miércoles, 28 de mayo de 2014

Declaración de des-amor

No estás acá. No estás presente conmigo acompañándome en cuerpo y alma.
Pero si estás. Venís conmigo a todos lados. Te llevo y me llevás. Siento que somos una sola cosa y que también somos mucho más que dos.
No entiendo bien lo que me pasa ni lo que nos pasa. Si es que "nos" pasa algo.
Tal vez sea sólo parte de la fantasía. Sólo somos parte de ese universo cuántico posible pero no real. Pero realizable.
De esas miles de opciones que tiene el Universo. En una de esas vos y yo somos uno y somos más. Y somos nosotros mismos, pero mejores. En esa versión de nosotros mismos nada de lo que nos separa hoy nos separaría.
Por momentos pienso que enloquezco. Que todo lo existe en mi interior es producto de alguna patología.
Si vieras las imágenes que yo veo... los escenarios posibles, nuestras conversaciones, viajes, paseos, discusiones y reconciliaciones!
Pero no sos real. No existís realmente. Sólo sos  la expectativa de lo que sos. Sólo sos el imaginario, el posible, el que deseo, el que espero. Pero no sos real. Tu real realidad dista de ser ese que yo sueño. No por tu defecto. Sino por mi exceso.
Que triste! que patético! El no poder vivir la realidad con todo lo que ella conlleva. Con lo que trae y con lo que se lleva. No poder "verte" de verdad. Mirarte y saber. Ese sos vos. Esta soy yo. Y así las cosas. Con lo que hay. Y lo que no hay también.
Sin embargo me quedo en pensar que bello sería si todo ese mundo fuera posible y que algún día todo lo que siento dentro, veo, sueño, pienso, deseo, de tanto verlo se hiciera realidad. Entonces caigo en la cuenta de que prefiero seguir soñándote, amándote ilusoriamente, esperando lo inesperable, antes de asumir y reconocer la realidad, llena de imperfecciones, más mías que tuyas, llenas de desaciertos y de
dudas.
Y me pregunto:  que pasaría si realmente existieses?

No hay comentarios:

Publicar un comentario