miércoles, 12 de junio de 2013

Atravezar la tristeza

Supongo que todo este tiempo he estado evitando este momento. Pensar las cosas que pienso y verme a mi misma en esta situación.
Cuántas veces pedí no depender de nada ni nadie. Cúantas veces quise vivir libremente. Ser yo misma sin pensar en nadie más. Sin esperar nada de nadie.
Cuántas veces soñé con salir al mundo, con descubrirlo. Con descubrir lo que la Vida me tiene preparado.
Hay que tener cuidado con lo que uno pide, porque el Universo siempre siempre lo cumple.
Hoy estoy atravesada por la tristeza. Es tan grande. Es tan profunda. Es estar ahogada en el fondo oscuro de un océano.
Son sensaciones, visiones, olores, palabras. Todos mis sentidos me remiten a otro tiempo A otro espacio. A otra dimensión.
No se si puedo comprenderlo  mucho menos explicarlo. No se si estoy rozando la locura.
Estoy como hace mucho quería estar. Lo que no tuve en cuenta es cuánto iba a doler.
Se que el tiempo ayuda. Se que pronto veré las cosas con mayor claridad, que ahora la niebla no me deja ver bien el camino.
Todas las experiencias en la vida son dignas de ser vividas y si estoy así ahora, es porque esto es lo que tengo que aprender. Aunque duela y aunque llore.
Aunque crea que nunca voy a ver la luz de nuevo. Aunque hasta la cosa más sencilla de la vida me parezca difícil. Aunque crea que no merezco estar mejor. Se que todo pasa, y que si esto es lo que elijo, esto es lo mejor para mí aquí y ahora.
Es muy tentador hacer de cuenta que no pasa nada. Pasarle por al lado a la tristeza, hacer como que no esta. Pero a la larga eso va a hacer que no se vaya nunca.
Acá estoy, dispuesta a entregarme. Dispuesta a pasar este proceso totalmente consciente de él. Hundirme. Ahogarme. Y salir, renovada, nueva, distinta. Más madura, más mujer, más bruja, más loba, todo lo loba y bruja que se pueda.
Des-cubrirme a mi misma. Ese es mi compromiso con la Vida Hoy.
Sacar afuera mi jardín escondido Sacar a la luz todas mis Yo. Todas mis Mujeres. Ser YO MISMA y poder ser auténtica y leal.
Para darme por completo a un Otro. Primero lo debo hacer conmigo misma.
Empecé uno de los aprendizajes más importantes de mi vida. Es muy duro este comienzo. Pero se que el camino será maravilloso.
No me dejes alma mía, no me dejes.
Lis, esperame. Estoy en camino...

No hay comentarios:

Publicar un comentario