lunes, 4 de enero de 2016

No se puede vivir mintiendo (se)

Todo el mundo miente. Todos mentimos. El que diga que no ha mentido ni una sola vez en toda su vida esta mintiendo.
No esta bueno mentir. Claro que no. No es correcto. No es ético. No corresponde. No es apropiado. Muchas veces no conviene. Sin embargo todos mentimos igual. Por millones de razones y cada uno encontrará la suya para justificarse.
Pero lo peor es que todos nos mentimos a nosotros mismos. Muchos de nosotros elegimos contarnos un cuento. Mostrarnos una imagen que no es. De nosotros, de la realidad, de las personas. Del pasado y del futuro. Incluso del presente. De eso que vemos ante nuestros ojos.
Nos mentimos constantemente.
Nos mentimos diciendo que ya haremos eso que debemos hacer.
Nos mentimos diciendo que en realidad eso no fue tan malo, que bueno, se equivocó... todos nos equivocamos.
Nos mentimos diciendo que ya encontraremos un trabajo mejor, pero que por ahora es imposible dejarlo, porque hay que pagar las cuentas.
Nos mentimos diciendo que ya vamos a empezar a cuidar de nosotros mismos, cuando tengamos más tiempo, mas dinero, mas voluntad.
Nos mentimos diciendo que ya va a cambiar. Que está pasando por un mal momento. Que hay que comprenderl@....
Nos mentimos diciendo que bueno, que está bien así, si total, no estamos tan mal...que podría ser peor.
Nos mentimos diciendo que en un futuro las cosas serán  mejores. Que cuando gane más, que cuando me case, que cuando tenga hijos, que cuando viva sol@. Que cuando consiga pareja, etc, etc.
Hay gente que se miente mucho más que otra.
Hay gente que se miente un poco y un día comprende que no se puede vivir de la mentira. Y que en la mentira no se puede ser feliz. Y que ser feliz es más importante que cualquier ficción que nos armemos en la cabeza. Que cualquier apariencia engañosa que no sea real.
Porque no se puede vivir mintiendose todo el tiempo. Porque tarde o temprano esa mentira nos carcome. Y por una situación cualquiera nos salta la realidad en la cara, y nos duele. Nos duele tanto! Porque nosotros creíamos en esa mentira.
Yo he decidido mentirme lo menos posible.
Cuando se que algo no funciona, lo termino. Cuando se que algo no me gusta, lo dejo. Cuando se que algo esta roto lo tiro.
Cuesta ser asi porque eso significa muchas veces deshacerse de cosas y de personas que uno amaba. Pero por más que quiera seguir amándolas, la verdad es más poderosa y es por lo que trato de guiarme.
No me gusta que la gente viva una mentira. Prefiero siempre siempre la verdad. Prefiero la soledad en la Verdad. Que la compañía en la mentira.
Prefiero hacerme cargo de mi verdad. Y no construirme fantasías que nos convengan a todos.
La mentira la crea la mente. La razon que nos dice lo que esta bien y mal. Lo que corresponde de lo que no.
El qué dirán y el qué hablarán. Los pro y los contra de las situaciones.
Y no voy a decir que la verdad está en el corazón. No. La verdad está en las tripas. En la boca del estómago. Ante cada situación, cada relación, cada decisión, sólo hay que sentir. Qué es lo que me dicen mis tripas. Que es lo que me dice el fondo del alma. El Plexo. Qué dice?!
Lo que ahi escuches, es la Verdad. La tuya. La de nadie más.
Aunque el mundo no lo entienda. Aunque no esten de acuerdo. Aunque incluso tu mente no esté de acuerdo.
Esa es la verdad y esa es la verdad en la que trato de vivir..
Aunque cueste y aunque sea dificil y aunque las decisiones no sean bien vistas.
La elección entre vivir en la mentira o vivir en la verdad depende de cada uno y nadie lo podrá hacer por nosotros.
Para mi la verdad es el camino a ser Feliz. Es el camino a la Paz

No hay comentarios:

Publicar un comentario