, te quita aquello que tenías en tus puños... no están castigándote... sino simplemente ABRIENDO tus manos para recibir algo mejor... o para que VEAS lo mejor de lo que ya tenés.... y lo mejor que YA tenés, son tus hijos y tu marido (su Amor y su compañerismo)

    No se trata de llorar por lo que no voy a tener... se trata de ABRIR los ojos a lo que ya tengo y re-valorizarlo... quién te asegura que no haya sido el mismísimo GABRIEL el que te está llamando la atención ??!!! aprovechálo, hablále, conectáte, pensálo, imaginálo y agradecéle lo que trajo consigo !!!

    creo que él encendió la lucecita que dejó preparada PALOMA...

    y fijáte vos cómo lo nombraste !!! GABRIEL

    :) :)

    ResponderEliminar
  4. Lis! qué situación! qué dilema! deberías sacarte un poco la culpa. La culpa es la que te hace mal... no se puede conformar a todo el mundo, mucho menos responder a los estereotipos que se te imponen desde la sociedad. Aprovechá tu reposo para pensar, para sentir.... Sos una gran persona, dejá que las cosas fluyan, mirá a tu hija y date cuenta que no hacés tan mal las cosas... no?

    ResponderEliminar
  5. Por acá dicen que "todos los bebés traen una torta bajo el brazo", refiriéndose al asunto monetario...en nuestro caso no fue así...mi segundo embarazo estuvo rodeado si no de carencias, sí de muchas, muchas más limitaciones que el primero...sin embargo, creo que ese dicho tiene mucho de cierto, tal vez la torta no sea dinero...sino la paz que trae el sentir ese pequeño corazón latir junto a tu pecho, su delicada respiración que parece unirse a la tuya envolviéndote en una nube de amor...el dinero, creo que casi nunca sobra, pero cuando hay niños y ganas de salir adelante, tampoco falta. Ciertamente cruzó por mi mente volver al trabajo, pero el precio a pagar por que alguien más críe a mis hijos, los vea crecer y hacer sus primeros todo...me hacen decidir con absoluta convicción permanecer a su lado mientras pueda y se dejen mimar...que pronto crecerán. Confía en tu razón, pero también en tu corazón...y entonces encontrarás esa paz que con las hormonas al tope a veces no se alcanza a vislumbrar...y con ésto también harás la mejor elección para ti y los tuyos.

    Saludos! =)

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias a todas por sus comentarios. Hoy releeo el post y realmente no me siento demasiado diferente a ese día. Simplemente pude aprovechar el descanso y conectarme mucho más con mi bebé, quien, "milagrosamente" se calmó en esos días de descanso.
    Todas tienen razón, y creo que lo único que yo debería hacer es replegarme. Sobre mi misma y mis hijos. Y que otro se ocupe de lo que a mi hoy ya no me corresponde.
    Mi única responsabilidad hoy es ser madre de mis hijos. Estar ahi 100% presente, en presencia. Maternarlos completamente. Y que otro se ocupe del mundo real por algún tiempo. Es un trabajo un poco difícil para mi, que estoy tan acostumbrada a hacer todo por todos... es un gran trabajo el intentar ceder espacios. Los que me corresponden y los que no... pero es impresindible que lo haga por el bien de mis hijos y de mi misma...

    ResponderEliminar