miércoles, 21 de septiembre de 2011

Gallo de Metal

Como buen Gallo de Metal que soy, me levanté a las 5 de la matina. No fue por motus propio ni por planificación.Sino por ataque de tos de mi niña...
Siempre digo que si uno se levanta muuuy temprano,  el día se aprovecha más. En otras ocasiones he adelantado muchísimo trabajo!
Pero esta vez, he decidido no hacer nada. Me tomé estas horas previas al comienzo del día, a hacer una de las cosas que más me gusta: Tomar mate, leer y escribir...
Y aunque es posible que después del almuerzo este lujo me pase factura (porque tendré mucho sueño) estoy muy feliz de haberme dedicado a mi. A darme un rato y un lugar de paz.
En el único momento en que puedo estar sola. En silencio. Dónde nada ni nadie puede interrumpirme y dónde sólo estamos mi mente y yo. O como dice mi idolo Dyer, en donde estamos sólo Dios y yo.
Saben lo maravilloso que es poder ver el amanecer desde mi balcón mientras les escribo?
Es el momento que más adoro del día.
Recuerdo que cuando era niña me levantaba y me iba a la puerta del patio de mi casa, sólo para ver amanecer... Me parece tan mágico...
Y despues del día que tuve ayer, me reconforta saber que todos los días El Universo nos da la oportunidad de hacer borrón y cuenta nueva.
El amanecer es saber que todas las oportunidades están delante de nosotros. Que sólo debemos tomar otras decisiones. Decisiones nuevas. Y todo el mundo se abrirá ante nosotros... Sólo hay que quererlo...

Hoy mis plantas ya dieron flores... Todo vuelve a empezar. Todo termina. Nada es eterno, por suerte. Ni el amor, ni el dolor, ni la estupidez humana. Empecemos de nuevo. Amanezcamos otra vez. El Universo siempre está de nuestro lado.

BIENVENIDO A TODAS LAS POSIBILIDADES

No hay comentarios:

Publicar un comentario