sábado, 14 de mayo de 2011

Panic Attack del Fin de Semana.

Ya saben que me estoy recuperando de una situación muy dolorosa. Aunque silenciosa, privada. Y quizás por eso es más difícil el permitirse pasar el duelo.
Me empeño constantemente en salir adelante. En seguir y trabajar y limpiar y ordenar y estar de buen humor. Me compro ropa y cosas para la casa. Juego con mi hija pero no estoy 100% ahí.
Me empeño en proyectar. Me comparé una casa, un auto.
Haré tal o cual proyecto en el trabajo, me iré de viaje en el 2014.
Porque no puedo decirle al mundo que quiero parar. Que quiero tomarme un tiempo en el campo para estar SOLA.
Sola, y pensar. Sentir lo que tenga que sentir. Llorar lo que tenga que llorar y saber, si realmente el dolor está pasando, o es sólo la anestesia de la rutina.
Y los fines de semana, cuando mas tiempo tengo, y más silencio hay, más paralizada me siento. Ya no tengo que correr tanto, ya no tengo que andar de aquí para allá ni llegar tarde a ningún lado. Puedo sentarme un rato a no hacer nada. Y ahí las cosas ya no son tan fáciles.
Pienso en todo lo que tengo que hacer en la semana, en todo lo que tendría que estar haciendo para que mi semana no sea tan caótica. Para entregar mis trabajos a tiempo y que no me corran con las fechas topes. Para que mi hija tenga todo lo que necesite y no tener que ir de apuro a comprar cosas de último momento.
Sin embargo, me doy cuenta que en la semana, sólo proyecto. Y corro.
Y el fin de semana, sólo proyecto. Y me quedo quieta.
Pero nunca hago.
No acciono, ni concreto.
Y me pregunto, porqué será?. Si mi mente quiere hacer cosas? Si mi mente me dice que es mejor hacer esto o aquello?
Pero el cuerpo no responde. El cuerpo no quiere ir para adelante. El cuerpo, (y quizás el alma) quiere descansar. Quiere dormir mucho.
Mi útero quiere volver a ser el que era. Porque todavía no logró recuperarse. Y la energía que el cuerpo requiere es tan necesaria para sanar como para trabajar. El asunto es que no alcanza para ambas cosas.
Hoy la vida está volviendo a la normalidad. Mi cuerpo me avisa que quizás, si sea cierto que todo lo que pasó será algún día un mal recuerdo. Y me lo recordará todos los meses. Que tal vez, en algunos meses, pueda decir.. "no, hoy tampoco vino. Me voy a la farmacia"
Y quizás las ganas de proyectar, sean las ganas de engendrar. Pero el cuerpo todavía no me responde. Ni una cosa ni en la otra.
Quizás sólo debiera hacer lo que me pide. Descansar.
Porque cuando esté preparado, todas las energías deberán ir a un mismo lugar.
Y en ese momento, no habrá trabajo que valga, ni proyecto que importe más, ni rutina que haga que toda mi energía, toda Yo, no estén ahí.
Mientras tanto sigo aquí, con mil cosas por hacer, millones por concretar, y un sólo sueño por cumplir.

2 comentarios:

  1. Y lo vas a cumplir Lis... Te deseo lo mejor, y poco a poco todo se va a ordenar, en tu cabeza y en tu corazoncito... miles de cariños♥

    ResponderEliminar
  2. Gracias Bren! me hacen muy bien los ánimos!!!!!

    ResponderEliminar